El diario del niño Abel

La fruta prohibida

Serás como Dios si pruebas la fruta del Árbol del Conocimiento.

Al morderla, sólo sabrás que Dios ha muerto.

Caín

Soy el elegido de Dios

Mi Dios es el cuchillo del degüello

Mi altar el campo de exterminio

Mi salmo el asesinato

Mi ofrenda la sangre del inocente

Asesinaré a mi Dios cuando ya no quede nada viviente.

Los falsos profetas

Aquí a la víctima llaman victimario

Allá a la agresión llaman defensa

Acullá el robo califican de dádiva

La honradez es el nuevo nombre del fraude

El día es noche y la noche pesadilla

Estos pintan como Paraíso el Infierno

La limpieza étnica es llamada pureza

Patriotismo es venderse al extranjero

Cortadas son las lenguas que no corean el fraude

La única verdad es la fuerza, que sólo dice mentiras.

El becerro de oro

Regresó el profeta de su retiro en la montaña con las tablas de la ley en las manos.

Al llegar al campamento encontró que todos los fieles cargaban en hombros efigies del Becerro de Oro.

El Becerro de Oro se había convertido en la única religión del mundo.

Sus fieles exterminaron a todos los que no compartían su culto.

Todos sus creyentes murieron aplastados por el peso del metal dorado.

El diario del niño Abel

De nuestras casas nos sacan y nos dan por patria el camino.

Somos la hez de la tierra y los elegidos de Dios nuestros verdugos.

Por no saber matar, la muerte es nuestro destino.

Nuestra defensa es calificada como delito.

Cada paso nos aleja de nosotros mismos.

Ni mujeres ni ancianos ni niños son perdonados del crimen que nunca han cometido.

A sangre y fuego nos exterminan y cantan himnos para que no sea escuchado nuestro silencio.

Por nombre nos dan el insulto y por apellido el olvido.

Por lecho el túnel, por almohada el escombro.

Cenizas son nuestros hermanos y nuestro presente lágrima.

El recuerdo pertenece al fuego y al viento la esperanza.

El espacio es el muro y la puerta cerrojo.

Salvo el dolor, todo ha desaparecido.

En mi hora final suplico que nunca en mi nombre hagan a otros lo que a mí me hacen ahora.

(Ni sitio ni fecha constan en este diario parcialmente destruido encontrado entre escombros de un pueblo totalmente destruido.

Debes completarlos antes de que los elegidos de Dios

borren estas líneas, y a tí con ellas).

Mientras tanto

Conversatorio de los olvidables. En el Paraninfo transcurre el Conversatorio Foro de los Olvidables. Inútiles son los esfuerzos contra el ingrato olvido que nos sepulta a todos. Se afanan y esmeran eligiendo las modalidades de lo olvidable. Exhiben galas y primores. Ensayan en las orquestas del bombo mutuo. Se reparten y escatiman condecoraciones que prometen eternizarlos. Se leen currículos y disertaciones. Hay discretos aplausos por nada. Todos van de luto anticipado por su recuerdo difunto. Qué sucederá cuando el Foro termine. Sólo se retardaría la amnesia haciéndolo infinito. La mayoría del público consulta celulares.

Exceso de palabras. Irremediable es el problema del exceso de vocablos. Salvo en caso de excelsitud, deberían ser todos enterrados con sus palabras. El único alivio es el de quienes por cobardía o interés se los tragan. También el de tantas grandes palabras que por exceso de uso terminan significando lo contrario. Eso explica por qué a la larga revientan los poderes. La verba nulifica el Verbo. Pirámides de expresiones vacuas se amontonan sobre los cadáveres e incluso sobre los vivientes.. Al fin no hay otra cosa que silencios.

Directorio. Ésta es la mesa de las claudicaciones. Aquella la taquilla de gestión de disimulos. Más allá se te abren todas las puertas anónimas. Luego está el ascensor que lleva a las ventanas clausuradas. Torciendo a la derecha se llega a la repartición de máscaras. En el otro pasillo entregan los pasajes a ninguna parte.

Zona en reclamación. En otros tiempos entregamos la controversia sobre una zona de nuestro país a la decisión de un tribunal extranjero y nos la convirtieron en Zona en Reclamación, toda cubierta de franjas azules transversales. Seguimos entregando la decisión sobre más Zonas del país a más tribunales, más juntas arbitrales y más cortes extranjeras y sin excepción perdiéndolas. Hoy amanecimos todos pintados con franjas azules transversales. Esperemos que nuestro destino no lo decida de nuevo un tribunal extranjero.

Doppelganger. A medida que la informatización avanza, todos van sustituyendo su presencia física con imágenes. En nuevo e interesante adelanto, las imágenes adquieren presencia física. Ahora somos imágenes, reflejos apenas de sus presencias. Seres cuyos sentidos y cerebros han sido modificados para percibir todas las radiaciones del espectro sensible y del insensible –desde rayos gamma hasta neutrinos. Por consiguiente en forma simultánea percibimos la totalidad de los mensajes transmitidos por la totalidad de los medios, desde los teléfonos hasta las televisoras y la red de redes. Se logra, pues, todo lo tan esperado -la Teoría del Todo, el Conocimiento de la Cosa en Sí, la matemática fórmula del Amor y la Belleza, la explicación del Ser. Nadie pudo resistirlo. Incendia la visión un esplendoroso mediodía que sólo ilumina el vacío.

PD: invito a todos muy cordialmente a mis actividades en la Filven 2023. Este sábado 11 a las 2 pm, ponencia en el Homenaje a Gabriel García Márquez. El lunes 13 a las 6 pm, presentación de la novela Happy, del dinámico Miguel Ängel Pérez Pirela. El martes 14 a las 2 pm, presentación del libro El Ayer que hizo el Presente,, del entrañable Domingo Alberto Rangel, editado por Vadell.. El 19 a las 6pm. presentación de Debate sobre la Economía venezolana,, de Editorial Trinchera, en el cual figuran ponencias de Pasqualina Curcio y de un servidor..Felices lecturas, Luis Britto

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1935 veces.



Luis Britto García

Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo. http://luisbrittogarcia.blogspot.com

 brittoluis@gmail.com

Visite el perfil de Luis Britto García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Britto García

Luis Britto García

Más artículos de este autor