Los apátridas son disociados psicóticos

Estamos apreciando en el ámbito nacional e internacional como a través de bocanadas de infamias lanzadas por individuos a los cuatro vientos desprovistas de un contexto válido e histórico agreden al pueblo.

Apátridas que buscan disuadir al Pueblo Venezolano anunciando que el Estado de Derecho y Justicia Social que vivimos los habitantes de la República Bolivariana de Venezuela es inexistente.

La Constitución de 1999 ofrece en su articulado o en sus 350 artículos los lineamientos de los Poderes Públicos, al tiempo que regula el protagonismo y la participación de la ciudadanía.

Son normas constitucionales que según su lectura advierten que el Estado Venezolano está blindado con una ingeniería constitucional infranqueable.

No hay ningún resquebrajamiento en nuestro Estado de Derecho, aunque estas sabandijas discursean que el hilo constitucional está resquebrajado y el poder mediático continúa en su agenda fascista exacerbando la tranquilidad del Pueblo Venezolano.

Sabemos que desde el año 1998 con la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de la República se ha mantenido el orden constitucional, con la excepción de la incidencia golpista del 2002.

Los apátridas que no son otra cosa que pescadores en río revuelto como caimanes en boca de caño, están haciendo el trabajo injerencista que le ha exigido el imperio estadounidense, son elementos apátridas que funge ser más papista que el papa, que se erigen como sujetos por encima del bien y del mal, fingiendo una moral y una ética inquebrantable con una suma de superioridad, por eso debido a esa inventada investidura atacan y agreden a la Patria de Bolívar inmisericordemente.

Son disociados psicóticos que de una manera criminal y desenfrenada anhela una invasión militar extranjera en contra de su propio país.

Si hacemos historia y nos remontamos al golpe de Estado de abril de 2002, durante ese régimen de facto, efímero, el empresariado golpista (recordemos que un expresidente de Fedecámaras asumió la presidencia) con sus lacayos apátridas, en la primera intervención televisiva del dictador fascista que se juramentó unilateralmente como presidente, en las primeras de cambio un cuadro del Libertador Simón Bolívar que estaba en la parte de atrás de la silla presidencial lo colocaron en el piso, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de un solo plumazo fue derogada, la frase "República Bolivariana" la pulverizaron y disolvieron los poderes públicos, entre otras criminalidades.

Esta crueldad contra el Pueblo de Venezuela, no ha cesado.

Del mismo modo, en el plano internacional hemisférico algunos países a través de sus gobernantes han pisoteado la gesta independentista de Latinoamérica, han mancillado la memoria de Bolívar, la heroicidad del Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, entre otros héroes de la República.

La independencia de nuestro hemisferio está cubierta por caminos de sangre, por las tantas batallas cuerpo a cuerpo que con valentía y heroísmo nuestras mujeres y nuestros hombres sabiendo que su destino era la muerte, asumieron sacrificándose para sacar de estas tierras todo viso de dominación y colonización. Esta es la historia que jamás podrán borrar los apátridas que tanto odian y atacan.

Eduardo Galeano, en Las Venas Abiertas de América Latina, narra hechos de esa colonización que trajo en su seno la desaparición de la faz de la tierra de etnias, asesinatos de millones de hermanas y hermanos, saqueos, explotación, esclavitud, un exterminio total contra nuestros primeros pobladores.

Este espejo es un reflejo de esa matanza que jamás logrará el perdón de Dios.

Túpac Amaru, un aguerrido indígena catalogado "padre de todos los pobres y de todos los miserables y desvalidos", quien fue apresado por los realistas, dijo con despreció a su carcelero: "Aquí no hay más cómplice que tú y yo; tú por opresor, y yo por libertador, merecemos la muerte".

Túpac fue sometido al suplicio, junto con su esposa, sus hijos y sus principales partidarios, en la plaza de Wacaypata, en el Cuzco, le cortaron la lengua y ataron sus brazos y sus piernas a cuatro caballos, para descuartizarlo, pero el cuerpo no se partió. Lo decapitaron al pie de la horca y enviaron la cabeza a Tinta. Uno de sus brazos fue a Tungasuca y el otro a Carabaya. Enviaron una pierna a Santa Rosa y la otra a Livitaca. Quemaron el torso y arrojaron las cenizas al río Watanay. Se recomendó también que fuera extinguida toda su descendencia, hasta el cuarto grado.

Esta historia de crímenes es la que avalan los apátridas. En nuestra historia allí está la manera brutal y salvaje sobre la muerte de José Félix Rivas, lo decapitaron y le frieron la cabeza. Allí está la laguna de los Mártires en Juan Griego, donde masacraron y quemaron más de 500 indígenas, en el estado Nueva Esparta.

Durante el "puntofijismo" el crimen perpetrado contra el periodista Fabricio Ojeda, torturado y descuartizado, el asesinato de Alberto Lovera, lanzado desde un helicóptero en Barcelona, estado Anzoátegui, despedazado, el vil asesinato de Jorge Rodríguez, son miles los asesinatos que han cometido los enemigos del pueblo mucho de ellos impunes.

Esta historia sangrienta es la que debemos combatir las venezolanas y los venezolanos con nuestras propias vidas, si fuera posible, porque no la van arrancar de las páginas de la historia, tampoco van hacer retroceder al Pueblo Venezolano al "puntofijismo", este Pueblo le dice a los apátridas: ¡No volverán!

La fortaleza del sistema democrático en Venezuela y de su robusto Estado de derecho no está en discusión, ni entredicho. Por el contrario, el Estado venezolano es una muestra de una nación constitucional de derecho, de justicia social y paz, edificado en un país que ha hecho de la práctica de la democracia que sea participativa y protagónica, el vehículo para la transformación de la sociedad y la búsqueda de la mayor suma de felicidad posible de nuestro aguerrido pueblo venezolano, sin apartarnos de la unidad de NuestraAmérica.

En palabras de nuestro Libertador Simón Bolívar:

"Sólo la democracia es susceptible de una absoluta libertad, que define como el poder que tiene cada hombre de hacer cuanto no esté prohibido por la ley".

Pero, el disociado psicótico apátrida está obsesionado con los régimenes fascistas que promueve el capitalismo salvaje en su vorágine criminal contra toda forma de vida en nuestra Madre Tierra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 690 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: