La hallaca, tan criolla como el camino de los españoles

LA HALLACA, TAN CRIOLLA COMO, EL CAMINO DE LOS ESPAÑOLES

Nos cuenta don Francisco Herrera Luque que: Hay una vieja leyenda caraqueña que señala a don Sancho de Alquiza, llamado también Sanchórquiz. Como el inventor de la Hallaca. De acuerdo a esta conseja, la hallaca, antes de tener su origen en la abundancia, nació de la tristeza y del hambre.

Sanchórquiz llegó a Venezuela en 1606 y fue un gobernador con mayúscula por cinco fecundos años. Durante su gestión el antiguo camino de la Marina, que conducía por el cerro hacia el vecino Puerto de la Guaira, dejó de ser un sendero ancho para embaldosarse con piedras arrancadas de la montaña. Tan duro trabajo, era hecho por los indios que sobrevivieron al genocidio de Losada, conquistador del Valle y fundador de la ciudad. Los indios mueren como moscas, señor gobernador, le informa el encargado de la construcción. No están acostumbrados a tales esfuerzos, Alquiza dice pronto lo habré de saber; debiluchos se ven los pobres, realmente, no puede ser que estos hombrecillos sean los que opusieron tenaz resistencia a los tercios de Losada. Antes señor comían carne, abundaban los venados y los váquiros. ¿Y que comen ahora? Ved por vos mismo, mi noble señor, ya las indias terminan el bocadillo que habrán de servirles para el yantar del mediodía. Dadme acá para probar ¡Válgame el cielo! Pasta de maíz sin sal envuelta por hojas de plátano. Así, es gobernador, la hoja de plátano sirve para calentar el maíz sin que se escurra. Así tienen la sensación de echarse algo caliente al buche. Con razón los pobres no pueden andar, algo hay que hacer para que coman como Dios manda.

En lo sucesivo y que se haga ley, la mitad de las sobras de vuestra mesa, al igual que las de los vecinos, serán recogidas por funcionarios del Ayuntamiento para que sirvan de guiso y consistencia a ese pobre mazacote de maíz ¿Habéis entendido? La sugerencia del gobernador se hizo ley, sobras y maíz envueltos por hojas de plátano fueron en lo sucesivo el alimento de los obreros de la montaña. Un mes más tarde don Sancho volvió al camino. Desde que comen vuestro plato han dejado los desmayos y la moridera. Le dice el encargado de la construcción del camino.

No todo sin embargo fue pascuas en aquel diciembre. Los vecinos que estimaban más a su ganado que a los pobres indios del camino restaron paulatinamente las mejores sobras para sus cerdos dejando los peores desperdicios para los enclenques obreros. Por obra de tamaña codicia se presentó semanas antes de Navidad una epidemia disentérica de tal magnitud que Sanchórquiz exclamó con gran tristeza. El maíz con desperdicios ha matado más indios que las culebrinas y tizonas de la conquista. Tamaña inequidad no podrá quedar sin castigo, mañana mismo impondré como penitencia a los caraqueños que en todo el mes de diciembre y hasta el fin de los siglos, comerán mazacote de maíz con sobras de picadillo envueltas en hoja de plátano que ocultó la desgracia.

El que hace la ley hace la trampa, dice un proverbio. Los caraqueños por el mes de diciembre cumplieron siglo tras siglo la penitencia; pero no especificó la procedencia de los picadillos, lo que al principio fue bazofia, no lo fue así para los penitentes, quienes hicieron sus picadillos con buen jamón, con piernas de gallina, aceitunas, tocinos, azúcar y hasta vino. De allí proviene el origen de nuestra Hallaca.

La Oligarquía, la clase Media alta, por medio de sus pulperías y pulperos, siguen intentando darle al pueblo el mismo mazacote.

Hasta la Victoria Siempre.

Patria, Socialismo o Muerte.

Venceremos.

manueltaibo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5557 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a47847.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO