Los veinte puntos del candidato

A lo largo de nuestra Historia, caudillos y candidatos que llegan al poder presentan una veintena de rasgos comunes. Si quiere saber quién será el próximo Presidente, verifique cuántos de ellos suman los diversos presidenciables, incluido usted mismo.

RASGOS PERSONALES

Verifique el lector los cinco primeros rasgos, relativos a la propia persona del caudillo:

1.- Personalismo

En Venezuela el Poder se ejerce por encima de toda norma o principio. Leyes de Indias, Constitución o Estatutos partidistas se acatan, pero no se cumplen. Los andinos llegan a Miraflores a caballo en 1899. Los adecos, en tanque, en 1945. Pérez pasa por encima de la Carta Fundamental, del Partido, del Congreso, del Poder judicial y del Pueblo, para imponer en 1989 la voluntad de Michael Camdessus, Presidente del Fondo Monetario Internacional. Hugo Chávez arriesga su vida para combatirla. Caldera comienza creando un partido para ser candidato y termina siendo candidato sin partido.

2.- Protección por las Fuerzas Invisibles

El hombre del pueblo cree en un orden inmanente del mundo, que legitima a sus favoritos confiriéndoles buena suerte o poderes sobrenaturales. Páez es salvado del fusilamiento por un "Ejército de las Animas". Gómez es "El Brujo de La Mulera". Betancourt tiene pipa ensalmada, que lo salva de un atentado dinamitero. Luis Herrera tiene pepa de zamuro, que no lo salva de nada. Lusinchi le lleva perlas a la Virgen del Valle: está de su lado el numerólogo Shápiro, quien predice su triunfo; en contra, el astrólogo Alfa D.K., quien muere de inmediato.. A Chávez lo protegen el ánima de Taguapire y el escapulario de Maisanta.

Mucho menos eficaz es la protección de hechiceros con título, que siempre conducen a la ruina. El Brujo de Pipe no pudo lograr la reelección de Pérez Jiménez, ni el Ministro de la Inteligencia la de los copeyanos, ni los técnicos copeyanos la de Oswaldo. La tutoría de los Iesa Boys hunde a Carlos Andrés Pérez. Es que son muy pavosos.

3.- Resistencia física

Las Fuerzas Invisibles legitiman biológicamente a su favorito, confiriéndole lo que es, para el hombre del pueblo, la manifestación más visible del poder: la resistencia física. Páez, José Gregorio Monagas, Crespo, son Supermanes en alpargatas. Gómez amenaza con no morir nunca (como en efecto). Betancourt es inmune a la dinamita. Pérez camina, para donde le ordena Michael Camdessus. Hugo Chávez es atleta infatigable, amansa potros, es el mejor pitcher del equipo y excelente primera base. Caldera resiste hasta los discursos de Pedro Grases, y demuestra su idoneidad presidencial nadando dos kilómetros al estilo Mao en un club del litoral.

4.- Machismo

Favorito de las Fuerzas Invisibles, el caudillo ha de serlo también de los Poderes Visibles: es decir, las mujeres. Una procesión de damas despide al anciano Páez que parte al exilio. Castro tiene satiriasis; Gómez, cien hijos naturales; Pérez Jiménez persigue misses en motoneta; Wolfgang Larrazábal es acosado por viejitas besadoras; Betancourt encuentra en las damas "el reposo del guerrero"; Gonzalo Barrios sufre aparatosa derrota electoral por misógino; Lusinchi adora a la barragana; Pérez es amado por Michael Camdessus. La foto de Hugo Chávez causa conmoción. La revista Exceso ayuda poderosamente a la santurrona imagen de Rafael Caldera ventilando una historia sobre un presunto amorío con hija no reconocida y todo.

5.- Astucia

Las Fuerzas Invisibles legitiman intelectualmente a su favorito confiriéndole la "viveza". Para ser "vivo" no es necesario saber leer. El "vivo" enreda a los "doctores". Ser culto, o reconocer que se lo es, perjudica. Páez y Gómez se crean minuciosamente falsas reputaciones de iletrados. Betancourt afirma que "no se necesita ser doctor para ser un buen presidente de la República. No fue doctor Rómulo Gallegos, no soy yo doctor, no es doctor Carlos Andrés Pérez. Y Piñerúa, sin ser doctor, va a desempeñar, con eficacia y sensatez, la Presidencia de Venezuela". Hugo Chávez no es doctor. Caldera se disculpa de sus libros sobre Andrés Bello aprovechando su primer gobierno para cerrar exposiciones, prohibir El último Tango en París, quitarle la autonomía a la Universidad Central y mantenerla ocupada militarmente por más de dos años.

RELACIONES CON LOS ALLEGADOS

Si las características precedentes describen la inmanencia del candidato, otra precisa constelación de rasgos define sus relaciones con los allegados. Es decir, con sus camarillas:

6.- Origen modesto

Todo caudillo forja una leyenda sobre su origen "pobre". Pues si un indigente llega al poder, es como si el pueblo estuviera mandando. Páez, Gómez, Leoni, Lusinchi y Pérez descienden de terratenientes, pero lo disimulan. "En cuna pobre nací", afirma Betancourt. En otros sitios, recuerda que su padre administraba un "supermercado de la época"; que publicaba por propia cuenta una revista literaria, que le regaló "la primera bicicleta que hubo en Guatire", que tuvo el primer automóvil en ese pueblo, y que lo pertrechó para el exilio con cien dólares en monedas de oro. Honrado quizá, pero no pobre. Pérez no es ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. Hugo Chávez desciende de llaneros de modesta condición. Rafael Caldera es de familia acomodada, pero padece temprana orfandad. Los ricos también sufren.

7.- Patriarcalismo

Por lo mismo que una familia próspera puede desmentir la leyenda del origen pobre, caudillos y demagogos mantienen a su parentela en la sombra: Manda con los tuyos, pero no dejes que ellos te manden. Y las mujeres en su sitio, o sea, el que les asigna la más rancia tradición patriarcal: ocuparse de Niños (Ver: Fundación del) y de Viejitas (Ver: Retratos con). Páez relega a Dominga Ortiz; Gómez doma a su clan regalándole concesiones; Lorenzo Fernández pierde las elecciones porque aparece retratado con su Sagrada Familia; Pérez saca a la suya para Estados Unidos siempre que la situación es de absoluta normalidad; Eduardo Fernández gracias a su mansedumbre conyugal pierde hasta la candidatura; Rafael Caldera gana la presidencia no permitiendo que le alcen la voz los hijos, biológicos ni políticos: sólo se lo permite al niñito gafo de una cuña, porque a éste no se le entiende nada.

8.- Particularismo

Como lo exige la Mente Primaria, el candidato es compadre de sus compadres, compañero de sus compañeros, amigo de sus amigos, coterráneo de sus coterráneos. En señal de amplitud, el núcleo de estas amistades va rotando: en la clandestinidad, el pueblo; en campaña, los copartidarios; en el poder, las fuerzas vivas; en la reelección, el Fondo Monetario Internacional y el Entorno Intimo, que termina siendo Entorno Intimidatorio. A punto de ser derrocado, Pérez sólo piensa en la vergüenza que está pasando con Bush y con Salinas de Gortari.

9.- Retiro

Para el caudillo es indispensable ofrecer oportunos y consecutivos retiros. Así hace creer a sus allegados que les dará chance. José Antonio Páez y Antonio Guzmán Blanco se retiran del poder infinitas veces, sin dejar de ejercerlo nunca. Cipriano Castro se retira en 1906, de manera tan irrevocable, que Gómez tiene que tumbarlo en 1908 para poder a su vez retirarse él repetidas veces antes de su prematura muerte en 1935. Betancourt anuncia su retiro apenas toma en poder en 1945; afirma que viene sin ambiciones de poder antes de recapturarlo en 1958, y se retira de nuevo en 1964 de manera tan absoluta que todavía divide el partido en 1967, impone a Pérez en 1973, y a Piñita en 1978 y 1992. Los retiros de Caldera son para sustituirse por él mismo y finalmente sustituir su partido: en definitiva, caudillo ni se retira ni lo retiran.

10.- Imposición del sucesor


Así como el retiro es indispensable y periódico, la continuidad de la causa requiere dejar un compañero de confianza que cuide el coroto. Si el compañero es pazguato, se lo deja quitar (el Doctor José María Vargas, Piñerúa, Lorenzo Fernández). Si es vivo, se alza con él (Gómez, Pérez). Imponer el sucesor es la mejor manera de que el sucesor sea uno mismo.

RELACION CON LA CULTURA POPULAR

Los rasgos precedentes describen la relación del caudillo con las camarillas (con las cuales gobierna todo aquél que no quiere gobernar con los camaradas).

Otro quinteto de rasgos construye la legitimación cultural del caudillo, asimilándolo en sus costumbres a un "hombre del pueblo", y mostrándolo visiblemente como miembro de una comunidad nacional, de la cual es representativo y a la cual puede por tanto representar:

11.- COMIDAS CRIOLLAS

Dime lo que comes, y te diré quién eres. Comer como el pueblo, es ser como él. Páez devora carne asada, Gómez bebe pisca, Betancourt traga condumio guatireño, Leoni, queso guayanés, Luis Herrera, de todo. Lusinchi, engulle carite. Pérez, instrucciones del Fondo Monetario. Chávez come pisillo de chigüire; Caldera regresa a la vigencia política al recordar en televisión que "no puede haber democracia cuando el pueblo no come".

Desde 1947, todos los presidentes electos (y muchos de los no electos) presentan unánime imagen de ventripotencia. En mis análisis de los valores en el discurso populista, encontré que "Abastecimiento" (entrega de alimentos y bienes por el demagogo) es el valor más mencionado en el mismo; los calificativos más frecuentemente usados en él para referirse al pueblo son los de "Receptor de Alimentos" y "Hambriento".

12.- Traje ruralizante

El campesino usa traje claro y sombrero para protegerse de los rayos del sol. Boves, Páez, los Monagas y Zamora lo adoptan para las campañas militares. Así como vestían igual, eran una misma cosa pueblo y soldados. Crespo aplica la misma indumentaria -convertida en liquiliqui- para las campañas políticas. Lo heredan Cipriano Castro, Gómez, Larrazábal, Caldera, Chávez, y el muñequito del Juan Bimba de la tarjeta blanca. Betancourt y Luis Herrera visten de claro, con sombrero, el último luce populachero safari. Así como en ocasiones los dirigentes se visten como el pueblo, a veces el pueblo se viste como los dirigentes. En los carnavales de 1993, todo el mundo se disfrazó de Chávez. Los únicos que se disfrazaron de Pérez fueron los Judas de Semana Santa.

13.- Amor por los animales

El hombre del campo vive con, por y para los animales. En pleno ejercicio del poder, Páez colea toros, Falcón acaricia chivas, José Gregorio Monagas ordeña vacas, Gómez conversa con hipopótamos, Betancourt tiene perritos, lapitas y picatierras, Leoni protege morrocoyes. Chávez es jinete, cazador y domador. Pérez consiente a Michael Camdessus. Se supone que el hombre tierno con los animales debe serlo también con los amigos, con los niños, y con los humildes, en ese orden.

14.- Entretenimientos populares

Galleras, mangas de coleo, patios de bolas criollas, hipódromos, son los escenarios del Poder. El Mariscal Falcón y Caldera introducen el dominó, que enseña al político a pactar alianzas de no más de un cuarto de hora, y a contar con los dedos. Lusinchi impone el botiquín. Chávez es joropero, canta pasajes criollos, y admira a Alí Primera.

15.- Habla popular

Quien habla como el pueblo, habla por él. Lo malo es que Gómez verificó que "el pueblo está callado". Urge mantenerlo así, mediante censuras, autocensuras y verborragias. "¿A qué pedido de la sociedad primitiva corresponde aquel hablar hueco que emana del lugar aparente del poder?", pregunta Maurice Blanchot. Le contestan diversas formas de no decir nada: el hermetismo gomecista ("Umjú" y "Anjá") el refranero herrerista, la quincalla verbal betancourista, con sus áureos lingotes de oro, sus sicofantes, nefelibatas, parafernalias, fifty-fifty y we will come back, y las contradicciones perecistas: la "Democracia con Energia" y el "ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario" que llevan irremisiblemente al Autosuicidio.

RELACION CON LOS GOBERNADOS

Los últimos cinco rasgos se refieren a las relaciones del caudillo con la colectividad a la cual quiere representar:

16.- Contacto con el Pueblo

Pueblo y caudillo, según las agencias noticiosas "están en contacto"; pueblo y caudillo "se entienden", el candidato ha hablado "de tú a tú" con todos y cada uno de los venezolanos, siempre que esté un fotógrafo presente y un ingenuo para creérselo. Pueblo son, en este caso, viejitas, indigentes y niñitos más o menos fotogénicos: si salen en televisión, mejor.

17.- Igualitarismo

"Aquí todos semos café con leche", por tanto "aquí no hay discriminación racial", por tanto "todos semos iguales". Caudillos y demagogos no se han apeado jamás de estas tres falsas premisas y de sus falsas conclusiones, que confunden una supuesta "ausencia de prejuicios" con "igualdad económica y social". Hablando de igualdad, han impuesto un orden en el cual las dos terceras partes del Producto Interno Bruto es acaparado por una ínfima minoría de empresarios.

18.- Entroncamiento con el Libertador

Aquél que no puede hacer Historia, debe repetirla. Por ello, asimila artificialmente su imagen con la del paradigma nacional del poder legítimo: el Padre de la Patria. Páez lo exilia, pero le rinde honores. Guzmán le instaura un culto, para robar a su sombra. Cipriano Castro, según sus adulantes "merece la corona y no la desea, mientras que Bolívar la deseaba y no la merecía". Gómez nace y muere en las fechas onomásticas del Libertador. López crea "Cívicas Bolivarianas". Picón Salas descubre en el Plan de Barranquilla una "segunda Carta de Jamaica". Betancourt declara la "Segunda Independencia" al fundar AD; y declara otra "Segunda Independencia" al iniciar la siempre Inconclusa Reforma Agraria en el Campo de Carabobo. Luis Herrera conmemora el Segundo Centenario. Todo es muy de segunda. Lo nuevo no es que Chávez llame a su movimiento Bolivariano: lo nuevo es que el pueblo lo crea.

19.- Inserción en una Causa

Una "causa" es una reivindicación clasista sentida vagamente por el pueblo apenas como conjunto de carencias y necesidades. Tarea del caudillo es que no pase de ahí. Él es servidor, luego encarnación, finalmente freno de la Causa. Si el Caudillo no detiene la Causa, el Fondo Monetario lo detiene a él. Venezuela pasa así de ser un país de Rebeldes sin Causas, a una nación de Causas sin Rebeldes. Por ahora.

20.- Dádiva

El fruto visible, argamasa consolidadora y justificación final de la "causa", es la dádiva. Todo lo que el pueblo reciba, ha de sentirlo como favor particular y arbitrario del Candidato o del Partido. Tiburón se baña, pero salpica. Los caudillos rurales ofrecen tierras. Gómez da billeticos. López reparte cobijas y pesetas de a dos. Larrazábal, plan de emergencia. Betancourt, créditos para no ser pagados. Caldera promete casitas. Luis Herrera, bono familiar. Lusinchi, dólares preferenciales. Pérez, Paquete Económico (con el Fondo Monetario se vive peor). Si no hay dádiva, no hay votos. Las iniciales de AD -según me indicó Caupolicán Ovalles- invertidas, dicen DA. Por eso, éste es un país DADA.

Como consecuencia de la rebelión del 4-F de 1992, se detienen transitoriamente la entrega del Golfo, y las alzas de la gasolina, la harina, el aceite, las pastas. El pueblo frena al borde del abismo de la inanición. En todos los expendios desde Bailadores hasta Maturín, exige que le vendan gasolina y harina pan "al precio Chávez". Caldera gana las elecciones criticando un Paquete Económico que sólo le hacía regalos a los banqueros, y termina obsequiándoles 400 mil millones de bolívares en premio por haber acabado con el sistema financiero.

CONCLUSIÓN

El objetivo del presente test no consiste en determinar cuántos de los rasgos citados se dan en los caudillos históricos, sino cuáles se puso a verificar en sí mismo o en su candidato el carismático lector. En mi libro El Verdadero Venezolano, cito un semiclandestino informe sobre el Perfil Motivacional observado en Venezuela, en el cual la Fundación Venezolana para el Desarrollo de Actividades Socioeconómicas determinó que la primera motivación de nuestros connacionales es el Poder manipulatorio (N: 2,)4); la segunda, la Afiliación o pertenencia a grupos (N: O.69); la última, el Logro, o autoirealización creativa (N: O.36). Exactamente, la inversa del patrón que se observa en los países desarrollados.

------------------

(1) La máscara del Poder: del Gendarme Necesario al Demócrata Necesario; y El Poder sin la Máscara: de la Concertación Populista a la Explosión Social, ambos en Alfadil Editores, Caracas, 1990 y 1991. El presente trabajo resume algunas de las conclusiones de dichos libros, con datos actualizados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1595 veces.



Luis Britto García

Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo. http://luisbrittogarcia.blogspot.com

 brittoluis@gmail.com

Visite el perfil de Luis Britto García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Britto García

Luis Britto García

Más artículos de este autor