En tres palabras

Reconozco mi error. Chávez tenía razón. Apoyemos a Maduro. Rosales perdió oportunidad. Ganaremos el 28. Como merecido regalo. Al comandante Chávez

Hoy inscribirá su candidatura presidencial, el presidente obrero, Nicolás Maduro Moro. Por quién votaré, si Dios me lo permite, el 28/07/2024.

Lo confieso:

Desde hace 5 años vengo "profetizando" que a pesar de que he considerado que el Presidente Nicolás Maduro ha sido mejor gobernante que el presidente Hugo Chávez (no mejor líder, por supuesto) por razones que sólo intuía. Nuestra candidata presidencial sería Delcy Rodríguez. Todo indica, al día de hoy, que mi intuición se equivocó y así lo reconozco públicamente. Aunque aun faltan 4 meses y cualquier hecho, inesperado desfavorable, pudiera ocurrir. Nada está determinado. Ojalá no ocurra.

También reconozco que no estoy conforme con los objetivos y metas alcanzadas del Plan de la Patria. Pudimos y podemos lograr muchísimo más. Estoy seguro. Convencido. He vivido de cerca muchas falencias o fallas cometidas. Por ejemplo, en algunas gobernaciones, alcaldías, en PDVSA y en Pequiven. Hemos cometido errores imperdonables. Verbigracia: No priorizar el enfrentamiento a fin de disminuir al máximo la corrupción y la burocratización, han sido dos de ellos. Muchas promesas y ofrecimientos incumplidos. Sólo apenas, desde hace unos años para acá el gobierno y el fiscal general -- a quien reconocemos su valentía -- ha puesto el dedo en la llaga. Aunque hay casos tanto del lado del gobierno como de la oposición, que continúan impunes. Esto nos incomoda a más de uno. Soy uno de ellos. Como al Presidente Maduro: nos arrecha descubrir que quienes deben dar ejemplo de honestidad y compromiso, nos traicionen y con sus actos desmoralicen e incomoden al pueblo. A quien luego vamos a pedirles su confianza y su voto, como si no hubiera pasado nada. Molesta sentirse cómplices de tales fechorías.

A partidarios del gobierno y, sin duda, a la gran mayoría de opositores o "independientes" nos incomoda que siempre haya un culpable externo para justificar o explicar nuestras carencias y problemas. Y no terminemos de aceptar que no estamos suficientemente preparados para gobernar.

Lo sabemos:

Hay valores, principios e ideales que son invalorables y para lograrlos y mantenerlos se requiere pagar un alto costo individual, colectivo y/o social. La independencia, la soberanía, la libertad (no el libertinaje) y la dignidad, son algunos de ellos. Hemos sido sometidos a amenazas, sanciones, bloqueos unilaterales, sabotajes, presiones y descalificaciones internacionales. De quienes hoy controlan los hilos del poder financiero, tecnológico y militar del Estado profundo, el sionismo mundial y la maldad reptiliana. Ayudados por quienes controlan los medios de comunicación y de desinformación mundial, internacional y transnacional.

Hasta en países vecinos y hermanos, como Colombia, se nos ha satanizado y se ha tergiversado buena parte de la realidad real de nuestro pueblo. De ello se han encargado muchos medios y redes sociales, controlados en el mundo por quienes adversan nuestro proyecto de cambio y transformación.

Por cierto, mal llamado socialismo. Según mis modestos conocimientos y experiencias vividas en países socialistas.

Según mi modesta apreciacion vivimos, realmente, un capitalismo mixto ( Empresarial, social y de Estado) con modestas intenciones sociales de carácter socialista. Al menos, es lo que creo haber aprendido, leído y vivido. En Venezuela ni siquiera hay una abierta o evidente lucha de clases. Hay es un regulado juego triádico social entre: patriotas y apátridas ( pro imperialistas) por un lado y una gran mayoría, en el centro, que oscilan entre esos dos extremos. Se abstienen o reniegan de ambos polos aunque no tienen contrapropuestas y les cuesta activarse políticamente. Si acaso participan en actividades económicas y sociales.

Confieso, además, que me equivoqué porque "profeticé" que Manuel Rosales (gobernador del Zulia y ex candidato presidencial) sería el candidato de la "unidad" opositora. No sé si lo hice público pero en privado mantuve la hipótesis o "predicción" que en un escenario unitario el sería el candidato y de ser así, nos gustara o no, seria el próximo presidente. Hasta que María Corina y algunos de quienes le apoyan volvieron a "meter la pata" y una vez más, ponen en bandeja de plata la victoria a favor de quienes si iremos unidos a pesar de algunas deserciones y mini-divisiones en el Polo Patriótico, que lamentamos y esperamos saber superar.

La oposición, menos mal, no termina de aprender. Y, en verdad, necesitamos -- como pueblo quien paga los platos rotos -- una oposición sería, inteligente, creativa, decente, valerosa, democrática y patriota. Para mí, y no comprometo a nadie más, esta posibilidad la representa Manuel Rosales y UNT. Que han dado demostración de capacidad de negociación y diálogo, de altura política y de respeto a las leyes e instituciones democráticas. Y no han llamado a la violencia, el golpe de estado o la intervención militar extranjera. Al menos, hasta ahora. Esa es la verdad duelale a quien le duela. María Corina saboteó y echó por la borda esa gran oportunidad histórica de la oposición. Quienes tienen pleno derecho a gobernar nuestro país, como lo hicieron en el pasado durante más de 40 años. Sólo que su soberbia, odio, rencor, testarudez, sectarismo tiene segados a algunos de sus líderes. María Corina es un ejemplo evidente.

Chávez, con inteligencia prospectiva nos propuso aquel 08/12/2012, apoyar a Maduro. No nos dijo si lo hiciéramos una sola vez o todas las veces que fuera necesario.

A pesar de los pesares. De mis observaciones críticas e irreverencia permanente. Hoy, lo digo públicamente:

Me equivoqué con Nicolás Maduro. No sólo se inscribirá hoy como nuestro candidato presidencial sino que no tengo dudas de que será de nuevo el. presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.

Se lo merece y nos lo merecemos. Será un merecido regalo de cumpleaños al comandante Hugo Chávez Frías.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1717 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: