El Puntofijismo: Aquello que mal comienza mal acaba

La lucha contra el dictador venezolano general Marcos Pérez Jiménez la hacían los dirigentes comunistas y adecos, de ellos muchos fueron apresados, torturados y asesinados; cuando cae la dictadura se conforma una junta de gobierno y se llama a elecciones. Desde la misma fecha en que es electo Rómulo Betancourt, éste aparta de toda posibilidad de gobierno a la gente del partido comunista; y afianza el Pacto de Punto Fijo firmado por AD, COPEI y URD. Como muchos adecos no están conformes con esa exclusión y con el rumbo que toma el gobierno, en poco tiempo se divide el partido; primero es el ARS, liderado por Raúl Ramos Jiménez y luego el MIR, encabezado por Simón Sáez Mérida; el MIR por estar conformado por un grupo numeroso de líderes jóvenes es más aguerrido. Esta temprana convulsión en el partido de gobierno despierta la ambición de los desplazados perejimenistas y es entonces cuando el general Jesús María Castro León, nieto del expresidente Cipriano Castro, toma el cuartel Simón Bolívar de San Cristóbal el 19 de abril de 1.960.

Este movimiento en el Táchira desata un clima de inestabilidad política en el país y en adelante todos los días se murmura sobre un cercano de golpe de Estado. En el mismo año de 1960 se hace explotar un carro bomba en el camino que sigue el presidente Betancourt cuando se dirige a un desfile en Los Próceres; en la ciudad de Caracas. El 20 de febrero de 1.961 se rebela en la Escuela Militar el coronel Edito Ramírez. En ese mismo año se produce el alzamiento de Luis Alberto Vivas Ramírez, movimiento conocido como el barcelonazo, se señala como su inspirador al capitán Oscar Tamayo Suárez; prominente perejimenista venido del exilio. Y así, entre guerrillas en las montañas y movimientos sediciosos en las ciudades llega 1.962. Carlos Andrés Pérez, Ministro de Relaciones Interiores, sospecha que en el oriente del país se esta gestando un movimiento subversivo, el gobierno está muy pendiente y por indicación de Pérez se envía a Carúpano a finales de abril al comandante de la marina de guerra almirante Sosa Ríos, allí se entrevista con el capitán de corbeta Jesús Molina jefe máximo del puesto de infantería Nº 3, la mayor concentración de tropas en esa plaza; el almirante Sosa no saca nada de la entrevista que lo haga sospechar en concreto y abandona la zona.

En la noche del 3 de mayo de 1.962 se produce una reunión irregular en la sede de la Marina en Carúpano, allí están el capitán Jesús Teodoro Molina, el mayor Pedro Vegas Castejón y el teniente Héctor Fleming Mendoza y ocho oficiales más que se sublevan. Lo sorprendente ahora de este alzamiento militar es la participación de civiles, dirigentes del PCV y del MIR, encabezados por los diputados Eloy Torres y Sáez Mérida, se trata de un movimiento cívico-militar, con planes de alzamientos simultáneos en Carúpano, La Guaira y Puerto Cabello; la Marina de Guerra será el centro de coordinación. El plan consiste en sacar las tropas y junto a los civiles tomar las calles, edificios y objetivos básicos, muy temprano se toma el aeropuerto en donde se encuentra a esa hora el avión madrugador de Avensa, el propósito es utilizarlo para con él hacer reconocimientos aéreos, se toma la emisora Radio Carúpano y se da a conocer a Venezuela del alzamiento, a las 5 de la mañana del viernes 4 de mayo se ha cumplido todo el plan, se tiene el comando Nº 77 de la Guardia Nacional y la policía; las calles son patrulladas por militares en traje de campaña y armas reglamentarias por lo que dentro de la ciudad de Carúpano no hay ninguna clase de resistencia

Por Radio Carúpano se oye que el MOVIMIENTO DE RECUPERACIÓN DEMOCRÁTICA acusa al gobierno de ponerse al margen de los principios democráticos y anuncian que las ciudades de Caracas, Valencia, Maracay, Puerto Cabello y La Guaira están controladas por copartidarios del movimiento subversivo. Al medio día del 5 el comando insurgente traslada su mando al Liceo Carúpano, en pleno centro de la ciudad, en previsión de algún bombardeo. El domingo 6 de mayo Carúpano amanece rodeada por fuerzas militares terrestres y dos navíos de guerra frente a sus costas marítimas, leales al gobierno, por lo que a eso de las 4 de la tarde el comando rebelde acuerda la rendición. El mes siguiente estalla otro alzamiento cívico-militar, mejor organizado y más fuerte, se trata de “El Porteñazo”.

joseameliach@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7946 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a41658.htmlCd0NV CAC = Y co = US