El tercer excluido…a propósito de Maria Alejandra Díaz

La lucha por el poder y entre poderes con los años, particularmente a partir de la guerra fría se ha convertido en una lucha donde siempre tienden a ir fragmentando la sociedad y los oponentes en su engaño inventan todo tipo de manipulación. Hay dos en lucha por lo general, sea en guerras o simples contiendas electorales. Particularmente en occidente esta dualidad se da a travez de una división de lo que llaman izquierdas y derechas, en Europa por ejemplo esto ha sido asi por décadas pero con una tendencia cada vez mas acentuada hacia la radicalización de ciertos bloques de las derechas que empiezan de nuevo a reivindicar los viejos valores del fascismo tradicional, o simplemente aportan políticas que son un calco en su autoritarismo y sectarismo racial propios de los modos que definen el fascismo. La izquierda se divide y tiende a convertirse en un liberalismo que solo recuerda tristemente a sus principios de sociedad justa e igualitaria desde sus definiciones mas reformistas hasta los mas extremos. Pero por supuesto hay excepciones que son precisamente los que garantizan la posibilidad de la continuidad de la lucha aguerrida y utópica, eso se funde con múltiples movimientos sociales y contextos en guerra donde participan sujetos de una izquierda prácticamente excluida del escenario mediático e incluso político los que las obliga a formular múltiples formas de lucha desde la movilización pacífica hasta la guerra armada. Nos referimos al combate que libran desde los zapatistas y el movimiento indígena que lideran en México, los bloques de lucha y hartamente reprimidos como son los mapuches, hasta vastos movimientos de liberación como es el caso de los kurdos, que son un verdadero ejército vencedor y resistente en el medio oriente. Lo importante de estos sujetos ya excluidos es el observar como hay en ellos una verdadera creación ideológica que a la par de creadores de ideas como es el caso de Gramsci estos han logrado superar muchos de los escollos hasta raciales originales que vienen desde el marxismo hasta el mismo anarquismo.

En definitiva siempre nos encontraremos en un mundo dual hegemonizado por lo mas cercano a la democracia burguesa, o naciones invadidas por el totalitarismo monárquico sin dejar de tomar en cuenta lo que llaman todavía comunismo (algo absurdo) particularmente en China y finalmente las dictaduras clásicas, donde se enfrentan castas que se soportan en una misma simbología a la hora de definir los principios de poder que los mantienen, en su gran mayoría gracias al poder militar. Este es el mundo dual que vivimos. Venezuela en ese sentido podemos hablar de un totalitarismo o autocracia híbrida donde se funden las coordenadas del neoliberalismo salvaje con su respectivo acompañamiento de un gobierno corrupto hasta la médula, junto con esta fórmula autocrática que comenzó a demarcarse con el mismo Chávez y que ahora rellena a su antojo todos los laberintos del poder. El dualismo oposición gobierno es una pantomima que hace parte del todo de un mismo régimen que se acerca mucho a los que eran Acción Democrática y Copei bajo la cuarta república. Hablando en términos cuánticos una unidad de materia que al imponerle determinados grados de energía es capaz de dividirse en dos. Pero desde esta infinita pequeñez de materia hasta el mundo político que vivimos es muy difícil encontrar ese tercer punto que siempre esta presente en el horizonte pero por lo general nunca es expuesto a la información humana. Quizá sea imposible este tercer excluido cuando hablamos de materia física, pero dentro de la complejidad política por supuesto que esta presente, y no solo una presencia fáctica sino por lo general absolutamente necesaria.

Por ello hemos repetido en tantas ocasiones el nombre de Maria Alejandra Díaz. No se trata en su caso solamente de una exclusión por conflictos internos dentro de lo que fue y ya no es chavismo. Estamos hablando de subjetividades políticas que se alzan contra aquellos que eran parte de su entorno y su desarrollo político, muy particularmente de Maria Alejandra porque no solo rompe con lo que ya sabemos es una mafia gobernante sino que aporta en sus múltiples denuncias lo que definimos como otra política. La defensa a ultranza de los derechos y elementos constitucionales hechos por ella (hablamos de la constitución del 99) y la denuncia de su continua violación a través de leyes y medidas absolutamente inconstitucionales favorables exclusivamente tanto a las nuevas como viejas oligarquías como las corporaciones poderosas que hacen a sus anchas y crean lúgubres situaciones a nivel global, abre la posibilidad de generar una alternativa a este desastre que ya no es solo una recuperación del estado de derecho y justicia sino de medidas ya sugeridas por la constitución que nos permitan remontar un proceso de liberación desde abajo, donde las clases subalternas recobren su protagonismo y lo que es mas importante; sin ser participes de la burocracia gobernante puedan convertirse en sujetos de poder. A nuestro parecer esta es la creación política mas importante que se encuentra desde el artículo 71 en la misma constitución si lo vemos desde la perspectiva de otra política. Cambia totalmente lo que son las relaciones entre sociedad y estado, dándole prioridad al poderío colectivo. El poder popular ya no es solo una instancia de fuerza que se ejerce dándole su apoyo a los sujetos mas progresivos y transformadores que se presentan como candidatos o gobernantes; la clásica pero consecuente alternativa de izquierda. Esta vez mas allá de izquierdas o derechas, estamos hablando de cambiar completamente lo que son las correlaciones de fuerza que impone la democracia burguesa en el mundo allí donde existe. La superación de este formato llamado democracia hacia la posibilidad de formatos de autogobierno en manos de la misma colectividad, lo cual cambia por completo lo que denominan normas de los regímenes de representación.

El tercer excluido, cuando hablamos en esta perspectiva es eso, no es una simple exclusión de derecho como le han hecho a la linda y tan reaccionaria y vendepatria de Maria Corina Machado, o una exclusión de oportunidades comunicacionales (bestialidades que a mi mismo me hicieron como a centenares de liderazgos políticos). Se trata de aquel que efectivamente se excluye de sus derechos, sino que en el proceso de su propia exclusión tiene la capacidad de la inventiva política y con ello de generar mas allá de lo individual de nuevas verdades que al hacerse efectivas se convierten en acontecimiento, lo cual le ofrece a la misma historia la posibilidad de un nuevo sentido de vida donde poco a poco los esclavismos particulares del capitalismo se vayan borrando de las relaciones sociales. No hablemos simplemente de socialismo o sus sinónimos más próximos, sino de una nueva concepción de república o como bien quieran llamarla.

Pues bien, Maria Alejandra en la medida en que se difunden sus múltiples denuncias, a su vez momento tras momento, se va acercando a esta posibilidad. Ella en sí se va transformando en un acontecimiento para este país. Y cuando hablamos de acontecimiento es que se trata precisamente de un tercer elemento completamente fuera de esta absurda pelea entre una oposición vendida al mejor postor y el gobierno defalcador y mafioso. Por ello, sí hay entre nosotros un tercer excluido con las dotes de espíritu y el quehacer concreto de quien habla, pelea y allana el camino de nuevas ideas que hemos incluido ella es Maria Alejandra. Es decir cualidades que son propias de quien no se rinde dentro de inmensas dificultades, por el contrario usa esa repetida exclusión para acentuar la lucha e ir creando nuevos parámetros ideológicos y prácticos a la hora de restituirse en la lucha de liberación. Maria Alejandra por encima de muchos de los chavismos disidentes ha ido logrando un camino en ese sentido, ha hecho de la denuncia y el constitucionalismo que no cansa de reivindicar y generar nuevas lecturas del mismo un arma que llamaríamos de combate patriótico y transhumanista. De allí nuestro apoyo, lealtad y cariño. Pronto comenzará la lucha abierta y sin pueblo vencido.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2026 veces.



Roland Denis

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor