La banalidad del mal

Éste artículo, que posiblemente muchos leerán, está escrito solo para aquellos CIUDADANOS VALIENTES que se atreven a decir las cosas como son, a verlas como son y a sentirlas como son...

Sin embargo, eso no quiere decir que TODOS tengan que hacerlo o puedan hacerlo... ya que vivimos en una sociedad totalmente colonizada hasta los tuétanos, donde las personas terminan decidiendo por sí mismas continuar amalgamadas a la ideología dominante en ellas y permanecer dentro de ese criterio y esquema de pensamiento, de sus principios, de sus valores, de sus costumbres, de sus tradiciones, de su lógica, de sus "reglas"...

Lo cual los imposibita a cuestionar nada, ni ha liberarse para mirar y observar la injusta realidad sin que nada ni nadie se los impida.

Cuando Hannah Arendt (filósofa política más influyente del siglo XX), asistió al juicio de Adolf Eichmann, uno de los responsables del exterminio nazi, a quien definió como un hombre normal, es decir que si alguno de nosotros nos hubiéramos encontrado en la misma situación de Adolf Eichmann ¡muy posiblemente hubieramos hecho lo mismo!

Ella ¡NO lo estaba justificando! ...simplemente quería dejar claro, que el mal también podía ser obra de gente común y corriente que se deja llevar por la ideología dominante sin preguntarse, ni cuestionarse nada, es por ello que decía Hannah Arendt "que a esas personas que no están dispuestas a pensar no se las puede perdonar". ¿Somos de alguna manera corresponsables? de mal que se causa, por lo tanto, el perdón que predicaba Jesucristo cuando dice: "Padre, perdónalos que no saben lo que hace" es INADMISIBLE.

Tenemos el deber HUMANO de reconocer y arrepentirnos de cualquier mal que hayamos causado, eso es lo que VERDADERAMENTE nos hace buena gente y darnos cuenta de que lado estamos nos dará una idea, de si seguimos el camino correcto o si solo estamos parcializados con alguna ideología dominante.

Se los digo con mi corazón en la mano, pues les confieso que soy alguien que no logro ser objetiva para cuestionar a HUGO CHÁVEZ, sin embargo sé que aunque fue un SER ÚNICO, súper dotado y excepcional, también cometió errores y estar plenamente conciente de eso, me permite la LUCIDEZ necesaria para NO vivir parcializada con nada ni con nadie, aunque INEVITABLEMENTE mi razón y mi emoción siempre se pondrá de parte de las mayorías necesitadas que sufren, jamás apoyaré ninguna banalidad del mal venga de dónde venga, mucho menos si viene de criaturas que no sienten ni muestran el mínimo arrepentmiento.

Aquí les dejo mi regalo amoroso por leerme siempre en mis artículos... En este link, encontrarán un documento EXTRAORDINARIO, para entender la banalidad del mal, que tanto reflexionó Hannah Arendt:

https://www.uam.mx/difusion/revista/junio2000/arendt.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 778 veces.



Luz Caraballo


Visite el perfil de Luz Caraballo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luz Caraballo

Luz Caraballo

Más artículos de este autor