Oposición inútil agente del imperialismo y Tareck –el corrupto- que los unifica

Definido el panorama electoral del venidero 28 de julio; Hinterlaces, publica su encuesta de marzo que corrobora, la tendencia requeté confirmada por un 55 por ciento de los consultados, quienes opinan que el Presidente Nicolás Maduro, será reelecto en dichos comicios. El llamado voto duro revolucionario, que según dicha encuestadora para el mes de septiembre del año pasado (2023), había indicado que estaba en el 33 por ciento, un año después la misma encuestadora informa que, para marzo de 2024, dicho voto duro reporta un crecimiento de 2 puntos, valga decir: 35 por ciento. Señala, Oscar Schemel, como causas de dicho fenómeno las siguientes: «Las claves estarán en su conexión profunda con los nuevos imaginarios Pos Rentistas, la oferta de futuro, la cercanía y la mejora percibida de la situación económica, contra la amenaza de "volver atrás" de sus adversarios.» La campaña, debe enfocarse entonces, en ganar por paliza a Washington que es a quien se enfrentara Venezuela en esas elecciones históricas. Una paliza para cuando estén gritando: ¡Fraude!, los propios votos los desmientan. Recordemos, que el 05 de febrero 2024, las agencias de inteligencia o más específico, la CIA o Agencia Central de Inteligencia, en su informe de evaluación anual de amenazas, publicada por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, reportaba que Maduro: «conservará un sólido control del poder y es poco probable que pierda las elecciones presidenciales de 2024…». Y tal, como propusiera, Evan Ellis, profesor investigador del Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de EEUU: «Ya es hora de que Estados Unidos pase de una postura de ilusiones a una de contención», sin dudas, todo un guerrerista. Es, lo que acaba de hacer la Administración Biden, al reafirmar la aplicación de las «sanciones» criminales o medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela a solicitud de los mismos delincuentes de siempre: María Corina Machado, Julio Borges, Juan Guaidó, Capriles Radonski, Carlos del Veccio, Antonio Ledezma, Leopoldo López y demás integrantes de la banda de delincuencia organizada, que robó dineros de los venezolanos y venezolanas en el exterior e impulsó, en concordancia con el imperialismo, una política de destrucción de la venezolanidad, en conjunto con la pupú o mejor conocido como el G4 u oposición extremista.

Como lo describió –acertadamente- el propio Presidente Nicolás Maduro, la política criminal contra Venezuela ha sido brutal: «En una primera fase de Asfixia. Entre 2014 y 2019, el bloqueo cortó el financiamiento al país, impidiendo que el Estado disponga de las divisas, del oxígeno que requiere para adquirir alimentos, medicinas, insumos, repuestos y materias primas esenciales para la actividad económica. (…) De cada 100 dólares o euros, que el país obtenía por la venta de petróleo en 2014, hoy obtiene menos de1». «A partir del 2015, se acelera la caída de ingresos externos de Venezuela, cuando comienza la persecución financiera contra PDVSA, que culmina en 2019 con el robo de CITGO, la operación de despojo más grande que se haya cometido en la historia reciente contra alguna nación del mundo». «Desde 2015 en adelante, el ritmo de caída de los ingresos externos de Venezuela se eleva a 30 mil millones de dólares al año…». «El bloqueo es, como diría Von Clausewitz, la continuación de la guerra por otros medios, en este caso a través de medios económicos", expresaba el presidente Maduro». En esa guerra hibrida no convencional del imperialismo decadente contra Venezuela, su pueblo e instituciones, contó Washington con la colaboración de apátridas traidores que llevaron al seno de PDVSA, el saboteo interno (Rafael Ramírez) para provocar la auto destrucción de la industria, acompañada de la confiscación de los recursos y activos de PDVSA (Juan Guaidó), incluyendo varias refinerías y la empresa CITGO, cuyos activos superan los 40 mil millones de dólares, que pasarán a la historia como el más canalla acto de infamia entre una nación poderosa (EEUU), sus tribunales y una banda mafiosa y criminal de supuestos venezolanos y venezolanas, enemigos todos y todas de Venezuela (G4: Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia y AD de Henry Ramos Allup).

Ha sido una batalla entre David versus Goliat. El pequeño: «David recogió cinco piedras lisas y las colocó en una bolsa. Tomó su honda y su bastón de pastor y fue a enfrentarse a Goliat (el gigante)». (1 Samuel 17:40). Tal cual, la batalla. «Cuando Goliat vio a David, gritó y se burló de él. Dijo que un pastorcillo no podría vencerlo». (1 Samuel 17:42–47). «David corrió hacia Goliat. Rápidamente, lanzó una piedra con su honda. La piedra golpeó a Goliat en la frente y el hombre gigante cayó al suelo.» (1 Samuel 17:48–50). Resistencia, ha sido la onda que permitió al pueblo venezolano vencer a la superpotencia imperialista, la cual acompañada de una magistral dirección política del Presidente Nicolás Maduro Moros, coadyuvaron a derrotarla junto a sus secuaces del oposicionismo, supuesto venezolano y los traidores de falso pelaje tipo Rafael Ramírez o Tareck el Aissami. Ambos, igual de corruptos como traidores. En particular este último, captado por la CIA y como Ministro de Economía, junto al también funcionario público: Simón Alejandro Zerpa y el empresario Samark José López. Importante precisar, que fue Simón Zerpa, quien como confidente de la CIA, fue quien precisó el itinerario seguido por el patriota Alex Saab y se los comunicó a la CIA para su detención en Cabo Verde. Fue, una conspiración criminal que buscaba complementar el daño causado por las sanciones criminales de Washington contra Venezuela, como bien lo explica el Fiscal General de la República, Tarek William Saab, los objetivos buscados por esta banda criminal: «El primero era, destruir la moneda y disparar del dólar paralelo, lo que comenzó a causar estragos en la economía nacional, a un punto tal que los salarios, los bonos, las ganancias económicas comenzaron a verse afectadas. Y el segundo, implosionar la moneda, fomentar el caos económico a través del dólar paralelo, con la ganancia que daba la venta del crudo a través de los buques en medio de las sanciones, y luego desaparecer esas ganancias». Hasta que Maduro, se dio cuenta y mandó a investigar y parar el bochinche. Presos están y presos se quedarán por esta segunda parte de la trama de corrupción: Pdvsa- Cripto de la cual, emerge ahora la iniciativa Presidencial de consultarle al pueblo venezolano, la posibilidad de implementar la elevación de las penas de prisión hasta la condena perpetua. La pena máxima que permite la Ley venezolana, es de hasta 30 años.

De principio, manifestamos estar en contra de la Cadena Perpetua pues la misma no es otra cosa, sino una muerte lenta en prisión, con pena interminable. La cadena perpetua, es a todas luces inhumana y cierra toda posibilidad de reforma o rehabilitación del reo. Al fin y al cabo, es una especie de «pena de muerte» social. En la actualidad, la cadena perpetua, es la moda en EEUU. Según datos del Consejo de Investigación Nacional de EEUU, recogidos en el Sentencing Project, se ha registrado un «histórico aumento» en la aplicación de cadenas perpetuas: «una de cada nueve personas, actualmente en prisión en Estados Unidos, está cumpliendo una cadena perpetua, y cerca de un tercio de éstos fueron condenados a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional». La experiencia internacional nos dice que, desde el Sexto Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente, se reconoció: «que los largos periodos de encarcelamiento, sobre todo la prisión perpetua, no cumplan con los fines deseados, a menos que se tomasen las medidas pertinentes para hacer regresar a los presos a la vida social en el momento adecuado.» En términos constitucionales y legales, el sistema penitenciario atiende a las finalidades concretas de lograr la reinserción del sentenciado a la sociedad y procurar que no vuelva a delinquir. La prisión vitalicia, así como la imposición de varias sentencias en las que se acumule un número de años en prisión, considerablemente largo, conlleva a que el interno muera en reclusión, sin que se le asegure la más mínima posibilidad de salir jamás de ésta. Esto, ha provocado que en Europa, se esté reconsiderando otras alternativas diferentes a la cárcel perpetua. Los «sepultados en vida» como se autodefinen, los que están en dicha situación. La experiencia de EEUU, que ha puesto de moda de moda la cadena perpetua, si algo demuestra, es que la misma no es un disuasivo eficiente para no delinquir. Las penas de larga duración y vitalicias, contravienen los derechos humanos reconocidos constitucionalmente, lo cual habla muy mal del autoproclamado: «gran defensor de los ddhh» (EEUU). De lo que estamos seguro, es que 30 años es muy poco de sanción para un criminal serial o de otro tipo de crimen gravísimo y debería elevarse a 50 años como mínimo, para buen resguardo de la sociedad, y contemplar la sanción contra los criminales que buscan asesinar la Patria o traidores de la Patria, un crimen que se ha generalizado en los últimos años gracias a la impunidad.

Postscriptum: La moda, que están intentando posicionar los enemigos de la Patria, tipo agente CIA-Oscar Figuera (ex PCV), tiene que ver con que las sanciones imperialistas son de Maduro y nada tienen que ver con EEUU y mucho menos, con la Unión Europea. Maduro es el responsable y ejecutor de las mismas. Maduro siempre es, el responsable de todo lo malo que le ocurre a Venezuela, según la lógica de Figuera y su combo de ex pecevecos quienes ahora hablan de fraude, en unas elecciones a celebrarse en julio próximo. De psiquiátrico está, el susodicho mal político de oposición que un día manifiesta apoyar a Rosales y el otro ya Rosales, ha retirado su candidatura por orden de Washington. Y hablando sobre eso, el candidato de las élites imperialistas: Edmundo Gonzáles Urrutia o de la Pupú o Plataforma Unitaria Democrática, lo que conocimos como G4, mucho antes se llamó Mesa de la Unidad, tantos nombres ha tenido y tanto mal, que han provocado contra Venezuela que ahora sobreviven ocultando a los venezolanos y venezolanas de bien, su verdadero nombre pues pretenden que engañando al pueblo venezolano quienes son, éste permitirá darles vida política. «Así sea una burra, así sea una prostituta, así sea huele pega, tienen que ponerla porque tiene una ‘cuchara’» así manifestaba su descontento este aberrado sexual, por la decisión del CNE de incrementar la participación femenina a un 40 por ciento de las candidaturas a la Asamblea Nacional. ¡Un misógino, odiador de mujeres es el tal Edmundo! Pero el pueblo venezolano, está claro que Nicolás Maduro es la continuidad de la Revolución Bolivariana y la derrota de Washington y su política criminal de sanciones y de racismo en contra del pueblo venezolano. Todo un feminista, tan igual lo fuera nuestro Comandante Chávez… Quien no mejora, es el servicio del banco Bicentenario, un servicio público ineficiente que pasó del mal servicio a la no prestación del mismo, valga decir de Guatemala a Guatepeor, ante la ineficiencia de la Sudeban. Quien esto escribe, lleva dos meses sin servicio bancario y ha entrado en su tercer mes, sin funcionamiento de su plataforma digital. Un procedimiento tan elemental, como lo es la actualización tecnológica de la plataforma digital del banco, terminó convertido en la privación del servicio para millones de sus usuarios o usuarias. Bicentenario, se ha convertido en el mata voto por excelencia de este proceso electoral presidencial…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 959 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: