Flor (mediática) de un día

Lo del general Baduel fue flor de un día. Le ocurrió lo mismo que a los generales patéticos del 11 de abril y Plaza Francia -conste que no pretendo desconocer el decisivo papel que él jugó en abril como comandante de la 42 Brigada de Paracaidistas-. Ellos lo apostaron todo a la fugacidad del momento; cambiaron lo real por lo virtual y fracasaron.

Ahora el general Baduel también hizo un cálculo equivocado. Su actitud indica que apostó mal el lunes 5, el día después de la gigantesca marcha chavista. ¿Por qué no se pronunció antes? ¿Por qué no esperó que transcurriera un tiempo prudencial después del abrumador despliegue bolivariano de masas? Muchos se hacen esas preguntas con suspicacia. Tampoco se explican por qué, si el general objetaba el proyecto socialista y la reforma, no se deslindó cuando era ministro de la Defensa, como lo hicieron otras figuras de la FAN en el pasado. O por qué no concurrió, cívicamente, a la Asamblea Nacional cuando ésta abrió el debate sobre el tema, como lo hicieron personas de distintas tendencias políticas e ideológicas: Ramos Allup, Borges, Un Nuevo Tiempo, Copei, Istúriz, Díaz Rangel, representantes de gremios profesionales y económicos, y quien escribe esta columna. Algo inexplicable, que siembra dudas en el colectivo y arroja sombras sobre el general.

La doctrina Baduel. ¿Cuál es el concepto de democracia del general Baduel? Para justificar su argumento de que la reforma es un golpe de Estado -pero que el planteamiento no es golpista- llama a votar por el No.

Eso está bien y tiene derecho a decirlo. Pero al calificar de golpista la reforma cuestiona de manera inapelable un pronunciamiento favorable al Sí.

En otras palabras, la novísima "doctrina Baduel" sobre sufragio consagra la relatividad de éste. Se reconoce su validez si es favorable a la posición que uno tiene, pero se desconoce si es favorable al adversario. De acuerdo a este razonamiento el pueblo tiene que votar fatalmente por el No, porque si lo hace por el Sí consuma un golpe de Estado. ¿Quién es golpista, Chávez, ponente de la reforma tramitada en el marco del estado de derecho, o Baduel que la cataloga de golpista aún en el caso de que el pueblo la vote favorablemente? El hocico de la violencia. Esta manera de asumir la situación conduce, fatalmente, al tema de la violencia. La pregunta es obvia: ¿Quién o quiénes ponen la violencia? Por lógica al gobierno no le conviene, al contrario, le interesa la paz. Y al respecto debo decir que no ha habido en Venezuela gobierno más respetuoso de los derechos humanos, que haya apelado menos a la violencia de Estado, que el actual.

La comparación, en similares situaciones críticas, con los gobiernos de la IV República lo confirma. En cambio, la oposición siempre toma el atajo de la violencia. Por diversas razones, sociales y clasistas, o por el fascismo que subyace en sectores desplazados que no creen en la democracia ni en el estado de derecho. Que ante diversos episodios: Proceso constituyente, Constitución de 1999, leyes habilitantes, medidas sociales y económicas, no vacilaron en apelar a la violencia. Su formato es la conspiración, el golpe, la guarimba. Y entre sus trucos está acusar al gobierno de Chávez de intentar un golpe contra la Constitución, la misma que ellos repudiaron cuando se aprobó en referéndum popular.

Todo acto democrático promovido por los causes legales, lo aprovecha la oposición para desestabilizar. Lo que ocurre con la reforma confirma esa irreversible tendencia. Este comentario lo vinculo a lo ocurrido con el general Baduel, demostrativo de que cada quien dice lo que quiere sin riesgo alguno y confirma que lo que antes era extraordinario y conmovía, ya no lo es.

Ahora lo asumimos con normalidad, al mismo tiempo que el medio pierde influencia en la sociedad. Los que apuestan a los liderazgos salvadores deben recapacitar. El ciudadano logró un nivel de conciencia, de capacidad para discernir, que lo vacuna contra la manipulación. De ahí que asimiló sin traumas el caso Baduel y le da la espalda a la violencia. A la prédica tremendista para acabar con el proceso bolivariano. Por eso fallan los planes siniestros y se derrumban orgullos y delirios.


LABERINTO

Jaque al Rey:
El "por qué no te callas" equivale al Rey desnudo. Ese día, en Santiago, Juan Carlos perdió la majestad. Con el rostro congestionado por la ira, la mirada de puñal y la mano altanera en alto, su figura nos recordó el cuadro de un monarca todo poderoso -pero inseguro de sí mismo- colgado en El Prado. Chávez dice que al principio creyó que la cólera divina la desató su mención del fascista Aznar, pero que luego, reflexionando sobre las potestades que le confiere la Constitución española, concluyó que el monarca tenía que saber lo que el presidente del Gobierno hacía en Caracas con los golpistas del 11 de abril de 2002. ¿Y qué lo llevó a despreciar al presidente Ortega cuando abandonó, arrogante, la sala? La clave es lo que dijo el nicaragüense: el comportamiento mafioso de una empresa española. ¿Por qué? En el mundo de los negocios se sabe que Juan Carlos es un gran lobbista y que de esa actividad obtiene fabulosos beneficios...

Una nueva concepción
en materia de doctrina constitucional se abre paso en Venezuela: la relatividad del sufragio popular. Ya lo acotamos en la postura del general Baduel: la reforma es un golpe, así el pueblo vote por el Sí. Otro representante de esa corriente es Ricardo Combellas, quien declaró para
El Nacional
el 11-11-07: "La Constitución ya no será un legitimador del poder".

Entonces, ¿quién lo legitima? ¿Un golpe? Porque luego el constitucionalista argumenta: "La reforma de la Carta Magna es ilegítima, aunque sea aprobada por una mayoría en el referéndum del 2 de diciembre". ¡El palo a la lámpara! Imposible mayor inmoralidad intelectual...

Al pobre
Manuel Rosales lo bajaron de la tribuna de oradores sus propios compañeros en el acto del sábado 10. Dicen que por pavoso...

Primero Justicia,
a quien le mataron una dirigente en la LUZ los sicarios de la gobernación y del Rectorado, formula graves acusaciones contra el rector Leonardo Atencio por su implicación en los hechos...

La oposición
se vuelve a cocinar a fuego lento, ahora con motivo del referéndum: abstencionistas radicales y tibios; participacionistas convencidos y reticentes; violentos y come flores; vendidos al gobierno y golpistas desenfrenados; líderes que afloran, pero inmaduros y veteranos con los que barren el piso. Sólo les queda como opción apropiarse de la abstención y sumarla al No (tesis Ugalde), sabotear el referéndum y desencadenar violencia durante los comicios. La carta en la manga: gritar ¡fraude! a todo evento. En síntesis: la estupidez al cubo...

Colombia:
En el último número de la revista Semana
hay un reportaje sobre las crecientes diferencias entre el presidente Uribe y el vicepresidente Santos, titulado "La Era del Hielo".

Recomiendo su lectura...

Lo que le falta
a González, presidente de Fedecámaras, es repetir un llamado a huelga general similar al del otro presidente del organismo, Pedro Carmona. ¿Le echará bolas Carmona II?

jvrangelv@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4208 veces.



José Vicente Rangel

Periodista, escritor, defensor de los derechos humanos

 jvrangelv@yahoo.es      @EspejoJVHOY

Visite el perfil de José Vicente Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a45017.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO