Ya está en Venezuela lo que le faltaba a las hallacas de este casi viejo año...

¡Pero lo han de creer! Es insípido. Oriundo de Colombia. No pica. No se puede ver al trasluz.

Para estas hallacas será el ingrediente principal. Ni caro, ni barato. Ni a todo venezolano le gusta. Ni que se lo metan por los ojos. Que así se venía haciendo. Pero la boca del yanqui se torcía.

¡Qué dame mi guarapo! El año pasado fue que no. Y por fin llegó, uno por varios.

Que él no es, vale. Que sí es, pero Juan Bimba no lo quiere. Que es fácil de digerir, aunque de nutritivo está por verse. Y de soltar no suelta nada.

Y el gobierno que es porfiado, lo trajo. No importa lo que importó. ¿Pero valió la pena?

¿Y qué dirán los chavistas? Porque de los maduristas -ni que hablar-. Ya don Rafael habló.

No es picante. Ni lo trajeron de Guantánamo. El Che Guevara no lo pudo probar y Fidel menos.

Rojo-rojito no es, porque es incoloro. Se combina bien si no lo apurruñan. ¡Ay carajo, tiene fecha de vencimiento! No es duradero. Aunque Nicolás quiere ser eterno y Diosdado anda en lo mismo. ¿Esa es la Venezuela del presente y la del futuro?

El problema es que no saben qué hacer con él, aunque truene o relampaguee, no nos purgarán, porque hasta fastidioso es más de lo mismo.

¡Que viva Venezuela, mi Patria querida!

¿Quién la libertó? ¡Anjá quién la libertó!

Seguro que sí y para qué, seguimos en lo mismo. Se fueron los españoles, pero los yanqui, no. Y hay un bigote -digo- un bigote que, no hay afeitadora que lo pase ni lo repase.

Se aconseja a los venezolanos de allá que coman su hallaca con moderación, "que muy bueno es cilantro…", y antes se le decía culantro.

No se diagnostiquen risibles ni satisfechos que, la masa no está para bollos. Y más ahora que viven de Esequibos que fluyen y de otros "vivenciales" que no fluyen y, la zona de la verdad sigue intacta. Mientras coma, mastique bien y no se atore que aumento de sueldo no habrá para el 2024.

Así es que si le provoca comerse más de una hallaca hágalo, aunque sé de muchos que ni con los ojos las tragarán y que ganas no le faltarán y, con el producto que les llegó es posible, pero todos no piensan igual, aunque estén del lado de MCM o de los de Miami. Y otra cosa es que: "Lo que no mata engorda".

Han de saber que: la mejor hallaca la hace mi papá , y no Maduro, pero hallaca habrá y con otro sabor, posiblemente.

Mientras, ando en Barcelona buscando hojas de plátanos y, me responden que, lo que tienen son hojas de hallacas. Y han de saber que los ingredientes acá sobran y, lo más arrecho es más por menos.

Y para ustedes: un feliz año envuelto de franqueza triste. Primer año fuera de mi terruño y de mi país. Pero seguro, hallacas comeré.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1269 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: