Lo bueno y lo malo de la Copa América Venezuela 2007

Al término de la Copa América Venezuela 2007, es importante recalcar los logros tanto deportivos como organizativos de este país, mejor conocido por su tradición beisbolera. Quien asistió a cualquiera de los partidos disputados en las nueve sedes (Barinas, Puerto La Cruz, Maracaibo, Caracas, Mérida, San Cristóbal, Barquisimeto, Ciudad Guayana o Maturín) se ha encontrado con estadios completamente nuevos o remozados, modernos, hermosos y que nada tienen que envidiarle a otros estadios de América o incluso de Europa.

El Gobierno Revolucionario ha mostrado con aciertos la responsabilidad de hacer la mejor Copa América del siglo XXI. Otro aspecto del que ningún medio de comunicación habla es la seguridad. Tanto dentro como fuera de los estadios se ha visto un amplio dispositivo de seguridad, donde la FAN de nuevo demuestra su compromiso con el país. Muchas selecciones, incluida la de Estados Unidos, llegó bajo advertencia de su gobierno de cuidar sus pasos, en medio de una campaña comunicacional que como siempre, buscaba desmeritar el trabajo del Gobierno Bolivariano y aparentar que Venezuela es un país inseguro, sobretodo para los gringos. Hoy en día, la selección norteamericana, la Campeona de la Copa de Oro 2007, no logra sobrevivir a la primera ronda del certamen, pero en lo deportivo, luego de derrotas contra Argentina (1-4), Paraguay (1-3) y Colombia (0-1).

Los partidos fueron emocionantes. Todos los equipos lucharon por la Copa y demostraron el hermoso espectáculo balompédico en escenarios impotentes. En el ámbito específicamente venezolano, la selección anfitriona y considerada la “Cenicienta” del fútbol suramericano, pasó a cuartos de final por primera vez en su historia y de manera invicta, ganando luego de 40 años y quedando primera en su grupo. La fiesta en el país no es para menos. El trabajo de la selección encabezada por Richard Páez es visible. En los estadios, el ambiente deportivo aún se respira, se ve y se palpa luego de culminada la fiesta. Banderas, gritos, colorido, hermandad suramericana y el orgullo de saber que esta copa es nuestra, hecha en nuestro país y fue un completo éxito. Más de 85 goles fueron marcados en 26 partidos, dejando 3,2 goles por encuentro, lo que supera la marca de 78 tantos registrados en Perú 2004 y siendo la nuestra, una de las justas más ricas en goles en la historia del torneo que data desde 1916.

Lo malo

¿Qué ha empañado a nuestra Copa América? Algunas cosas son destacables y merecen atención. Como siempre, la actitud apátrida e irrespetuosa de los opositores al gobierno nunca pasa inadvertido. Escuché consignas en contra del gobierno en algunos partidos en los que asistí en Maracaibo y San Cristóbal: “Se va, se va”, “este gobierno va a caer” pude escucharlas, muchas veces seguidos de chiflidos por quienes apoyamos a la gestión de nuestro Presidente. Esta actitud de los opositores vuelve a dejar en evidencia su carácter golpista. ¿Es que a esta gente no se le puede olvidar Chávez por un segundo? ¿O es que ver que la Copa América fue un rotundo éxito les revuelve sus apellidos?. En el estadio, Vinotinto somos todos ¿no? Como siempre, tratan de poner la cómica frente al escenario internacional y, en su intento desesperado por aparentar ser mayoría, se ponen de acuerdo para insultar a este Gobierno que les regala un bonito recuerdo deportivo que de seguro hace historia dentro de los registros futbolísticos del país. Por lo menos debieron tener respeto por los demás venezolanos que asistimos al estadio y que tenemos una opinión distinta a la de ellos. Trataron de transformar un bonito escenario deportivo en uno político, luego de verse derrotados o mejor dicho autoderrotados en la Asamblea Nacional y en su famoso episodio de la “Lucha por la Libertad”, donde no pudieron deliberar sino a través de un guión previamente elaborado para luego dar la espalda y rechazar un diálogo que ellos mismos solicitaron. ¿Nunca se cansarán de hacer el ridículo?

Llama mucho la atención vivir en “un país de opresión” cuando en el estadio gritaban consignas de “Libertad, libertad, libertad”, que ironía ¿no? ¿Podrían haberlo hecho bajo una verdadera dictadura como la de Adolf Hitler o Joseph Stalin? Dentro y fuera de los medios de comunicación, su libertad de expresión sigue siendo más que obvia. Asimismo, luego de berrinches tras berrinches, el canal golpista sigue en el aire por medio de la televisión por suscripción, demostrando que el famoso “cierre” y el “atentado a la libertad de expresión” profesados por los sectores entreguistas, no eran más que otro intento de manipular a la población venezolana.

El otro punto negro de la Copa fue la repartición de las entradas. Delujo Promociones merecer ser castigado por el Indecu por hacer que miles de fanáticos del fútbol en Venezuela hayamos llegado al estadio exhaustos luego de jornadas de 6, 10 y hasta 18 horas de espera por su entrada. Quienes compraron su boleto por internet pagaron 25 mil bolívares de recargo por un envío a domicilio que nunca llegó. En su lugar tuvimos que esperar largas horas en las taquillas, en medio del caos. El dinero del envío no se sabe donde está. Frente a este hecho, el Indecu ha comenzado a tomar cartas en el asunto y se espera una acción firme, como todas las de este organismo.

Por lo demás, no se puede tapar el éxito de esta Copa, donde todos los estadios se llenaron de fervorosos amantes del deporte que une a las naciones de la América. Todos los venezolanos han podido disfrutar de este campeonato dentro y fuera del estadio; las entradas fueron accesibles y la seguridad notoria; el espectáculo es similar al que se vive en los mundiales ¿Podría Venezuela ser sede de un mundial? Hoy esa realidad es posible gracias a nuestro Gobierno. “La copa de la hermandad” como la calificó el presidente Hugo Chávez en medio de la inauguración de la misma, vibra en la tierra de Bolívar. Venezuela conquistó el fútbol.

montilla.alfredo@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3976 veces.



Alfredo Montilla


Visite el perfil de Alfredo Montilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: