La cosa

En aquel país donde los poderes habían sido concentrados en el Gran Hermano que vigila las conspiraciones, sobrevino aquella cosa que sumió a las élites en la desesperación…

Apareció como de la nada, en una de tantas noches de hambre nacional en que la mayoría de los ciudadanos se había acostado sin cenar y a esperar un milagro de cambio en sus vidas. Se sintieron sonidos como de trompeta, como anunciando el fin de algo… entonces se oyeron los primeros gritos de alarma…

─ ¡Ya viene! … ¡Ya viene!…

─ ¿Qué? ¿Ya viene?

─ ¡Sí! ¡corran! ¡escondan las camionetas de lujo! ¡Comuníquense con los paraísos fiscales! ¡borren todas las pruebas!

─ ¡Que el presidente llame a Joe! ¡Llamen a Joe ¡─imploró alguien.

Por todos los entornos de la élite se oyeron voces atribuladas:

¡Que intervengan los colectivos! … ¡furia bolivariana! … ─gimieron gobernadores y alcaldes; todos corrían como almas que se las lleva unas elecciones libres sin inhabilitados.

Desde las alturas del poder, exclamaron: ¡Es otra conspiración!

─ ¡¿Otra conspiración?! ¿Hasta cuándo?, ¿Es que esos maestros no se cansan? … ¡coño! ─ Masculló PC quien se encontraba por ahí ingiriendo algo.

Alguien clamó:

Teníamos que haberlos sustituidos por milicianos … ahora no hay tiempo… que cada quien sálvese como pueda… ¡Corran!

─ ¡Los viejos y los sindicalistas también están en esa volada! ─ masculló una voz.

─ Tenía razón la vieja Lagarde ─ gritó un diputado bien papeado mientras huía de algo que parecía inminente.

─ ¡Debimos acabar con los pensionados y jubilados con vacunas y con menos salario mínimo!

Se recuerda que ese día (o esa noche), desde FEDECÁMARAS, también salió un alarido de furia bolivariana desesperada: ¡Teníamos que haber eliminado el salario y las prestaciones! …

Debió ser un encumbrado de esa cúpula quien farfulló: ¡Se acabaron los dólares baratos!...

─Están dirigidos por la CIA … ¡Es una conspiración! ─se oyó insistentemente en medio de aquella tribulación.

¡Ave María Purísima!

─ ¡No hay! ¡Es inflacionario! ─exclamó un tal diputado JF.

¡Quemen las cajas con los dos millones de votos del referéndum! ─Imploraron desde el CNE de aquellos días

¡Viene! ¡ya viene! ¡está en la biblia!… ¡Corran! …

¡yo me voy a Turquía!

¡Van a votar contra nosotros!

¡Perdemos el poder!

¡Corran! …

… ¡Que las elecciones democráticas nos agarren confesados!...

¡Inhabiliten a las mujeres!...

¡Jesús, María y José!

¡Sálvese quien pueda!...

………………………………

Pero ¿Qué fue aquello que amenazó a élites y a enchufados? ¿Fueron elecciones democráticas?

¿Qué estaba bebiendo PC?

¿Entonces solo fueron dos millones de votos?

¿Querían eliminar salario y prestaciones y sustituirlos por bonos y por eso les cayó aquella cosa?

¿Se trata de Joe el amigo de SB?

¿Por qué siempre acusan a los maestros de conspiración?

¿Por qué siempre quieren matar a los jubilados y pensionados?

¿Querían inhabilitar a todas las mujeres?

¿Cuánto gana JF como diputado? ¿Tiene este hombre furia bolivariana?

Todas estas preguntas serán respondidas en el próximo episodio de LA COSA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 900 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Más artículos de este autor