De la manía de inventar héroes, quienes terminan siendo maltratados. No es del bronce la culpa

El hombre que creó a Dios se tuvo miedo.

El hombre que creó a Dios

después del miedo a sí mismo

le tuvo miedo a Dios.

Helí Colombani

Quizás después de haber inventado a Dios o los dioses del Olimpo, el hombre la tomó por inventarse héroes. Digo inventarse, porque los héroes verdaderos no son una invención individual ni colectiva, los construye la fuerza del colectivo desatada, en movimiento. No es una cosa que inventan los individuos ni los grupos. En estos casos, están los dioses.

Pero cada parcialidad y generación inventa sus héroes particulares, lo que no niega que los haya de verdad, pero como antes dijimos, si esa generación en multitud les levanta y pone en la garganta sus gritos. Aquellas necesitan que su existencia y sus programas, acciones, tengan una figura que los distinga, hasta les una y justifique lo que harán después. Ahora, la virtud de héroe digno del bronce, queda sujeta a que la generación o tendencia del candidato llegue a donde sea pertinente para materializar aquello.

Los franceses por cierto, tienen su panteón de los héroes y aparte el de los notables – no recuerdo con exactitud si este último es el calificativo, pero creo lo es – lo que me parece juicioso y hasta acertado. Porque una cosa, por ejemplo es haber sido Andrés Bello, para escoger a un personaje controversial, digno de muchos reconocimientos, hasta de más trascendencia que muchos héroes, pero que nada tuvo de esto y otra Antonio José de Sucre, a quien menciono porque, al pensar en Bello y su aporte a nuestra cultura, hay que hacerlo en comparación con los más altos niveles. Tal como si hablásemos de Simón Rodríguez, nuestro Robinson.

Por estas reflexiones, para explicarme mejor, repongo un artículo escrito hace más de treinta años, encontrado en una gaveta, impreso en un viejo periódico de Barcelona, lo que revela cómo, lo antes dicho, fue pensado en ese tiempo.

------------------------------------

¡Pobrecitos! ¡Tremenda vaina les echaron! Hubiera sido preferible que los dejasen descansar en paz. Ellos murieron sin haber hecho nada trascendente. Por lo menos, no tanto como para que alguien se le ocurriera la cursilería de levantarles estatuas o sembrarlos en bustos en algunos rincones, por muy ocultos que estos estén. Con lo poco que hicieron en beneficio personal, de sus amigos y de sus propios grupos y que en ningún caso se corresponde con el interés general, quizás se sintieron contentos. También sus familiares, amigos e íntimos tienen todo el derecho de sentirse orgullosos de aquellos, sus particulares héroes o ilustres personajes; y de sus ejecutorias, pero cuando se les ocurre la infeliz idea de llevarlos al bronce y exhibirlos en público, es poco el favor que les hacen. Pues esos "reconocimientos" allí plantados, en aquellas esquinas semioscuras, en placitas sucias, al final de calles ciegas, en islas de avenidas con aires de abandono y entre arbustos sedientos, incitan a todos los que observan a averiguar sobre sus vidas. Pero como la mayoría de nosotros tiene un modelo de héroe para el bronce, molesta si esos reconocimientos no cumplieron por lo menos con las "marcas más bajas". Y entonces, sin quererlo, sin que suya sea la culpa, uno se vuelve contra ellos. Y esto es válido, aún en el caso de aquellos que, si alguna vez llegaron a hacer algo importante, más tarde fueron inconsecuentes e invalidaron todo derecho a ser homenajeados. En esta última categoría, podría incluirse, sí señor, a Juan Bautista Dalla Costa. Podría pensarse en Páez, pero fue tan grande su aporte a la independencia hasta Carabobo, que se hizo merecedor a la estatua, pese sus posteriores inconsecuencias. Y estas fueron tantas que motivó que contra él se alzase el General llamado de "Hombres libres", Ezequiel Zamora y con este se desatase la Revolución Federal, que terminó haciendo lo mismo que quiso combatir. Por supuesto, el lector sabe que, de estos resultados, Zamora ninguna culpa tuvo, dado que murió por una misteriosa bala salida de sitio impreciso en un momento cuando se desarrollaba la batalla de Santa Inés, entre sus huestes y las del centralismo o del gobierno de Páez.

Llegando aquí y dado que los federalistas, falsos herederos de Zamora, terminaron ganando la guerra y llegando al poder, pero siguieron haciendo los mismo que hicieron Páez y los suyos, quiero compartir con quienes esto lean, la evaluación que Domingo Alberto Rangel, "Los andinos en el poder", hizo de los federalistas de Juan Crisóstomo Falcón y los suyos, como gobernantes:

"El pueblo de Venezuela mirará con indiferencia la caída de los legatarios de la Federación". Le prometieron tierra y le dieron recluta permanente. Le anunciaron la libertad y nunca han sido más sañudos y arbitrarios los jefes civiles de peinilla. Le pregonaron la libertad y prosperidad y le entregaron un país estancado en donde apenas hay posibilidades de morir".

Y por culpa de esos aduladores de oficio, abusadores del derecho de las mayorías, sensibleros, simplistas o muy poco exigentes, cuando uno ve una de esas estatuas o bustos o ciertos nombres de avenidas, edificios públicos o instituciones y se entera que no hubo razón suficiente para esa exaltación, se pregunta entre sarcástico y rabioso:

¿Y a quién se le ocurrió echarle tamaña vaina a ese hombre?

De esa manera, aquellos hombres, los homenajeados, de dimensiones de lo más común del mundo, que nunca quisieron ni pensaron trascender, sin culpa alguna, por lo menos de su presencia mediante estatuas, bustos o placitas, resultan agredidos y sus huesos se remueven en la tumba. Y así estarán hasta el momento que la posteridad ponga las cosas del pasado en su justo sitio.

Muchas veces, algún acucioso y o mal hablado, incitado y excitado, él dirá que agredido, rebuscará en la vida de algún personaje puesto en bronce, hasta encontrar "una razón más para derribar esa estatua". Gestión y esfuerzo inútil, porque el tiempo, inexorablemente se encargará de hacerlo.

Usted lector tiene todo el derecho y toda la razón de reflejar estas reflexiones sobre alguien concreto; pero yo pensaba de manera específica, como arriba lo dije, en el señor Juan Bautista Dalla Costa, de muchos reconocimientos en Guayana.

Para 1863 agonizaban los godos, decaía el esfuerzo triunfante de los federalistas en la Guerra Federal. Juan B. Dalla Costa, centralista y como tal partidario de Páez, gobernaba y resistía en Guayana. Ya Falcón había asumido el poder como comandante victorioso.

De nuevo, el Orinoco, aparece como una enorme barrera defensiva, como lo fue para los españoles hasta 1817, cuando el general Piar, al fin toma a Guayana, después que los orientales desde por lo menos 1813, lo intentaron varias veces, por saber el valor estratégico de ese espacio. Pues Dalla Acosta, se mantuvo en el poder porque el empecinado ejército de Juan Antonio Sotillo y su hijo Miguel Sotillo, no pudieron repetir la hazaña de Piar, el hijo de Otra Banda, Curazao, pero hecho guerrero de significación y enorme valor entre los orientales. Recordemos el curioso detalle que de 12 o 13 combates en los cuales Piar comandó, sólo perdió uno; el de la "Batalla del Salado o Salao", en las afueras de la Cumaná colonial, intentando detener el enorme ejército de Boves quien hasta allá había llegado, siguiendo a los llamados "emigrados de oriente", en 1814, entre quienes se encontraba El Libertador.

En agosto, Dalla Costa se negó a entenderse y entregar el poder. No quiso acordarse con el general federalista Juan Antonio Sotillo ni con el comisionado nacional del federalismo señor J.C. Ochoa. Incluso en octubre y noviembre acarició la idea de continuar la guerra e invadir Barcelona. Pero inmediatamente cambia de planes y opta por enviar un comisionado a Caracas con la propuesta de hacerse federalista, como quien cambia de camisa, con la condición que le dejasen gobernar Guayana. Con el asentimiento de Falcón, proclamó en su espacio gobernado la Federación y nombró para el nuevo Estado un gobierno provisorio. Hizo un simulacro de elecciones para escoger los diputados a la legislatura de acuerdo al concepto Federal y se cuidó que los escogidos fuesen hombres suyos.

Pero Falcón y el mando Federal no se "comieron el cuento" y poco tiempo después, por orden de aquél, el general José Loreto Arismendi, invadió Guayana y constituyó nuevo gobierno.

Todo esto viene a cuento, porque ayer pasé por un espacio abandonado, lleno de basura y heces de perro, donde hay un busto del señor Dalla Costa.

En el frontón de la iglesia de Nuestra Señora de París, todos los bustos de los reyes franceses están descabezados. El pueblo de París, en los agitados días de la revolución, los evaluó.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1090 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com      @elidamas

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: