Claves para el desarrollo justo y sostenible: S.S. Benedicto XVI, dixit

El Presidente Chávez decidió la amnistía para una serie de ciudadanos venezolanos que, por razones políticas, había, flagrantemente, violado la Constitución Bolivariana. Difícil pero muy necesaria decisión humana y política. Las reacciones las podríamos clasificar en tres toletes: los que se “molestaron”; los que se “beneficiaron”; y los que la “apoyaron”. Desde un punto moral y ético, cada uno ha reaccionado en forma diferente. Los que se “molestaron” lo hicieron por razones tanto de orden político como de orden humano por haber sufrido las consecuencias de tal violación en forma directa. Los que la “apoyaron”, la hemos suscrito, quizás para algunos, por dos razones: la humana-humanista que todo revolucionario socialista debe de tener frente al enemigo político; y los que consideramos que es un muy importante paso hacia el beneficio del Absoluto que es el Soberano. Por último, los que se han “beneficiado” de tal decisión del Ejecutivo han demostrado que están mas cerca del pecado del Lucifer (la soberbia) que de Aquel que dio su Vida por la Vida. Hemos visto sus reacciones por los medios de comunicación audiovisiual. Definitivamente, la humildad, la Patria y el ser cristiano, no es su fuerte.

La “mano tendida” del Poder Constituido es una necesidad para el verdadero progreso de la Patria. ¿Cuál progreso? Este es el tema que debemos aclarar en sus bases filosóficas y morales. Para ello, nos vamos a referir a palabras de S.S. Benedicto XVI, emitidas el 6 de enero, próximo pasado, publicadas por la página web: www.zenit.org.

Benedicto XVI advirtió que la “…globalización no es sinónimo de orden mundial…” ¡Carajo! Parece que el Santo Padre se nos ha convertido en “chavista”. ¿Será que Uribe Vélez tenía razón cuando le pidió a Chávez que no hablara con “sus” generales porque los convertía en chavistas? Como siempre y como así hablan los Papas, siempre en positivo, dijo que se debe “…preferir el bien común de todos al lujo de pocos y a las miserias de muchos…” Que no venga ahora el señor ex-gobernador a decir, él como cristiano, que es subversivo desear la “justa distribución de las riquezas” y que este Gobierno es represor, violador de los Derechos Humanos y que no permite el desarrollo de las riquezas de la “alta burguesía” que vive en Venezuela y que NO ES nacionalista.

En ese orden, el Santo Padre le comunicó a la feligresía en una muy fuerte crítica al Imperio que “…los conflictos por la supremacía económica y el acaparamiento de los recursos energéticos, hídricos y de las materias primas hacen difícil la labor de cuantos, en todo nivel, se esfuerzan por construir un mundo justo y solidario…” palabras que emitió “…en lamento…”.¡Qué vaina! Vamos a tener que darle un “golpe de Estado” al Papa Benedicto XVI o a invadir al Vaticano pero sin la aprobación del Consejo de Seguridad de las NNUU.

¿Será que Hugo Rafael no se ha enterado que el Banco de Sur, Petrocaribe, el ALBA, las Misiones, la solidaridad efectiva con Argentina, la solidaridad con los retenidos y presos políticos de Colombia, el niño Emmanuel, y otras “cosillas” están en perfecta sintonía con el “ser verdadero cristiano”?

¿Será que Chávez no se ha enterado que con ese comportamiento “subversivo” de su persona como Presidente, está subvirtiendo el “orden mundial” llamado “globalización”?

¿Será que la “oposición militante y muy poco nacionalista” no se ha enterado que “…la carencia de la “verdadera esperanza”, conduce a buscar la felicidad en la ebriedad, en lo superfluo, en los excesos que llevan a la ruina de uno mismo y del mundo…” como bien dice S.S. Benedicto XVI?

Definitivamente, Benedicto XVI vió el programa “Aló Presidente” próximo pasado cuando nos conmina a “…la moderación [que] no es solo una regla ascética, sino también un camino de salvación para la Humanidad…” Inclusive Su Santidad va mucho más allá que los propios cristianos de nuestra hermosa Patria Venezuela cuando, con fuertes palabras, nos dice que “…ya es evidente que solo adoptando una estilo de vida sobrio, acompañado del serio compromiso de una equitativa distribución de las riquezas, será posible establecer un orden de desarrollo justo y sostenible…” Palabras que emitió ante “…cardenales obispos, miembros del Cuerpo Diplomático y fieles…”

Claro para “tomar el toro por los cachos” se necesita valentía como así lo expresa Su Santidad cuando se refiere que es necesario la presencia de personas que “…alimenten una gran esperanza y posean por eso MUCHA VALENTÍA…” para alcanzar los objetivos arriba expuestos y que hemos transcritos del Santo Padre, Benedicto XVI.

Nos preguntamos: ¿Será posible que la jerarquía de la Iglesia católica venezolana no asista a las homilías del Santo Padre? ¿Será que los miembros de la Conferencia Episcopal no leen las enseñanzas-sugerencias de Benedicto XVI cuando llama a luchar por un mundo mas justo y equitativo para toda la sociedad venezolana? ¿Será que el Cardenal y los Obispos, por vaya usted a saber cuales razones, no quieren, concientemente, emitir juicio de valor en positivo por las decisiones del Ejecutivo, en general, y de Chávez, en particular? ¿Qué significan las palabras del Santo Padre para la Conferencia Episcopal venezolana? ¿Por qué no dicen de una vez y por todas que nos les gusta Chávez por que, según ellos, Chávez es comunista y quiere imponer en la sociedad venezolana, el comunismo? ¿Será que la Alta Jerarquía de la Iglesia venezolana desconoce la diferencia entre socialismo humanista y el comunismo? Hay diferentes calificaciones de la “mentira” y una de ellas es “pecado grave”.

Hugo Rafael le tendió “una rama de olivo” a la oposición: a la Iglesia, a la extrema derecha, a los extranjeros con muchos años viviendo en el país y que consideran que se debe hacer lo que ellos quieran, a la burguesía no nacionalista y extranjerizante, a los políticos tradicionales de discurso extremista.

Chávez le ha “tendido la mano” a la burguesía nacionalista, a los revolucionarios humanistas, trotskistas, anarquistas, socialistas, comunistas, maoístas, al “común de las gentes”, a la intelectualidad, a los camaritas, a los miembros de la Fuerza Armada, a los extranjeros que quieren al país y quieren seguir trabajando por su progreso y el de sus hijos, nietos, bisnietos, a los indigentes, lateros, estudiantes nacionalistas y patriotas y revolucionarios, a los “auténticos” venezolanos de esta hermosa tierra que la han disfrutado desde antes de la presencia de la Corona Española.

Hugo Rafael Chávez Frías ha llamado a “una cruzada” humanista, cristiana, nacionalista y patriota en solidaridad con nuestros vecinos del Continente Americano y el Caribe. ¿Ello va en contra de las enseñanzas de Jesús, el recién nacido? Ahora depende de todos y cada uno de nosotros el ser solidarios.

delpozo14@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2706 veces.



Miguel Angel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a48927.htmlCd0NV CAC = Y co = US