El indio Isidro le responde a Baltazar Porras

Hace como un mes, el obispo Baltazar Porras escribió en el DIARIO DE LOS ANDES, DE MAYO DE 2007, un penoso artículo titulado INDIGENISMO IDÍLICO. Cuando al indio Isidro, radicado en Mérida, le llevaron este artículo montó en cólera y de inmediato procedió a darle respuesta al prelado. El indio Isidro vive de la caza y de la pesca en las montañas merideñas. Es un experto en el arte del bonsái, conoce muy bien el tema de la cría de las truchas, de la siembra utilizando los andenes de nuestros antepasados aborígenes y tiene ya más de 30 años recopilando fonemas, simbologías y terminología indígena. Además conserva la mayor colección de reliquias precolombinas en Venezuela, con lo que ha construido dos muy bien dotados museos.

Pero pasemos a la respuesta que le da a don Baltazar, que es todo un tratado en el que muestra los grandes hechos creativos y humanos que muchos de nosotros desconocemos. Comienza así:

Respuesta al artículo INDIGENISMO IDÍLICO de Monseñor Baltasar Enrique Porras Cardozo, publicado en el DIARIO DE LOS ANDES el día MIÉRCOLES, 30 DE MAYO DE 2007.

LA IGNORANCIA CON SOTANA

PARTE I

Respetuosamente y considerando que usted es prelado o jerarca de una gran institución, la iglesia católica, apostólica y romana, y por haber pasado tantos años, más de 500 de una época gris, cuando los europeos intentaron dominar y evangelizar este continente, no entendemos por qué no deja que los muertos entierren a sus muertos o que los muertos descansen en paz.

Tampoco su intención de desprestigiar a los caribes, aztecas e incas, llamándolos imperialistas y conquistadores de su tiempo ni que tampoco defendían los derechos humanos. Hay que ver como pretende volver a abrir viejas heridas y perpetuar el racismo y la segregación con su confuso, desconsiderado y tendencioso relato sobre la época pre colonial o prehispánica aborigen.

Cometió un craso error al hablar mal de nuestros antepasados y defender el coraje de un Francisco de Vitoria y en especial de la humildad de Carlos V. Siento en mis oídos los gemidos de hombres mujeres y niños de este continente que del 1500 al 1600, más de 60 millones de americanos por diferentes causas imputables a los conquistadores europeos fueron masacrados y exterminados en éste continente, para que usted cinco siglos después venga a asumir su defensa, me corresponde defender a los míos.

Exigimos de usted moderación y respeto para nuestros ancestros pero para ilustrar un poco su ignorancia manifiesta y su voluntad maniquea, le informamos que estamos en un proceso de investigación exhaustiva de nuestra historia para conocernos mejor y evitar que gente como usted nos vuelva a confundir o pretender dominar por 500 años más. Nos gustaría conocer sus fuentes históricas, sobre las que basa sus infundios, sabía que la historia de los cronistas de indias sigue siendo la que se cuenta en nuestras escuelas a nuestros hijos, que opina usted de eso. Una historia sesgada y adulterada a favor del vencedor.

Y eso de que no existen ángeles y demonios, no concuerda con la enseñanza clásica que la religión nos da. Y de que todos los hombres tenemos el germen de la buena y la mala semilla no es cierto. En América no existía la mentira, la envidia ni la propiedad privada, todo era en común, no se mentía ni se robaba, no se holgazaneaba ni había instituciones como en Europa.

Le daremos una pequeña lección de la cultura espiritual de nuestros ancestros, y le recordamos que la espiritualidad existía en este continente antes de la llegada de Colón. Averigüe, podemos equivocarnos, que un obispo del Estado Trujillo, en la época de la colonia, destruyó más de once mil oratorios, oráculos o teokallis, templos o casas de oración en ese estado. Se sorprenderá con las atrocidades cometidas por los suyos en detrimento de los nuestros.

Como decir la verdad es fácil y no se tiene miedo decirla, sabemos que usted actúa así por desconocimiento y para ganar adeptos a su causa pero cada vez menos gente cree en usted, le informamos algo de nuestras investigaciones sobre la cultura aborigen.

Nuestros ancestros, gente sabia, pacífica y unida a su tierra, seres naturales sin maldad vivían en un mundo espiritual-energético. Donde la representación totémico simbólica de los elementos del a naturaleza eran su principal objeto de devoción y culto; creían en la existencia de un Supremo Ser Creador y que sus manifestaciones eran los elementos de la naturaleza, como portadores o vehículos de de la energía vital del planeta y propiciadores de la biosfera.

Son la más pura y genuina tradición americana dentro de su cosmovisión y de su mundo espiritual-energético real, llamado por la ignorancia, el materialismo y el desprecio de los conquistadores europeos, como cultura animista y politeísmo. Le recordamos que en América no existían dioses sino TOTEMS, elementos protectores o principios vitales, energías o espíritus.

Ellos son: El fuego sagrado, el SOL; Astro Rey, venerado por casi todas las culturas antiguas, cuya simbología es CHIES, como en MUCUCHIES (Madre Tierra del tótem solar); es el tótem solar y tiene como representación totémica al TATUY (TA: padre y TUY: piedra; padre sol en piedra); es el gran fecundador o principio masculino por excelencia, asociado a la importancia que tiene para preservar la vida en el planeta.

El Aire, elemento portador de la vida, de la energía vital, al nacer se inspira y al morir se expira; cuya simbología es SUÉ o SUHE, que coincide con SHU HEH, el dios del aire de los egipcios y con SHUÍ o SHUÉ; aire de los chinos. Se representa con el Tótem Águila, común a toda América y pertenece al mundo de los vivos, cuya representación totémica es “LA PLACA ALADA”; Símbolo de connotación masculina, el gran diseminador o propagador de vida y semillas. Su contraparte en el mundo de los muertos es el murciélago, mamífero alado de hábitos nocturnos y es encargado de llevar el alma del difunto en el viaje al más allá.

Esas placas aladas son muy comunes entre nosotros y denotan una elevada concepción filosófica y avanzada tecnología, capaces de cortar láminas de piedra, serpentinita, de menos de medio milímetro de espesor, de propiedades paramagnéticas, usada como talismán o bioenergizador. Para ellos todo lo no material o intangible lo asociaban al aire; Los pensamientos, la palabra, los sueños, los sentimientos, la vida, por eso la fabricación de los atrapa-sueños con plumas para quitar las pesadillas de los niños. No es un mundo mágico, sino natural y lógico.

El Agua, cuya simbología es CHÍA; tótem lunar, o de las aguas, simboliza la fertilidad y la mujer, su representación totémica es la rana, animal sagrado, y forma la cultura de la rana, extendida por toda América. Unida a la reproducción y la propagación de la vida. La laguna de Urao, en lengua aborigen es JAMA CHÍA: El espíritu de las aguas de la laguna y JAMÚ: es tierra de lagunas o Lagunillas.

La Tierra, el cuarto elemento; cuya simbología es común en todo el continente, es llamada PACHAMAMA, o MUKU por nosotros; IKAKE O INANA; todas representan a la MADRE NATURALEZA; símbolo central de todas las culturas matriarcales americanas; se representó con el Tótem Jaguar; lo femenino, la tierra, la fertilidad. Es importante conocer el concepto de nación, que se representó como /INA/, ejemplo TAINA. Donde /I/ es ser, espíritu, gente y /NA/: naturaleza, el hombre y su territorio. Eran hombres unidos a su tierra.

Entre los aztecas y los mayas se realizaban en los campos de pelota enfrentamientos entre los caballeros águila y los caballeros Ocelote o jaguar; simbólicamente representando la sempiterna lucha entre las fuerzas o energías atmosféricas o deidades celestes y las deidades telúricas terrestres, esos elementos forman parte de nuestro ancestral acervo cultural y somos descendientes de una civilización americana que usted nunca comprenderá.

Para aclararle las cosas, si quiso hacer referencia a los sacrificios humanos o ritos de sangre se debe a que temían que el sol no saliese, es posible que recuerden en su memoria étnica algo que ocultó al sol y lo relacionan con una gran calamidad y para que el sol saliera todos los días le ofrendaban sangre humana, ¿pero si supiera por qué?; sus ídolos o tótems eran energía y la sangre en Japonés es CHI, por eso le daban energía, sangre, a esos seres espirituales que se alimentaban de energía.

