Mudos

La gira de Nicolás por China fue como un baño de agua helada para la oposición. Tan así fue, que están esperando nuevas instrucciones del Big Brother, para ver qué van a hacer después de ese espaldarazo, recibido de una de las tres potencias del mundo.

No faltaron los paranoicos, enfermos, que se atrevieron a decir que Nicolás se había presentado de repente allá y los chinos no tuvieron más remedio que recibirlo. Que, de paso, no fue una información original recibida por los mentirosos, sino que salió de un laboratorio de Estados Unidos, para restarle importancia al mandatario venezolano. Pero, por otra parte, hay que ser muy torpe para creer que Maduro decidió agarrar su avión e irse a China, así, a cuenta de oreja de cochino, porque él lo quiso. El presidente de una nación, decidió volar 15 mil kilómetros, 24 horas, sin que nadie le diera velas en ese entierro, sin que nadie allá le dijera ven para que te comas unas lumpias. Siguen siendo tan torpes, siguen subestimando tanto a la dirigencia de Miraflores, que son incapaces de entender que eso no lo hace nadie. Ningún presidente en el mundo. Y además, si hubieran analizado un poquito, se darían cuenta de que China necesita seguir haciendo buenos negocios con Venezuela, porque es la garantía para abastecerse todo el tiempo, de petróleo, gas, coltán, torio, bauxita, madera, oro, que por cierto, es China el principal comprador en el mundo.

Esa gira de siete días enmudeció por completo a la oposición, cuya torpeza y falta de creatividad, no tiene límites. Detuvo las redes sociales. No saben nada, no entienden nada, no ven nada, no piensan en nada, y finalmente no creen ni en ellos mismos. Siguen suponiendo que el pueblo mismo se va a rendir a sus pies, porque está arrecho con Maduro, cuando el pueblo sabe que fue la víctima principal de las guarimbas, porque los 47 muertos, quemados, degollados, todos eran gente común del pueblo. Y la gente no olvida eso.

Y la otra torpeza es hablar mal de Chávez. Ya va. Chávez sigue siendo una especie de guía espiritual para cientos de miles de personas en el país. Y con solo activar una mínima campaña de sus aleccionadores videos, es suficiente para revertir cualquier decisión.

De tal manera que la campaña de María Corina, que se había desplegado a propósito del deterioro de la imagen del gobierno por los problemas que todos conocemos, no solo se acaba de estancar, sino que enmudeció a toda la oposición, que ahora están planeando cómo empezar de nuevo. Pero es que su principal asesor y orientador, el Big Brother, tampoco sabe qué decir frente al éxito de la gira. De hecho, también está mudo. Aún no reacciona.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1555 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: