Soluciones sencillas

Técnica infalible para que no se te queme el café

Domingo, 26 de noviembre de 2023.- Yo soy de los que le gusta, de los que nos gusta, beber por la mañana, su cafecito colado, ah, y me lo preparo yo mismo.

Temprano en la mañana, bien temprano porque soy mañaneador, como se solía decir y rodeado de algunos de mis gatos, los más caseros, quienes no se cansan de supervisar y espiar todo lo que hacemos.

Comienzo el día con una buena taza de café, bien caliente, humeante y bien hecho, negrito por supuesto y algo cerrero.

Cuando el café se me acaba, lo que ocurre con cierta frecuencia, preparo del té de doña Fru, quien siempre está bien abastecida y dejó el café hace años.

Pero volvamos al título de esta nota que fue lo que probablemente le indujo a leerla.

Resulta que últimamente se me ha estado quemando mucho el café y ¿a quién no le ha pasado? pensará usted, por sus adentros, como solía decir una vieja amiga gran conversadora y tomadora de café.

Pues a mí no se me quemaba y con ese pensamiento rondándome y casi martillándome el cerebro me conseguí en la entrada del edificio donde vivo con doña Fru y nuestra bandada de gatos, me conseguí con un vecino, mayor que yo, que ya soy mayor, quien es de lo más agradable y muy amable y con el que ocasionalmente conversaba y le conté lo que me estaba pasando.

Yo creo, y permítanme compartirlo con ustedes, que soy un tipo con suerte, de los cientos, de los miles de edificios que tiene la ciudad y de los millones de habitantes que en ella viven, resultó que el vecino que les comenté resultó ser un filósofo de lo cotidiano.

Déjenme seguir con la narración del encuentro y ya verán a que me refiero.

Le conté a Vergara, que así se apellida nuestro filósofo, todas las peripecias relacionadas con relación al asunto del café, me escuchó atentamente y me hizo dos o tres preguntas e inmediatamente me dijo que tenía la solución para mi problema, pon atención me dijo.

Usted se para frente a la cocina, enciende la hornilla, coloca la ollita donde va a hervir el agua o a calentar el café y se queda al lado de la cocina hasta que finalice la operación.

Nada de ponerse a hacer otras cosas mientras tanto, termine de preparar su café y verá como funciona.

Así lo he estado haciendo y solucionado el asunto, no más café quemado en nuestra cocina.

Soluciones sencillas



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1027 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: