El pro y el contra de las sanciones para las elecciones del 18 de julio

No caigamos en pasiones. Los gringos nos creen su "patio trasero"; nos tienen en jaque continuamente, repitiendo una y otra vez, que tenemos una "dictadura". Solo pretenden controlar, manipular y monitorear a su libre albedrío la industria petrolera. En Arabia Saudita, tienen gobiernos autoritarios, nada democráticos y andan de la mano haciéndose carantoñas. Cuando ellos lanzan la mirada hacia los pueblos latinoamericanos; no buscan ni democracia, ni derechos humanos, ni nada que se le parezca; buscan gobiernos sumisos para meterle mano a nuestros recursos naturales y sólo tienen presente aplicar la Doctrina Monroe.

EEUU se encuentra ante la disyuntiva de tener varios frentes a la vez; el genocidio de Israel Vs Palestina; Ucrania Vs Rusia y el enfrentamiento que mantiene contra Iran, por el ataque el consulado iraní en Damasco, que tuvo como respuestas, los drones lanzados contra Israel. Con la amenaza latente de continuar dando respuestas, en caso de que se repita el ataque. EEUU no satisfecho con este teatro de operaciones bélicas por doquier, lanza sus incentivan conflictos creados por ellos mismos para Latinoamérica, donde mantiene su ojo avizor con Ecuador, Argentina, Chile, Peru, Guyana y Paraguay. Ahora nos late en la cueva con el recrudecimiento de las sanciones contra Venezuela; gracias a los apátridas que en su afán de imponer a la fuerza a la inhabilitada, les piden a gritos más sanciones y con ellas más estrangulamientos al pueblo. En las elecciones del 2015 este libreto les funcionó. Recordemos el ataque mediático sin precedentes, que causó miedo en la población, les funcionó. Todavía utilizan las amenazas contra nuestro país, con el famoso ritornelo de ahí viene el lobo…. La mayor fortaleza que tienen las sanciones, es tener enfrentado a un pueblo arrecho y nacionalista, capaz de ofrendar su vida.

Debemos puntualizar que Venezuela a través del presidente Maduro ha mantenido una posición firme de no caer ante los chantajes y amenazas y no arrodillarse ante el recurrente torniquete que intenta ahogar a nuestra economía. Actualmente Venezuela tiene un crecimiento económico del 5% avalado por la CEPAL Tenemos una apertura, más prometedora, con los mercados fronterizos; que presenta mejores pronósticos; entre ellos Colombia y Brasil, con los que se ha llegado a acuerdos sustanciales. Existe la posibilidad que en tiempo perentorio Venezuela ingresará al BRICS, lo que permitirá fortalecer nuestra economía. Se cuenta con un pueblo arrecho, que no se le enfriará el guarapo, ni esconderá el bulto ante las amenazas imperiales y sobre todo tiene presente que no se le va a olvidar a la hora de de no votar, por quienes han pedido sanciones a gritos para lanzarnos a la desesperanza. Ante esta marejada de acechanzas, contamos con un pueblo con conciencia, que se rastrea por la revolución bolivariana; que ante un supuesto negado de ganar la inhabilitada o el filosofo; y al darle inicio a sus andanadas de políticas neoliberales, el pase de factura, hostigamiento y pare usted de contar, al mero estilo de Milei en Argentina, el remedio sería peor que la enfermedad. Vendrían con todo y no mirarían para los lados, a quien o no voto por ellos. Mirémonos en el espejo de Milei, que fue aplaudido por la ultraderecha recalcitrante, empuño las baterías y con ella un puñado de medidas y ajustes; entre ellas la de poner con las paticas en la calle, a inflar las cifras de desempleo a miles y miles de argentinos.

El filosofo Rosales, sufre de amnesia y se está vendiendo como el angelito bueno e inofensivo, que no ha quebrado un plato; él sabe que va a ser apabullado en caso que se le una la inhabilitada, allí solo haría el papel de Corina Yoris y al final quien asumiría el mando seria MCM.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1136 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: