No somos estúpidos

Ciertamente, uno de los desacertados aportes de la globalización a la humanidad es la masificación de la estupidez, tal comportamiento ya no es focalizado ni es patrimonio de un solo país. Esto no es circunstancial, ni algo que sucede al azar. Para el logro de tal objetivo existe una maquinaria especializada, como la televisión, las películas de Hollywood y a los anteriores, se ha incorporado la moderna tecnología del Internet, con sus diversas redes sociales, por ejemplo el Face Book, Instagram, You Tube, Twitter, WhatsApp…Un ejemplo palmario de esta conducta es la del pueblo estadounidense, al cual, durante muchas temporadas del año lo mantiene aletargado mirando el béisbol, básquet, Súper Bowl, golf, tenis, entre tantos de los entretenimientos que obligan a los hombres, mujeres y niños a frecuentar los estadios. O bien, alelado frente a un televisor tomando cerveza y comiendo cotufa, sumido en una crasa ignorancia, desconociendo lo que sucede en su propio país con más de cuarenta millones de pobres y mucho menos, lo que ocurre más allá de sus fronteras. Es que en USA los entretenimientos sobran, tanto para los caballeros como para las damas como para los niños. A las féminas se les ofrece el disfrute de un desfile de modas, de la entrega de los premios como el Óscar, como si esto tuviera relevancia en el ámbito internacional, además, de otros galardones para laurear cualquier cosa, con tal de mostrar a una cuerda de ineptos caminar por encima de una alfombra roja y decir una sarta de estupideces. Los niños también tienen su pasatiempo, para ellos se inventan numerosos juegos electrónicos que los hipnotizan, así mismo, se mantienen sentados durante horas frente a un computador o con un artilugio electrónico manual que los entontece. Por todo esto es fácil explicar el por qué a los hijos de Tío Sam se les puede vender un candidato presidencial tal como si fuese un producto de consumo masivo. A los televidentes de los EEUU les encanta un superhéroe como Súper Man, Batman, Spider-Man, Visión, Aquaman, Sentry, el agente 007, la Mujer Maravilla quien lleva por fuera unas pantaletas con los colores y las estrellas de la bandera de USA… Todos ellos tienen algo en común: son defensores de la libertad y la democracia de los pueblos del mundo. A tal grado de estupidez llega una gran parte del pueblo estadounidense que muchas de estos film se convierten, en un momento, en una película taquillera.

Para muchos televidentes la vida de es la que muestra la televisión, las películas de Hollywood y las redes sociales. Por esta razón, en EEUU el candidato ganador es aquel que tiene la mejor estrategia publicitaria en una campaña electoral, bien frente a las cámaras televisivas o bien, durante las magnas intervenciones públicas convertidas en verdaderos espectáculos. Lo que la gente desconoce es que detrás de los candidatos, sea republicano o demócrata (es la misma cosa), hay grandes corporaciones económicas que una vez que triunfe cualquiera de ellos, sabrán cobrar los beneficios de los aportes a tales cruzadas. El pueblo de los Estados Unidos son inducidos y seducidos a votar por un agente de los intereses de grandes transnacionales, vendido, a través de la publicidad, como un ser preocupado por los males de la población y del planeta. Al igual como los telepensantes, quienes se identifican con uno de los súper héroes, así se hará con el candidato mejor promocionado por la publicidad.

La globalización permite que tales estrategias llegue a todo el mundo y por eso los chilenos pensaran que un empresario como Sebastián Piñera o Macri en Argentina, Laso y Noboa en Ecuador, Peña Nieto en México y Trump en EEUU podían resolverles el problema a los pobres. Algo similar ocurre en Europa, donde, durante todo el año, sus habitantes se entretienen con los juegos de fútbol de diversas copas. Los europeos se debaten en cada período de elecciones entre el socialista (supuestamente de izquierda) y el representante de la derecha. Al final, los grandes favorecidos, sea uno o el otro el que gane, son las nefastas corporaciones económicas. Al pueblo elector, después del triunfo del candidato, lo que le queda es pagar más impuesto, recorte del gasto público (menos salud y menos educación), congelación de salarios, aumento de la edad para la jubilación, en otras palabras, las imposiciones del FMI en beneficio de las transnacionales financieras. Pasado el tiempo los sufragantes, tristemente, descubrirán que el candidato vendido por la publicidad a través de la televisión y las redes sociales no se corresponde con la actuación del presidente anhelado. Habrá que preguntárselo a los españoles, portugueses, griegos, franceses, italianos…. quienes dentro de poco los indignados se transformarán en unos arrechos energúmenos.

Actualmente se está desarrollando una guerra entre Palestina y el gobierno colonialista y sionista de Israel. Las democracias occidentales le están vendiendo al mundo, pensado que todos son estúpidos, que esta lucha es consecuencia de actos terroristas de los hijos de Alá contra los judíos. Se niegan a reconocer el derecho de los palestinos de pelear por el rescate de sus tierras que le fueron arrebatadas por la ONU hace 76 años. Estas mismas democracias occidentales rechazan de forma descarada, pensado que la gente es estúpida, que el gobierno sionista de Israel, mediante los bombardeos a la franja de Gaza, esta masacrando un pueblo, además de tomar como objetivos militares escuelas, hospitales y residencias de civiles. Violación de los derechos humanos de los gazatíes, crímenes de guerra, exterminio de niños, solución final, apartheid contra los palestinos, son parte del menú que los sionistas israelíes le muestran al mundo y que los gobernantes occidentales se niegan aceptar, pensado que todos los terrícolas son estúpidos.

En Venezuela no todos son estúpidos. Coexisten candidatos de la derecha, productos de un "marketing" publicitario. Hombres o mujeres que jamás han escrito ni tres cuartillas, nunca se identificaron con una lucha social ni estudiantil, ni siquiera fueron miembros de una junta de condominio y ahora la publicidad, por arte de birlibirloque, los quieren vender como líderes moderados, progresista, de centro-izquierda, muy cercano al pensamiento del presidente Lula (un dirigente formado en la lucha sindical), al pacifista Gandhi (quien se enfrentó sin armas al Imperio Británico), hasta un clon del gran demócrata revolucionario como Nelson Mandela. Quizás en el transcurso de las campañas la publicidad les irá inventando otras virtudes y diversas bondades desconocidas por los electores hasta los momentos. Tenemos los candidatos de la oposición quienes en su vida real distan mucho de lo ofrecido por los canales privados de la televisión y por los articulistas mercenarios de la prensa privada.

Veamos su otra cara. Actuante tenemos una oposición que navega en las ciénagas de la democracia, del golpismo y del terrorismo, que solicitaron descaradamente a las potencias occidentales la aplicación de medidas coercitivas, bloqueos económicos causándole diversas desgracias al pueblo venezolano. Así mismo, instaron a EEUU y a la UE para el envío tropas invasoras a nuestra patria para engendrar el caos y desgracias a niños, jóvenes y adultos, todo para derrocar un gobierno elegido por el voto universal, directo y secreto. Una oposición favorecida por el financiamiento de la derecha, del sionismo internacional y por los EEUU a través de la USAID (The United States Agency for International Development) y la NED (National Endowment Democracy), instrumentos del Departamento de Estado, dista mucho de ser una oposición ligada a la lucha de un pueblo.

Es bueno recordar, la gente de Venezuela no es igual al pueblo de los EEUU, no es estúpida. La podrán entretener con una "noche tan linda como esta", con las decenas de culebrones que intoxican al televidente, con las redes sociales, entre tantas de las sandeces que atosigan a los venezolanos, sin embargo, los herederos de Bolívar conocen las verdaderas intenciones de personajes como María Corina Machado, Juan Guaidó, Antonio Ledezma, Julio Borges, esto es, la obediencia y acatamiento inexorable a las imposiciones del FMI, tal como lo anunció MCM ante las cámaras y las redes sociales. Las mismas exigencias que condujo al pueblo, hace 22 años, a reclamar lo suyo de manera exaltada cuando pretendieron derrocar el gobierno de Chávez, así mismo ocurre con los requerimientos de los argentinos, peruanos, chilenos y ecuatorianos ante los sufrimientos de millones de personas. El pueblo venezolano se cultivó y está preparado para todo tipo de agresión o ante los golpes de estados o actos terroristas. Acaso, más de quinientos años no son suficientes para aprender la lección de las injusticias cometidas, de conformarse con los despojos de la oligarquía, del robo y la explotación de las potencias extranjeras, de las torturas, de la restricción de las libertades, entre tantas ignominias cometida contra un pueblo. A cambio de las funestas y lúgubres acciones golpistas y terroristas los venezolanos tenemos una venturosa experiencia que nos asegura que aquellos aciagos episodios, esos arteros partidos de la derecha y aquellos nefastos gobernantes más nunca volverán. Es bueno recordar la célebre frase de Evo Morales quien afirmó: "El único país que puede estar seguro que nunca va a tener un golpe de estado es Estados Unidos, porque no tiene embajada estadounidense". Lee que algo queda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1056 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor