Al fantasma del fentanilo no lo detiene nadie

En el título de este artículo lo calificó como "fantasma", porque de alguna manera vemos a través de los medios de comunicación, como su ingesta, causa estragos y sus efectos hace ver a los consumidores como verdaderos zombis ambulantes, pero apreciándolo bien, es una realidad cruda y triste, que afecta la condición humana y coloca al individuo en una situación denigrante.

Al ver esta escenas mediáticas la gente se espanta, los propios medios contribuyen con fotografías y documentales a difundir escenas que erizan la piel a cualquiera, mientras otros se preguntan ¿ Cómo un ser humano puede consumir algo que lo lleve a tal estado de degradación?

Todas esas imágenes y reflexiones pueden pasar por nuestra mente, cuando se habla de esta Droga. Pero muchos desconocen el complejo mundo del fenómenos de las Drogas, donde actúan variables del mercado, que la fomentan, la producen, y distribuyen, produciendo multimillonarias ganancias, que: ¡ vaya contradicción!, van a parar a los sistemas financieros, que utilizamos los mismos, que nos espantamos, por los efectos de esa y otras drogas.

Si hiciéramos una breve sinopsis, una especie de corta retrospectiva del fenómenos de las drogas, vemos como las drogas denominas clásicas, Opio, Marihuana, Cocaína, vienen siendo sustituidas en el mercado, por otras, denominadas sintéticas, que en la práctica, los que las producen logran que tengan las mismas propiedades que las "naturales", pero son más baratas.

Y es allí donde precisamente, el fenómeno de las drogas, se inserta en el mercado capitalista y obedece a las leyes del mercado. No solamente, podemos ver en esta estrecha retrospectiva como por ejemplo, el Opio, ha sido sustituido por la Marihuana, los anteriores por la Cocaína, para luego convivir todas juntas y en ese juego de mercado, comenzar a ser sustituidos parcialmente por nuevas drogas, que son producidas por laboratorios legales y otros, clandestinos.

Las grandes mafias que trafican con drogas, hoy llamadas Carteles, conocen su oficio. No son grupos improvisados, sino verdaderas empresas, con profesionales especializados al servicio del crimen organizado, con asesores a todos los niveles, en la producción, Mercadeo, en el mundo financiero, en el "lavado" o legitimación de capitales, en las esferas políticas y en la distribución para los diversos mercados en el mundo. Hoy, podemos decir, sin temor a equivocarnos que el mundo de las drogas está controlado por una estructura organizativa, económica y financiera, que se apoya en las esfera política y que ha permeado de tal manera el sistema financiero internacional, que lo utiliza impunemente para su expansión y consolidación.

Es precisamente, allí, en ese contexto, donde tenemos que ver la situación, que se ha presentado con la droga Fentanilo, que parece según los medios, ser la única perjudicial, cuando la realidad, la realidad verdadera es que todas son dañinas al ser humano, generan muerte y quiebran moralmente al individuo, aunque por razones económicas, ahora, por ejemplo, en los Estados Unidos, milagrosamente, le han encontrado a la Marihuana, propiedades medicinales, la recomiendan, estimulan su producción, incluso con modernas técnicas hidropónicas, la venden y cobran impuestos por esas actividades.

El Fentanilo, no es más que una nueva droga, de entre tantas que hay, sintética, es decir producido por los propios seres humanos en laboratorios. Laboratorios que se especializan en estas actividades, para producir y llevar al mercado, "novedades", que permitan ganar más clientes. A los que financian y dirigen esos laboratorios, poco les importa la salud de los que la consumen, a ellos lo que les importa es el dinero a toda costa.

¿Qué es el Fentanilo? Una droga sintética, con propiedades parecidas a los derivados opiáceos, que se produce en laboratorios especializados. El Fentanilo es un fuerte opioide sintético, similar a la morfina, pero entre 50 y 100 veces más potente y que por sus propios mecanismos de producción, puede ofrecerse en el mercado a más bajo precio que otras drogas y por ello se extiende con facilidad entre los consumidores.

Y allí está la razón, de porque avanza en forma agigantada su expansión. Más fácil de producir y un producto más barato que ofrecer. Estos grandes Carteles del Crimen organizado, juegan no solo a eso, a la búsqueda de un producto más barato para tener un mayor número de consumidores, sino, que juegan también a la novedad. Ellos saben que los consumidores de drogas, son curiosos, quieren despertar nuevas sensaciones, mezclan diversas drogas para el consumo, entonces les ofrecen nuevos productos y si son más baratos mejor, porque amplían su mercado.

Por eso los grandes Carteles, invierten para tener mayor número de consumidores cautivos, y vemos como distribuyen drogas a niños y menores de edad, en las cercanías de escuelas, invierten incluso, en la presentación del producto, elaborándolas en forma de pastillas, con rostros simpáticos, para atraer y lograr a futuro potenciales consumidores, que formaran parte de la legión de adictos que va ser su mercado natural.

Allí, en este complejo mundo que está alrededor del fenómeno de las drogas, que tiene muchas otras aristas, pero que no abordaremos por los momentos, por razones de espacio, es donde hay que ubicar al Fentanilo.

Los estragos que está causando y el temor que implica la extensión de su consumo por el número de muertos que causa, que el caso muy particular de los Estados Unidos, tienes caracteres realmente alarmantes. Recientes informaciones revelan las siguientes cifras: "La proporción de muertes por sobredosis de fentanilo combinado con estimulantes en Estados Unidos aumentó más de 50 veces entre 2010 y 2021 al pasar de 0,6 % a 32,3 % de los fallecimientos"

No podrán detenerlo porque ya está inmerso en el mercado y tendrá la duración que este tipo de drogas tiene en el circuito económico que impulsan los carteles. Pronto quedará como una droga más en el arsenal de drogas que existe en el mundo, pero vendrán otras. Y este es un mecanismo de mercado, dentro de sistemas económicos-sociales que nos imponen, necesidades, productos que realmente no necesitamos, y las drogas, son eso: "un producto más y un mecanismo para obtener grandes ganancias, por parte de financistas y políticos inescrupulosos, independientemente, de la degradación que causan del ser humano".

Por supuesto, es importante que se desarrollen intensas campañas educativas, preventivas, para que se tome conciencia sobre las drogas y sus daños al ser humano; que se tomen las medidas que sean necesarias para evitar su producción y distribución; pero al mismo tiempo profundizar sobre las verdaderas causas que están generando un fenómeno como el de las drogas, que avanza a pasos agigantados, que parece imparable y que cada vez más tiene de cabeza a las organizaciones mundiales que lo abordan.




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1184 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor