Luis Hómez, por siempre….

Conjugar presente y pasado no resulta tarea fácil, sin embargo, al recordar a Luis Hómez en este nuevo aniversario de su ausencia, esa es la primera idea que se me viene a la mente.

Hace 17 años, 17 años repito, Luis se marchó en un agosto fogoso luego de una penosa enfermedad. Ese día, un gran número de personas sentimos que una parte de nosotras y nosotros también se fue con él. Hoy, transcurrido ese tiempo, ese infinito tiempo, me pregunto qué esencia contenía ese ser que aun hoy su nombre sigue convocadas sonrisas y reflexión, sigue uniendo presente y pasado de manera activa y sin olor a naftalina.

Luis representa- y de qué manera- una manera de hacer política y ser político sin antecedentes y… sin seguidores, lamentablemente. El “estilo Luis Hómez” no dejó escuela. Pocas veces un político regional ha tenido tanta trascendencia a nivel nacional. Pocas veces la provincia se sintió tanto en el país. Ningún zuliano como él, encarnó la zulianidad. Luis sabía a gaita, a puente, a la chinita, hablaba de “ vos” y desde allí se hizo entender, sin hacerle concesiones al centralismo, sin negarse maracucho, sin negarnos…

Luis fue un hombre comprometido con su pasión: la política, con sus valores, con su región y consigo mismo. Tengo de Luis múltiples recuerdo, amén del esfuerzo de investigación que he hecho para realizar su memorial que hoy se encuentra alojado en el ciberespacio. Continúo permanentemente hurgando en su quehacer, recopilando testimonios y leyendo y releyendo la realidad que le toco vivir.

Por supuesto, que es ocioso e irrespetuoso hablar sobre donde estaría hoy de estar vivo. Sin embargo, no tengo ninguna duda, de que sería una referencia política y de opinión sobre el acontecer nacional.

Luis tenía 42 años cuando murió, el mes próximo cumpliría 60 años. No logro imaginármelo de esa edad. Para mí siempre tendrá 42 años, una sonrisa esplendora y un chiste a flor de piel.

El Luis que yo recuerdo es mi profesor de Ciencias Políticas en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de LUZ, hablando (descubriéndonos) la política como ciencia y una afocada con ese discurso, descubriendo nuevas posibilidades. El Luis que yo recuerdo es alguien sudoroso en los pasillos de la universidad, vendiendo persona a persona su primer libro. El Luis que yo recuerdo es alguien pensando siempre en la política, en el MAS, diciéndome que alguna vez llegaríamos…

El Luis que recuerdo es alguien que siempre tenía una idea en ebullición, un proyecto por hacer, “ deshaciendo” entuertos. Ese es el Luis que atesoro, que me nutre, con el que a veces converso sobre mi convulsionado país. El Luis que cultivo me permite pensar en la Política (con mayúscula) teniendo su quehacer y su escritura como referente y debo confesar que más de una de vez, he sentido nostalgia, ganas de que estuviera aquí y que opinara. El Luis que yo recuerdo siempre estará presente en mis cavilaciones, en mis intermitentes cavilaciones,

El Luis que recuerdo es uno de mis grandes tesoros…que me nutre cotidianamente. Es mi antídoto contra tantos fariseísmos, contra tanta falsedad y tanta ausencia…

Videos y Biografía

http://www.dimelo.com/GS/SeeTheme.aspx?item=7298

http://buscabiografias.com/cgi-bin/verbio.cgi?id=4331

(mgonzalo@cantv.net)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6023 veces.



Morelis Gonzalo Vega


Visite el perfil de Morelis Gonzalo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a40454.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO