La Reforma y Propiedad Privada

Realmente la oposición está desesperada. Sólo hace falta ver las estrategias que están usando para convencer a la gente de que la Reforma es lo peor que le puede pasar a nuestro país.

En lugar de ir casa por casa, persona a persona, explicando las razones por las cuales no están de acuerdo con la Reforma, salen a la calle a desgastarse en marchas, guarimbas y disturbios de todo tipo, lo que ha generado que mucha gente que necesita trabajar o trasladarse de un lugar a otro por distintas razones, más bien se moleste con ellos, por las largas colas de las cuales son víctima, o porque no les permitieron realizar las diligencias que tenían previstas. En otras palabras, en lugar de generar empatía para que algunas personas se motiven a votar por el no, lo que están logrando más bien es que el opositor común se harte de la política y no quiera saber nada de la Reforma. Es decir, en lugar de movilizar la votación la están paralizando.

Pero por si fuera poco lo que hacen sufrir a todos: bolivarianos y antirrevolucionarios, votantes compulsivos y ni-ni, de manera indistinta, lo que realmente demuestra el desespero opositor son las mentiras descaradas que están diciendo, sin ningún pudor, en los medios de comunicación sobre el tema de la Reforma. La más descarada de todas es la que se refiere a la propiedad privada. Pretender hacer que la gente crea que, en caso de que triunfe la Reforma, una persona que sea dueña de una carnicería o de cualquier negocio lo va a perder, así, sin son ni ton, es olvidarse de que en Venezuela se acabó el analfabetismo y que cualquier persona, hoy en día, puede tomar la propuesta de Reforma, leerse el artículo 115, y comprender con su propio cerebro que eso es imposible. Tratar de mentir de manera tan flagrante es subestimar la inteligencia política del venezolano, como siempre lo hacen.

El artículo 115 habla de las distintas formas de propiedad: la pública, la social, la comunal, la ciudadana, la colectiva, la mixta y la propiedad privada. En relación a esta última se aclara que “se reconoce y garantiza” y luego entra a definirla. El artículo 115 de la Reforma indica que “la propiedad privada es aquella que pertenece a personas naturales o jurídicas y que se reconoce sobre bienes de uso, consumo y medios de producción legítimamente adquiridos, con los atributos de uso, goce y disposición y las limitaciones que establece la ley”. En otras palabras, por si acaso alguien no entendió, tanto los particulares como las sociedades, compañías o asociaciones pueden tener propiedades en carácter privado, y esas propiedades pueden ser “medios de producción”, que no es otra cosa que una fábrica, una empresa, un vehículo, unas máquinas o cualquier cosa que sirva para producir un bien o servicio (también una carnicería, por cierto). Además uno puede usar, gozar y disponer de ese bien como uno lo considere: se puede alquilar, vender, heredar, traspasar o lo que se desee.

Yo no creo que los que dirigen la campaña opositora no sepan esto, porque simplemente con leer el artículo queda disipada cualquier duda. El asunto es que están tan desesperados que usan la mentira en su sentido más burdo para tratar de atemorizar a la gente. Estrategia esta, por cierto, que ya ha demostrado que nunca les da resultado, pero que ellos insisten majaderamente en utilizar.

Un consejo: si alguien tiene dudas sobre la Reforma, léala, con detalle y dedique una hora a revisarla con calma, de modo que nadie lo globoterrorice.

columnasinduda@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3924 veces.



Mary Pili Hernández

Ex-ministra de la Juventud, ex-viceministra de Relaciones Exteriores para América del Norte, y ex-concejal por el Municipio Libertador. Cristiana, Periodista, Socialista, Bolivariana, Antiimperialista y Chavista.

 mphopinion@yahoo.com      @marypilih

Visite el perfil de Mary Pili Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas