No renunciemos a la disidencia

La revolución iniciada por Chávez está, en mi opinión, en peligro de perderse. Y no sólo me estoy refiriéndome a lo electoral, donde inclusive ganando las próximas elecciones tal peligro continuaría.

En mis escritos semanales he dado prioridad a hablar sobre esto. He señalado la urgencia de buscar la organicidad de la disidencia que, la gestión de gobierno, está produciendo.

No me refiero a construir algún movimiento y muchos menos un partido, como algunos maledicentes pretenden endilgarme. Se trata de impulsar, dentro de la revolución y dentro del Partido, la discusión y la crítica sin que, acusaciones destempladas y amenazantes, nos atemoricen.

Una forma primaria de darle organicidad a la crítica argumentada -bien alejada del chisme y la bajeza- es darle toda la difusión que podamos, por las redes, a lo que escriban los revolucionarios, en uso del derecho a disentir de las líneas que el Gobierno traza.

Para los que en estos momentos sentimos profunda preocupación, esa es la tarea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 851 veces.



José Manuel Rodríguez


Visite el perfil de José Manuel Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Manuel Rodríguez

José Manuel Rodríguez

Más artículos de este autor