Eso lo comprendemos, pero lo que no hemos comprendido aún, es a quién le ofrendaron los 60 millones de muertos americanos en manos de los europeos. Los occidentales europeos, ignorantes desconocían y no tenían capacidad para interpretar esos códigos a los que consideraron profanos y heréticos; siendo ellos los que profanaron este territorio libre de América, tierra espiritual, mítica y sagrada de nuestros ancestros.

Han pasado cinco siglos de ignominia, dominación y alienación; y tienen la manía de no dejar que nuestros ancestros descansen en paz. La iglesia católica, enemiga de las ancestrales formas de expresión espiritual y cultural americana, critican a los aborígenes de salvajes con sus ritos de sangre, pero quien derramó más sangre en este territorio, documéntense, parece ser que fueron los españoles con la religión católica a acuestas y las hogueras de la inquisición que todavía dan olor a carne humana chamuscada, la aculturación y extermino desatado por ustedes, los descendientes de ese clero, que tanto daño y traiciones ha hecho a ese pueblo que cree en un único Dios y ve tantas sectas o religiones, pregúntese ¿qué está pasando?.

Consideramos su ataque, monseñor Baltasar Porras, contra nuestros antepasados como cargado de ira, sectarismo, rencor y maldad, pero sobre todo ignorancia, por eso lo llamamos “la ignorancia con sotana”, su desconocimiento es tan grande que los inquisidores y conquistadores se quedan pequeños ante tamaña constelación de improperios e imprecisiones. Con todo respeto señor cura, predique sobre la paz y el amor, no denigre de la gente; el concepto de imperio es europeo, al igual que reyes y reinos. Recuerde usted que los mantuanos criollos le ofrecieron el título de emperador a Bolívar y el lo rechazó, luego le concedieron el de libertador.

Más imperialista será usted que pertenece al imperio canónigo que representa la iglesia terrenal y que me perdone el PAPA, que extendió sobre la tierra el poder terrenal de la iglesia con obispados y parroquias, dividiendo la Tierra y creando un gobierno secular en paralelo al civil o político, por eso existe el matrimonio civil y el d la iglesia, cobran diezmos, reciben subsidios del estado y todavía se quejan. Tienen sus propias leyes, el derecho canónigo y sus arcas, territorios y bienes en posesión de la iglesia y el acumulado de obras de arte o patrimonio de la iglesia haría temblar a cualquier capitalista.

Su ignorancia no tiene límites, con personas como usted el mundo nunca saldrá de la ignorancia, la mentira, la falsedad ni de la hipocresía, recuerde el beso de Judas, hay muchos Judas que traicionan, con sus falsas y torpes declaraciones ocasiona que se revivan las heridas y brechas abiertas por la conquista que tratamos de cicatrizar y sanar. Y usted reabre y deja sangrando en carne viva. ¿Qué pretende usted con su discurso?. Volver a reabrir las venas sangrantes de América latina de Eduardo Galeano. Que torpe, irritante e infame es usted. Lea, cultívese, aquí no había dioses ni imperios esos son conceptos europeos, para que no muera con tanto odio ni rencor.

Que Dios se apiade de su alma y lo haga arrepentir de sus pecados en vida y recuerde que por tener sotana no es una patente de corso para entrar en el cielo y “es más difícil que un rico se salve a que pase un camello por el hueco de una aguja”. Saludos afectuosos desde la acera del frente y un saludo especial de un amigo desde el más allá.

Universidad Socialista del Pueblo. Cátedra de historia “José Esteban Ruiz Guevara”.



LA IGNORANCIA CON SOTANA

Parte II

Analizando mejor las cosas y como su opinión requiere de ciertas aclaratorias, le daremos respuesta con más profundidad, no sólo para ilustrarlo sino para que respete y se disculpe ante nuestros conciudadanos, deliberadamente ha vilipendiado a nuestros ancestros tal como lo hicieron los conquistadores, portadores de un sistema introducido en este continente por la fuerza y creado por Occidente, contrario a nuestra ancestral influencia oriental.

Cuando usted se expresa así, ofende a mucha gente y metió la mano en la candela, avivó la llama no del infierno sino de la luz que puede iluminar su oscuridad mental e ignorancia. Se cree un sabio y asevera cosas que estamos ahora estudiando, y nos trata de pasar la pelota al campo nuestro como si nosotros fuéramos los culpables del deterioro social actual y sepa señor cura, que usted está mas pelado que cucaracha en baile de gallina.

Recuerde que estamos en América y que este continente es de los americanos, los europeos se recibieron en este continente como mensajeros o enviados según sus creencia, esperaban algo parecido a un mesías, por lo tanto los que vinieron a echar vainas fueron esos intrusos que diezmaron y contaminaron este continente con lo más bajo de las pasiones humanas, mentira, envidia, maldad, avaricia, propiedad privada, división artificial de la tierra en estados o repúblicas y la propiedad privada y la acumulación desmedida y sin control de los recursos y riqueza, con la subsiguiente pobreza de otros.

Pero eso es poco, lo realmente grave es el cambio de una relación de interdependencia natural del aborigen americano, donde el se creía parte de la naturaleza por la que trajeron ustedes donde el hombre se cree por designios divinos dueño de la tierra, de vidas y haciendas. Y éste último es culpable de una severa distorsión que no sólo conlleva a la exclusión y violencia social, sino a la destrucción planetaria, si no buscamos salidas usted, nosotros y nuestros descendientes no podrán sobrevivir.

No fuimos nosotros los caribes, los incas ni los aztecas los culpables del deterioro ambiental, ni de las guerras mundiales, la pobreza, marginalidad, la sociedad alocada consumista y depredadora actual, o la contaminación. Por eso le explicaremos que pasó.

Un breve recuento histórico no le caería mal. El génesis del problema o epicentro no estuvo en nuestro continente, sino muy lejos de aquí; sino en el medio creciente fértil y en Asia central; no fuimos nosotros los que partimos el mundo en dos culturas opuestas, entre Oriente y Occidente. Entre la visión oriental de armonía y paz con la naturaleza y la occidental superficial, capitalista, consumista y depredadora.

Hace aproximadamente más de diez milenios el hombre moderno, HOMO Sapiens Sapiens, se asentó en el medio oriente y grandes civilizaciones prosperaron allí, sumerios, asirios, hititas, cananeos y entre ellos los caldeos, y de Ur, Caldea, salió el padre Abraham, cuna de todas las civilizaciones y religiones monoteístas actuales, ve nuestro origen común.

Le aclaramos que científicamente estamos tratando de investigar también la Biblia para demostrar que muchas de las cosas que ahí se describen pudieron ser ciertas, lo mismo que los otros textos sagrados tanto de Oriente como de Occidente.

Esa gente aparentemente migró o envió grandes contingentes humanos en diferentes direcciones; las más importantes serían: la que penetró en el continente europeo, se dirigió al noroccidente y contribuyo a formar la raza aria y sus diferentes componentes, los eslavos, los germánicos, los celtas y godos, emparentados con los griegos y turcos. Ellos luego migraron también al oriente y se extendieron produciendo el gran sustrato indoario.

Los que migraron hacia el oriente siguieron dos vías, una al norte que derivó en mongoles, chinos, japoneses, coreanos y todos los mongoloides, tronco muy importante y numeroso de la humanidad que se asentaron entre os montes Urales y Los Altái en las fértiles estepas al Sur de Siberia, de ahí llegaron al éste y al mar de China y Japón.

Los que migraron por el Sur hacia el éste penetraron por la costa lo que ocupa Irak, Irán, Afganistán, Pakistán, la India, Birmania, Tailandia, laos, Viet Nam, toda la indochina, Malasia, los australianos y maoríes de Nueva Zelanda y de la mescla de ambas se pobló toda la polinesia, siendo todos ellos nuestros principales aportadores culturales en la época precolombina.

Fíjese con quienes se está metiendo con casi las tres cuartas partes de la humanidad. Su ignorancia es tan grande que pretende hacernos creer que nosotros somos imperialistas y conquistadores, señor cura, con respeto, realmente usted se cree eso que le contaron y repite como loro, sepa que fueron los intrusos europeos que cambiaron el curso ola evolución natural de nuestra historia que usted se niega a que emerja con sus declaraciones y pretende mantener un estado occidental de conciencia cuando nuestros parientes asiáticos son más espirituales que los occidentales.

Ellos no tuvieron la ruptura que sufrió occidente en el hilo cultural, mantienen la construcción fonemática de sus lenguas, sin perder los contenidos ancestrales y adoptaron la escritura pictográfica que evolucionó a la ideográfica.

En Occidente paso algo my grave, se fueron perdiendo los contenidos ancestrales en las lenguas por haber adoptado la escritura cuneiforme sumeria de la que deriva la proto-cananea, la fenicia, la griega y luego la latina, que perdieron los contenidos por adoptar una escritura fonética, donde llegamos a la real academia de la lengua española que dice que los fonemas son voces sin contenido, eso es cierto lo perdieron y no pueden culparnos de ello a nosotros, es el génesis de tanta superficialidad y del materialismo actual.

Nosotros en este continente somos una mescla de tres grandes flujos migratorios transpacíficos; el Sino-japonés, el indo-malayo y el polinesio; y nuestra influencia asiática es determinante en nuestra forma de pensar y actuar, no somos occidentales, estamos en esta situación confusa por la intromisión de patrones extraños a nosotros y usted no deja que encontremos nuestra verdad, ocultándola con falsedades e invirtiendo la carga de la prueba, como si nosotros fuéramos los culpables de todo lo malo que ha pasado.

Cómo no vamos a defender lo nuestro, Simón Bolívar dijo “UNA SOLA DEBE SER LA PATRIA DE TODOS LOS AMERICANOS” y trabajamos en la integración, no como usted que trabaja en la desintegración y en la alienación, queremos emanciparnos y ara ellos retornar a nuestras raíces para construís un nuevo modelo de desarrollo más humano, ecológico pero que va a entender usted de eso.

A usted y muchos políticos es convienen explotar la ignorancia del pueblo, par dominarlos y expoliarlos, eso es usted un señor egoísta, cargado de odio que le proponemos convertir en amor y de una abismal ignorancia que le proponeos cambiar por conocimiento y sabiduría, y sabe dónde está esa fuente inagotable, en el conocimiento ancestral que tratamos de restaurar y redescubrir. Es momento de reflexión, de unión y de paz, no de discordias ni sectarismos, que usted aviva con sus comentarios malsanos y tergiversados, pero analicemos otro aspecto, la humildad de Carlos V.

Ahí si nos pone a pensar, la religión católica avala a Carlos V, el mayor junto con Felipe II, expansionista, imperialista, esclavista y déspota de la humanidad, que tiene de humilde el creador del más grande imperio de la tierra que se jactaba en decir señor cura; “EL sol no se oculta nunca en el territorio de España”, tenían territorios en todo el mundo, y usted nos viene a hablar de humildad. ¿Qué tenía de humilde? ¿Rezaba y oraba mientras sus huestes masacraban poblaciones indígenas?; ¿ Se daba golpes de pecho y pedía perdón por los pecados y los saqueos que estaba realizando?, ¿daba diezmos a la iglesia, con parte del botín que llevo de América? ¿Para usted que es la humildad?.

La decencia, la humildad o la austeridad, para mi es la vida ejemplar de San Francisco de Asis, o la de Mahatma Ghandi, o la de un monje tibetano o un cartujo, pero hablar de humildad en Carlos V, constructor de palacios, poseedor de lujos y comodidades, no le creemos. Ese cuento no lo podemos digerir, es indigesto y muy grueso y grande para tragárnoslo, usted es un falsario y tal vez hasta fariseo.

No podemos tolerar que usted por ser jerarca dañe a la iglesia, institución que hombres como usted desprestigian, la doctrina social de la iglesia y sus rectificaciones son necesarias, pero usted se merece que las almas de los más de 60 millones de americanos exterminados clamen por la suya. Piense, le conviene, aprenda y no diga falsedades.

Universidad Socialista del Pueblo. Cátedra de historia “José Esteban Ruiz Guevara”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4379 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a37621.htmlCd0NV CAC = Y co = US