A mis 85 años testimonios y percepciones de mi patria herida

CUANDO CUMPLÍ LOS 80 EXPRESÉ CON AMPLITUD LA CRISIS QUE YA NOS AZOTABA EN UN AMPLIO ARTÍCULO PUBLICADO POR ESTE PORTAL DE APORREA

Por: Teodoro Guerrero Salas

He estado meditando, pensando mucho, prácticamente uno cae en dilemas o disyuntivas por lo complejo de los problemas, por los que estamos atravesando gran parte de la población venezolana, pero en especial los adultos mayores o de tercera edad, que desde hace unos 10 años fuimos sorprendidos por la actual administración gubernamental, con las desmejoras que nos aplicaron ante una crisis, económica, política, social, cultural y ante todo, por las acciones de liderazgos negativos, que han venido administrando el país, con criterios muy distantes de las normativas legales y por efectos de una pugnacidad política entre distintas corrientes ideológicas que se empeñaron cada quien en anteponer sus intereses individuales y políticos, en vez de someterse a la Constitución y las leyes laborables que aún vigentes, pero que fueron totalmente vulneradas por decisiones discrecionales, personales, sin importarles los perjuicios psicológicos, de salud, lo económico al despojársenos de toda la Seguridad Social y derechos laborales que desde tiempos atrás disfrutábamos.

Recuerdo que cuando cumplí los 80 años, este portal de Aporrea, tuvo la bondad de publicar un artículo, el 10-02-de 2019, que en sí fue un ensayo en el que, expresé la problemática, que ya nos había perjudicado, y en ese artículo narré una serie de consideraciones y críticas a la mala praxis política por parte de los llamados gobiernos ‘’democráticos’’, que en los últimos 65 años han mal gobernado el país, porque hay fundamentos histórico políticos que han dado cuenta de una balance negativo de los llamados partidos democráticos que han gobernado y su dirigencia, que han caído en graves errores administrativos, no es secreto para nadie de los derroches y las corruptelas de esos gobiernos y por acción negligente de las altas responsabilidades de Estado.

La burocracia, la corrupción, el gran derroche de los altos ingresos petroleros que entraron en dos administraciones, que por cierto juntas prometieron un país potencia, desarrollado, productor, desprendido de la dependencia, y administrando riquezas con criterios de escasez, pero que en la praxis fue todo lo contrario, malbarataron esos billonarios ingresos en suntuosidades, en usufructos individuales, de roscas, élites partidistas, engañando a la sociedad o el pueblo, fue tanto el derroche de los últimos 50 años, que el país está herido de muerte, ES LA PATRIA HERIDA.

Primero por los 40 años del bipartidismo, que dejó graves secuelas, luego llegan los actuales gobernantes, prometiendo villas y castillos, el país se refundaría según la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada por el pueblo y la sociedad, y se sepultarían los viejos vicios como rémoras coloniales arrastradas en la historia, y que resultó ser un nuevo engaño al país, porque quienes arribaron con el apoyo mayoritario del pueblo, fueron fracasando en su intento por restablecer la real ‘’Democracia’’, en su lugar se pervirtió la manera de aplicar la Doctrina de nuestro Libertador, en su lugar aplicaron un híbrido de bolivarianos con Socialismo del siglo XXI, que resultó una colosal anarquía muy lejos de lo establecido en la CRBV, es decir surgió un gobierno como capitalismo de Estado, que suprimió todas las posibilidades un una verdadera democracia al punto, que, el país cayó en una fuerte crisis, de la que no se ha podido salir, y que ya está visto que de manos de esta dirigencia, el país no recobrará su democracia, es precisamente nuestra Patria herida de muerte.

El pueblo cansado de tantas promesas, tanta demagogia y populismo, y tanto despilfarro de las riquezas de la nación cuyas administraciones por ley deben ser administradas con pulcritud y rendición de cuentas, pero en manos de gobiernos anárquicos todo se convierte en caos y desorden, y consigo reina la impunidad y el desacato a las normativas legales, por todo este desastre el pueblo desea un cambio aprovechando que este 2024 la CRBV contempla elecciones libres para el mes de diciembre, pero ahora este gobierno, pretende gobernar hasta el 2030, acogiéndose a la agenda de la ONU, que prometió el desarrollo sustentable y ya determinaron que desde el 2015 a la fecha el mundo va en retroceso, como en retroceso va nuestra Venezuela.

Sí no se logra restablecer las libertades del voto libre y soberano, no amañado ni manipulado para seguir gobernando con una minoría de menos del 20 por ciento de la población inscrita en el CNE, tanto es así que los últimos procesos quienes ostentan el poder ganaron con un 18 por ciento, y así pretenden seguir gobernando a la mayoría, la maniobra ahora de adelantar elecciones para que se inscriban candidatos bates quebrados que ya el pueblo no cree en ellos, y que al lanzarse favorecen los votos cautivos del gobierno, que ganaría con minoría cuantitativa y cualitativa, pero se aferrarían a los resultados electorales, pues tienen todos los poderes a su favor.

Por cierto, hoy leía fragmentos de un poema para una ‘’Patria Herida’’, y, comienza así: Hoy quisiera abrazarte con las manos sudorosas, de aquellos jóvenes nobles que día a día, trabajan de afán sincero, en verte hermosa, haciendo que su labora, reina preciosa; hagan brillar lo que otros mancillarían. Hoy, quisiera borrar esas furtivas obras, que riegan con sangre virgen la tierra agreste; de aquellos que ocultos dañan, roban y engañan para cuidar su espacio lleno de peste, perdidos de noble causa que se les diera. Nunca verán las tristes caras de niños que piden pan a migajas en los mercados. Que buscan en la basura su desayuno; y juegan con carros rotos destartalados, mientras sus almas limpias sufren calladas. El mandatario ríe a carcajadas por una victoria fatua, bien amañada en mesas electorales y mil patrañas.

Nunca verán los ojos del gobernante, a los enfermos flacos y agonizantes; que viven en ranchos grises sus mil pesares, que pierden la vida en vela sus familiares, por esperar ayudas humanitarias; por llorar a los muertos de mil batallas.

Ni que decir de nuestros bellos abuelos, que en desespero piden paz y consuelo, en cambio deben luchar en calles, para encontrar sus medicinas inalcanzables, para llevar comida a sus hogares. En mi país quien sufre, son sus mujeres; que visten ropa humilde, con lo que pueden, que aceptan sucios tratos con hombre viles. Para vender su cuerpo, sin ser hostiles, por algo de comida, de manos crueles. Y es esa indiferencia que causa horror; que se hace incauta al extremo por silenciar, los hechos que ya tenemos que denunciar, pactos secretos que solo causan dolor, de ser vendido indigno del opresor. Son tantas cosas ya que dan quebranto, donde una aparente paz de los muertos del campo santo, paz del aprisco burdo de boinas verdes, que viven del pueblo llano, del ‘’soberano’’ y muestra sus garras duras en los cuarteles. Solo resta citar la prosa hermosa que días otrora Alí nos regalara, Aquella esperanza clara de mil hastíos; que hay que cantar ahora más que mañana.

Que ‘’llegará el día pueblo mío en que se unan tus hijos para llevar tu frente, que sí estás indefenso, no será para siempre, cuando se unan tus hijos para lavar tu frente’’

@cesard26. Tomado de Internet Google.

Lo encontré y me pareció plausible añadirlo a este escrito, que precisamente mi mensaje a mi edad ya en el otoño de la vida, pienso y siento con mucha nostalgia, tristeza mis años cuando creía que iba a disfrutar de mi jubilación por 32 años de servicio y en los que aporté, para precisamente cuando llegara este trance del retiro, pudiera haber disfrutado de mi jubilación que me fue otorgada en el año 1993, precisamente cuando por razones de fuerza mayor debí solicitarla, aun faltándome unos pocos años para disfrutarla con el 80 por ciento del sueldo; sin embargo Salí jubilado con el 60 por ciento, que en ese año fue por la cantidad de 18 mil bolívares que equivalía a unos 250 dólares.

Ese era el sueldo correspondiente al cargo que ostentaba, para que, con la crisis, que atraviesa el actual gobierno desde hace unos 10 años, ajustara todo a su manera y al margen de la CRBV y las leyes laborales, que desde décadas atrás disfrutábamos, pues ese ajuste nos perjudicó porque nos rebajaron nuestras reivindicaciones, que por lo menos teníamos para medio comer y atender nuestras principales necesidades, pues además teníamos seguros colectivos que nos favorecían a los empleados públicos activos y jubilados, con médicos, medicinas, HCM, que nos permitía cirugías en casos graves, cajas de ahorro, y otros beneficios según convenciones colectivas, hoy carecemos de todo esto por decisión de este poder Ejecutivo, que desgobierna a nuestro país, lo digo sin que me quede ningún remordimiento, porque apoyé en los comienzos a este gobierno, porque creí en profundidad que en verdad se aplicaría la Doctrina democrática, republicana, de la mayor suma de felicidad posible, que Bolívar dejó plasmado en el Congreso de Angostura, lamentablemente estos liderazgos no cumplieron con sus planes, proyectos, objetivos ofrecidos a la Nación, hicieron todo lo contrario. Y hoy, sufrimos esas graves consecuencias, sin que nadie del Estado repare los garrafales errores de violaciones al ordenamiento jurídico.

COMO VENEZOLANO Y CIUDADANO DEL MUNDO SÉ QUE TENEMOS NUESTROS DERECHOS Y DEBERES DE ALZAR NUESTRAS VOCES PARA MOSTRAR NUESTRAS DISCORDANCIAS CONTRA LIDERAZGOS DE AQUÍ Y DEL MUNDO QUE ABUSEN DEL PODER QUE EN NOMBRE DE LOS PUEBLOS Y SOCIEDADES SE ARROGAN AL EXPONER SUS LIDERAZGOS AL SERVICIO DE LA COMUNIDAD PERO QUE EN LA PRAXIS HACEN LO CONTRARIO.

Así como en 65 años de gobiernos auto calificados de ‘’democráticos’’ porque de una u otra manera han contado con el sufragio del pueblo para alcanzar el poder en nombre de partidos o ideologías que le son afines, y los que como ciudadanos, de una u otra forma hemos creído en el voto, para una buena gobernabilidad en nombre de la Democracia, un Estado de Derecho, pluralista, de justicia, de libertades, de libres derechos de opinión y expresión, y que cada determinado tiempo según haya sido el comportamiento de líderes en el poder, el pueblo tiene por mandato Constitucional y soberano el deber de exigir alternabilidad democrática, como debe ser, y así fue prometido y se está incumpliendo ese derecho leal de la sociedad y el pueblo, de cambiar gobiernos o autoridades cuando estas ya cumplieron su mandato, no que, se acostumbren en el poder, esto está en contra de la Doctrina Bolivariana cuando dejó sentado en el Magno Congreso de Angostura, cuando expresó:

‘’El sistema de gobierno más perfecto, es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política. Incluso acotó que un mismo individuo en el poder por mucho tiempo, no era lo ideal porque este se acostumbra a mandar y el pueblo a obedecer, sería la antítesis de la democracia. Estos llamados ‘’bolivarianos’’ al parecer interpretaron el pensamiento bolivariano a la inversa, porque quieren seguir hasta el 2030 en el poder, al estilo monárquico o de reinados.

Pues este viejo, anciano o de tercera edad, con mis testimonios, vivencias y experiencias desde muy joven, y hecho en la vida a punta de cincel, sigue siendo libre pensador, nada que ver con disciplinas ideológicas, religiosas o, que, condicionen a uno a seguir preceptos trogloditas, como trogloditas son las actuales doctrinas que muchos gobiernos aplican para dominar y subyugar a los pueblos, como periodista hecho en la universidad de la vida, y que posteriormente hube de ir a la academia, donde pude estudiar teorías, ya lo dije cuando en mis 80 años manifesté mi escepticismo, por la forma como los liderazgos y sus partidos políticos los colocaban a imagen y semejanza para el engaño, el populismo, la demagogia y la falsa conciencia, por eso ya no creo en politiqueros y mercaderes de la política, que nos hunden cada día más, como anciano venezolano deploro y me entristece, que mis hijos y familia, amistades se hayan marchado del país, lo hemos escrito varias veces que más de siete millones de compatriotas estén fuera es señal del fracaso de un sistema de gobierno, que mucho prometió y poco cumplió.

Por eso esperamos que las actuales autoridades en las alturas del poder, y que llegaron con el voto del pueblo, que así mismo les mueva la conciencia y consciencia, para que depongan las actitudes de extremas ansias de poder, y den cabida a nuevos liderazgos que cuenten con el apoyo mayoritario del pueblo, no es posible que sabiéndose que ya gobernaron el tiempo necesario y que fracasaron y el pueblo desea nuevas caras, se convenzan por el bien de la Patria y las futuras generaciones, y llamen a elecciones libres sin trabas legales ni mucho menos estrategias de tipo politiquero para distraer la atención de un pueblo que clama por una nueva gobernabilidad, errar es de humanos, pero rectificar es ajustarse a la Inteligencia humana como privilegio natural, lo contrario es obnubilarse y actuar al margen de la razón.

Desde nuestras trincheras, humildes, modestas nunca hemos callado ni pasado por alto las injusticias gubernamentales, cuando desde el poder se endiosan, sus extremos ególatras los anteponen ante los intereses generales de un país, de un pueblo, y gobiernan a su antojo, violentando leyes, cuando se abusa de la autoridad, en mengua de las comunidades que sueñan solo con trabajar y servir al país y a sus familias, y de repente se encuentran con abusos de poder, que con impunidad se cometen, porque no hay justicia que sanciones a quienes desde el poder incumplen leyes y se adueñan de todo. Un país bajo esas condiciones no tendrá oportunidad de progreso y desarrollo, lo contrario irá cada día hundiéndose en el estiércol del diablo como bien lo predijera el Padre de la OPEP, en su gran Obra ‘’Hundiéndonos en el Estiércol del Diablo’’. Y eso precisamente fue lo que hicieron dos gobiernos que administraron los mayores ingresos por petróleo en crisis internacionales, y semejantes ingresos fueron derrochados y desaprovechados, pues eran para sembrar el petróleo, pero esta millonada desapareció como el agua entre los dedos, uno en la década del setenta y el otro entre el año 2000 y lo que llevamos de siglo, el derroche es incuantificable.

No queda sino seguir luchando a través de la palabra escrita y basados en nuestro ordenamiento jurídico, el que ha sido violentado, por eso cuando los educadores, los trabajadores de la salud, los jubilados y pensionados se han lanzado a las calles en forma pacífica y pedir y claman al gobierno que restituya sus derechos arrebatados, hemos hecho comentarios en ese sentido y en solidaridad con estas causas por demás legales y justas, así un gobierno, que llegó como gran demócrata, pero en sus acciones se comporta como una autocracia, cuando arrestan a dirigentes, que no le son afectos a su partido, esto viene siendo las mismas rémoras viciosas de anteriores gobiernos a los que estos criticaron y prometieron enmendar y resultaron peor el remedio que la enfermedad, ya basta de tantas incongruencias y formas de gobernar al margen de una democracia prometida y fallida, este anciano clama por la restitución de mis derechos reivindicativos, y el de todos los ancianos de la Tercera Edad, que nos aplicaron medidas restrictivas, cuando debió ser a la inversa, acaso no es una gran paradoja, que el presidente diga que es el genuino representante de la clase ‘’obrera’’ o trabajadora, es una mentira agigantada como una montaña.

Finalmente pensamos que, el deterioro de las fuerzas morales, de la ética, los valores humanos, aquellos que cuando estábamos muchachos en las escuelas unitarias en los campos y pequeños pueblos, las maestras enseñaban la moral y la cívica, las normas de Urbanidad de Carreño, y fue una formación hecha entre el hogar, la escuela y la autoridad, esos valores eran de respeto, de conductas adaptadas a vivir en armonía y asimilar la enseñanza y el aprendizaje, de exigencias para ir forjando ciudadanos probos, honestos, honrados y amantes de los símbolos patrios, los que se aprendían para exaltarlos y con ellos establecer el verdadero amor por la patria. Todo esto lo fui observando desfallecer a medida, que los valores se fueron alterando con la implementación de partidos políticos, que enarbolaron banderas de libertades y la ‘’democracia’’, desvirtuada porque surgió un libertinaje, y poco a poco se fueron quebrantando todos esos valores morales hasta los extremos de hoy día, que se diluyeron esos valores, y se vino sembrando una anarquía, que todo se fue derrumbando, hoy día restablecer esos valores es un proceso educativo de largo plazo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 636 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: