Ante la crisis electoral provocada por el gobierno y la clase política participante, la abstención consciente es la opción correcta para el 28J

Votar sin garantía democrática ni libertad es como votar por Nicolas Maduro. "En política las casualidades no existen porque todo lo que ocurre en ella obedece sistemáticamente a una planificación previamente pensada", y éstas elecciones presidenciales del 28J caracterizadas por la desconfianza y el ventajismo impuesto por el gobierno madurista con el silencio cómplice de la clase política participante no escapan a ésa monstruosa realidad, es un proceso controlado desde arriba violando los derechos civiles y políticos de los venezolanos como parte del plan para la reelección de Nicolas Maduro.

Necesario es recordar que ése plan político del gobierno no es nuevo, iniciaron su ejecución el 2020 con la judializacion y apropiación ilegal de los partidos y sus simbologías, secuestrando las organizaciones políticas de izquierda a través del TSJ, siguiendo el 2021 con la descalificación pública y el aislamiento de todos los factores de la izquierda a quienes Maduro les llamó "izquierda infantil y trasnochada" presionando con amenazas y persecución política, cerrando esa fase del plan con la sustitución y el robo de la tarjeta del PCV.

El gobierno creó un ambiente social laboral y político intimidante con expresión en el miedo, cerró todos los accesos electorales para evitar que la izquierda, el movimiento popular y los trabajadores presentaran una candidatura propia y aceptable, dejando así por fuera la posibilidad de que el pueblo trabajador expresará la contundencia su fuerza material con éxito electoral, y éso ocurrió así no por casualidad sino porque fué el propósito politico del plan de Maduro y su gobierno, ahora para que estemos claro y no sigamos pensando ingenuamente en pajarito preñado frente a una tiranía que no está jugando "carrito" creyendo que el 28J será fácilmente derrotado y luego entregar el poder para que todos seamos felices, no es así porque éste teatrillo electoral está planificado para que gane Maduro y en su defecto no soltar el poder. Por éso es una farsa electoral en la cual no debemos votar por nadie.

Prosiguiendo con su evidente plan ahora está logrando un hecho insólito animado casi que por el "realismo mágico del Gabo" lo que por ahora quizás no tenga explicación política en la que nuestra sufrida izquierda en contradicción consigo misma no ha entendido la estratagema de ése plan de inducción política y se disponga a votar por algún candidato de la derecha neoliberal, proimperialista y neofacista para que Maduro complete exitosamente su plan sabiendo que la izquierda no votaría por él (Maduro), la obliga a colaborar voluntariamente participando de su plan político votando por la derecha para desdibujarla ideologicamente y a demás legitimar el proceso. volvemos a repetir que votar sin garantía democrática y libertad es como votar por Maduro.

La clase política participante se hizo cómplice silenciosa del gobierno al permitir las restricciones a los principios de libertad y democracia participativa, porque su principal interés más que sacar a Maduro del poder, es sacarle provecho a éste bochornoso absurdo electoral donde finalmente el único perjudicado será el pueblo ya que su participación está siendo manipulada por la intensa propaganda de guerra de la oposición variopinta y colaboracionista "hay que votar para sacar a Maduro" lo que por el contrario servirá para validar un proceso viciado y legitimar su reelección atornillandolo por 6 años más, sin duda ésa es la triste verdad, y porque en el contexto de estás elecciones hasta votando nulo se avala el teatrillo electoral y aunque el voto nulo no sea válido forma parte de los totales de la participación electoral que legítima el proceso, además el voto nulo está considerado como un error involuntario del elector y no como un hecho electoral de consciencia política.

Todos sabemos que Nicolas Maduro no es un estadista de principios democráticos y por el contrario su gobierno se conduce en términos de malandros lumpen sindicaleros, corruptos, inútiles, autoritarios y hasta tienen un comportamiento fascista con un notable déficit de talante democrático, pero aún así Maduro inocente y pendejo no es, para correr el riesgo de tener que entregar el poder tan fácilmente por las buenas, ésa es una verdad muy simple que no ha sido interpretada correctamente por quienes ilusamente piensan que el madurismo está fastidiado y cansado de gobernar, bostezando en la comodidad burocrática que le brinda el poder, que está desesperado esperando la derrota el 28J para entregarlo cuánto antes para luego marcharse tranquilamente, (dirían nuestros abuelos " si, yo te aviso chiruli") por el contrario ésta tiranía está "enferma" de poder y a un paso de convertirse en una feroz dictadura formal, pues se creén dueños absolutos del país y peor aún piensan que son un mal necesario para el pueblo que los necesita como su único benefactor aunque las mayorías lo rechacen abiertamente; por eso insistimos en que votar sin garantía ni respeto a la "decisión" de los electores es apoyar indirectamente la reelección de Nicolás Maduro y en consecuencia tributar para su legitimacion como resultado de una alta participación ciudadana para que no quede dudas ante los ojos de propios, extraños y la comunidad internacional; por tanto el falso espejismo de manipulación para engañar al sufrido pueblo elector diciéndole que hay que votar para sacar a Maduro, es pura paja electorera sin el sentido crítico de lo que él gobierno es capaz de hacer por mantenerse en el poder a toda costa por las buenas o por las malas.

Hablando claro y raspao para los que no quieren entender la inminente farsa electoral y aceptan como normal las irregularidades de un proceso que a todas luces no ofrece pulcritud ni respeto a los electores, pero que a demás apelan a la descalificación de nuestra propuesta clasista de la abstención consciente sin argumentos políticos válidos, no deja de ser preocupante para las futuras luchas del pueblo y los trabajadores venezolanos, que la llamada "izquierda", la que ahora en ésta coyuntura electoral se quedó sin respuesta clara ante la crisis, sin propuestas políticas para confrontar a la burguesía que ahora acompañan como aliados electorales y sin la elaboración política de al menos un plan mínimo de lucha que recoja el sentir de la clase trabajadora, se agrava la situación de retroceso político por la sobrevivencia a tal extremo de sentirse obligada a apoyar y votar por los candidatos de la derecha neoliberal, progringa y fascista, acaso ése es el mensaje de esperanza que deben asumir los trabajadores contra sus propios intereses de clase?, cuando les dicen que voten por cualquiera o por el menos malo pero que voten por la derecha exploradora y antiobrera quizás en agradecimiento por ser los principales responsables de la precarización laboral y que el salario esté en 3.6 dólares?; y para colmo de la vergüenza progresista por allí en días pasados salió de una vieja vitrina en desuso un personajillo que antes fue "critico" y ahora criticón, otrora come candela que alguna vez juró ante un retrato de Gramsci ser "comunista y jamás traicionar a la clase obrera" quizás influenciado por los claveles rojos de su época estudiantil pero que ahora 50 años después anda llorando con dolor tocando puerta a la derecha neoliberal progringa buscando encontrarse con su verdadera identidad ideológica perdida para renovarse un "posible" gobierno de vieja burguesía, es lo que piensa él.

Le decimos a quienes han señalado en sus análisis simplistas sin contenido político que hasta ofenden la inteligencia y la dignidad popular que dejen a un lado el superficialismo emocional y se adentren a una mayor profundidad del contexto histórico que ocupa el actual momento político del que valoramos puede ser el punto de quiebre esperado por los sectores populares y movimientos revolucionarios del país, talvez así tengan una apreciación más aproximada de la realidad electoral, tomando en cuenta que hace rato las élites de éste gobierno y la oposición de la extrema derecha están en disputa por quién representa mejor los intereses del capital y las burguesías, pues con sus actuaciones han desvalorizado la política y están moralmente descalificados porque la sustituyeron por la mentira, el pragmatismo y el crimen organizando como una "nueva" forma de hacer política sin ética, y allí están los expedientes de sus hechos públicos comunicacionales de ésos factores que todos conocemos, son los mismos que más daños le han hecho al pueblo trabajador venezolano; el gobierno madurista y el "gobierno" del interinato guaidosista ahora representado por un irresponsable "repatriado" miamero (EGU), quien es un títere obediente de la vieja burguesía tutoriado por la locura del entreguismo privatizador apatrida, el odio y la venganza, el que ya está comprometido con el desastre y la inmoralidad pública del país, pues si se pone creativo y no cumple con las reglas de alguno de los dos factores sencillamente lo sacan del juego electoral, creanlo.

La abstención consciente y activada es la única opción política correcta que tiene el pueblo en éstas elecciones, lo demás sería un esfuerzo perdido producto de la rabia emocional del cualquierismo electorero y conformista, que nadie se autoengañe con éste nuevo malandreo electoral del gobierno madurista y la oposición del interinato contra el pueblo elector, por lo tanto no existe ninguna razón ni motivo con fundamento lógico para votar, sin pensar que la trampa caza bobos está montada por el gobierno madurista con el apoyo negociado de la clase política participante, los electores no pueden pisar ése peine nuevamente como lo hicieron el año 2015 con el cuento de que las colas se acabarían al día siguiente de las elecciones cuando por el contrario se multiplicaron, ahora nos dicen que sacarán a Maduro con votos pero van divididos, ya veremos quién tiene la razón el 29J, tenemos la responsabilidad moral y política de alertar a los electores frente a ésa inminente amenaza de la clase política variopinta y desclasada.

Venezuela históricamente no ha estado ajena a la experiencia con la herramienta política de la Junta Patriótica de Salvación Nacional, un instrumento democrático, participativo y emergente de transición política práctico y funcional de aceptación general ante un probable escenario de quiebre institucional después del teatro electoral del 28J con Maduro o sin él, proponemos una JPS que convoque a nuevas elecciones presidenciales limpias, libres y democraticas dónde el pueblo sea el principal protagonista, el beneficiario final y no la clase política participante, todavía es temprano para su instrumentación sociopolítica, pero comenzamos en un esfuerzo constructivo desde lo local para extenderse hacia lo estadal y nacional; finalmente ratificamos la abstención consciente como la opción electoral correcta y la única posición política crítica que rechaza, condena y confronta el modelo económico neoliberal que la clase política le quiere seguir imponiendo al pueblo trabajador venezolano a través de éstas elecciones presidenciales trucadas.-



Esta nota ha sido leída aproximadamente 842 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: