Libertad de expresión y derechos civiles conculcados por la tiranía chavista

La Venezuela virtual de la oposición golpista

El mundo al revés, sin duda, como lo afirma Eduardo Galeano. Los estudiantes marchan y manifiestan por la libertad de hacerlo y nadie se los prohíbe; igual lo hacen por la libertad de expresión y la ejercen de manera plena, como nunca antes la tuvieron. Seudos historiadores llegan al colmo de afirmar que esos estudiantes son tan corajudos como los que se enfrentaron a la tiranías de Juan Vicente Gómez y de Marcos Pérez Jiménez, así como a los gobiernos del puntofijismo que recurrieron para imponer sus políticas entreguistas y bien condenables, a la persecución, a las torturas, a los asesinatos y a las desapariciones de miles de ellos y de otros incontables compatriotas a todo lo largo y ancho el país, cuando el clima de libertades y de participación activa del pueblo en los asuntos públicos de la Venezuela de hoy es una realidad inocultable y que cada día se fortalece y crece de forma exponencial.

Vivimos en un régimen tiránico por decisión mediática, pero el país real y muy concreto que está a la vista muestra todo lo contrario: Policías municipales y Guardias nacionales que protegen a los que marchan y protestan en contra del gobierno; medios impresos y radioeléctricos que escriben y dicen lo que les viene en gana sin limitación alguna; ningún periodista ha sido perseguido o censurado, pues los Vitelios Reyes y los Pablos Alcántaras que ejercieron tan detestable función durante los gobiernos del pasado reciente, han sido borrados para siempre de nuestra geografía; todos gozamos del derecho de circular libremente, pero por paradójico que parezca, solamente se nos lo ha coartado durante estos ocho años del Gobierno Bolivariano cuando esos estudiantes deciden ejercer su derecho a la protesta, trancando avenidas y autopistas, pues jamás en ese lapso se han suspendido las garantías constitucionales; la matrícula universitaria ha crecido desde 1.999 más del 200% y su incremento al más corto plazo será mucho mayor, pues Chávez acaba de anunciar la apertura de 28 nuevos centros universitarios en todo el país y para no extendernos más, agreguemos esta noticia tan importante: el pueblo se organiza y ya van casi 20 mil las juntas comunales que ha logrado instalar en todo territorio nacional…

Pero cerremos con estas grandes verdades que hemos tomado del libro de Galeano, Las Venas Abiertas de la América Latina: “Para quienes conciben la historia como una competencia, el atraso y la miseria de América Latina no son otra cosa que el resultado de su fracaso. Perdimos; otros ganaron. Pero ocurre que quienes ganaron, ganaron gracias a que nosotros perdimos: la historia del subdesarrollo de América Latina integra, como se ha dicho, la historia del desarrollo del capitalismo mundial.

Nuestra derrota estuvo siempre implícita en la victoria ajena; nuestra riqueza ha generado siempre nuestra pobreza para alimentar la prosperidad de otros: los imperios y sus caporales nativos. La pobreza no está escrita en los astros; el subdesarrollo no es el fruto de un oscuro designio de Dios. Corren años de revolución, tiempos de redención. Las clases dominantes ponen las barbas en remojo, y a la vez anuncian el infierno para todos.

En cierto modo, la derecha tiene razón cuando se identifica a sí misma con la tranquilidad y el orden, es el orden, en efecto, de la cotidiana humillación de las mayorías, pero orden al fin: la tranquilidad de que la injusticia siga siendo injusta y el hambre hambrienta. Si el futuro se transforma en una caja de sorpresas, el conservador grita, con toda razón: «Me han traicionado». Y los ideólogos de la impotencia, los esclavos que se miran a sí mismos con los ojos del amo, no demoran en hacer escuchar sus clamores.

El águila de bronce del Maine, derribada el día de la victoria de la revolución cubana, yace ahora abandonada, con las alas rotas, bajo un portal del barrio viejo de La Habana. Desde Cuba en adelante, también otros países han iniciado por distintas vías y con distintos medios la experiencia del cambio: la perpetuación del actual orden de cosas es la perpetuación del crimen…”

oliverr@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4211 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a36572.htmlCd0NV CAC = Y co = US