Pildoritas CLVII

SR. GENERAL, ESO QUE USTED HIZO. SE LO PERDONARA DIOS

Se le notaba en su rostro tratando de mostrarse impertérrito ante los discursos del Comandante en Jefe, sus gestos eran un poema para quienes aguzadamente tratábamos de penetrar en su pensamiento; a mi al menos nunca me inspiró confianza, menos cuando me enteré que siempre estuvo ausente en los grandes hechos que precedieron al triunfo de la Revolución en 1998 y que su participación para el rescate, según él, del hilo constitucional, lo que deja a la imaginación es la duda de si por su mente pasó la idea de salvarle la vida al Presidente o fue solamente una decisión empujada por un pueblo entero que estaba en la calle y porque desde Caracas, oficiales valientes y resteados con el líder llegaron a su oficina para montar una operación que resultó exitosa.

Con esa conducta sibilina logró llegar donde quiso, ocupando las más altas posiciones en la Fuerza Armada pero resulta que como todo llega a su fin, su carrera se acabó y algo dentro de sí debió impulsar lo que este lunes hemos visto, un hombre con el rostro desencajado, tomando posición al lado del enemigo, al lado de quienes tienen en su hoja de vida mucha sangre y muertes, que tienen en su prontuario un golpe de estado que también fue contra él porque si hubiese triunfado el mimo, él no habría llegado donde llegó, pues habría sido echado de la Fuerza Armada en lo que canta un gallo.-

Me imagino yo, que en la lucha que con su ego hubo de tener, una vez se vio sin mando y sin poder, seguramente colocó ante sus ojos dos opciones o la revolución o la contrarrevolución, en este proceso, no era mucho lo que tendría que buscar, aquí sobran líderes, todos ya posicionados en el corazón de la gente, aquí no podía ser la figura más prestante porque competir con Chávez en liderazgo es más que imposible, pero allá no hay líderes, allá carecen de un personaje que pueda intentar competir con quien ha demostrado ser un fenómeno político incomparable en la historia de nuestro país, esta vez optó por tomar partido y salir ante las cámaras a entregarse en brazos de los enemigos de este proceso traicionando hasta la amistad y el vínculo de compadrazgo con quien hoy es el jefe indiscutible de un proceso, que ya no tiene retorno así a este traidor se sumen otros más, lo que es hasta deseable para que una vez más como sucedió en abril la Revolución se decante y se depure y así se quede con los que son y con el pueblo que está tan consustanciado con el líder que en él no caben medias tintas ni traiciones pues está tan convencido de la necesidad de este proceso que ya éste forma parte de cotidianidad.-

Al general traidor no lo he nombrado, ni lo haré en este artículo, hay que comenzar a borrar su nombre de nuestra mente para olvidarlo igual a como ya hemos olvidado a otros traidores como Urdaneta, Chirinos, Miquelena y su combo, y hace poco Ismael y su combo quienes poco a poco y por no poder ocultar su animadversión, por ver frustradas sus ansias de poder o porque no aguantaron las ofertas millonarias saltaron la talanquera sin pensar que ese salto es al vacío y que no van a encontrar nunca en su caída libre un piso que les amortigüe su descenso.-

Este general con los mismos argumentos falaces, mentirosos, elucubrados que han esgrimido los otros traidores, va más allá, dice que la reforma, si se impone en las urnas, va a ser un golpe de estado contra la constitución. ¿Alguien habrá oído en su vida tamaña contradicción?; ¿cómo es posible un golpe con votos?, eso sería algo digno de de Ripley o para un libro Gines o el mundo al revés como lo pinta Galiano.-

Dice el tránsfuga que la Reforma le quita poder al pueblo, otra mentira más grande que un templo, nunca jamás en ninguna parte del mundo, Democracia alguna había puesto en manos del pueblo tanto protagonismo, esta reforma no hace otra cosa que adecuar las instituciones, y sus mandatos para que la participación popular sea efectiva, se concrete, se vea en la acción diaria de las comunidades.-

Era una petición casi a gritos, por ejemplo el que en las universidades, que son una rémora vergonzosa pues se instituyó en ellas la falaz práctica de que las autoridades fueran elegidas por casi conciliábulos y cúpulas, el que se le diera participación a toda la comunidad Universitaria, el que un voto estudiantil, tuviese el mismo valor que el de un profesor, y que los trabajadores en general, pudieran tener voz y voto para darse la autoridades que a bien tuviesen. Pero a eso se opone este general; así como se opone a que las mujeres tengan una participación paritaria en todos los cargos de elección popular, o que los jóvenes a los 16 años ya puedan expresar con el voto su voluntad, o que el territorio se reorganice en regiones por sus características para hacer más expedita y productiva la inversión de los recursos en planes conjuntos que favorezcan a más gente, o que se recurra a la creación de un ente como las Vicepresidencias que se pretenden para facilitar la comunicación, la acción de gobierno en cada una de esas regiones que puedan surgir o que se le de el gran honor a la Fuerza Armada de llamarse nada menos y nada más que Bolivariana, o que se cree un fondo que garantice seguridad social para todos los venezolanos que trabajan por su propia cuenta, algo a lo que solo un insensato podría oponerse. Es por ello que no se entiende a quien como este general se atreve a convocar a una rueda de prensa para dejar constancia de su traición y llamar a votar contra cuestiones tan puntuales que ya el pueblo ha hecho suyas y que no se va a dejar quitar así un general como éste salga a despotricar contra algo que solo representa un conjunto de conquistas que vienen a beneficiar a las grandes mayorías de nuestro pueblo.-

Podemos hacernos muchas preguntas, tal vez elucubrar sobre las razones que este militar ya retirado tuvo para tomar esta incomprensible decisión, algún día tal vez más temprano que tarde sepamos qué lo impulsó, quienes están detrás de él o si es que simplemente tenia latente la inyección de antivalores que un día recibió en su paso por la Escuela de la Américas y que ahora aflora por un motivo que precisamente allá, en esa nefasta organización imperial, enseñan a rechazar, oponérsele y odiar, que hoy es bandera de esta Revolución y que tiene nombre propio Antiimperialismo y Anticapitalismo.-

yuviliz40@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1734 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: