Auditórium

Si impiden las primarias opositoras, la economía se termina de hundir: ¡Anótenlo!

"En política lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno".

Konrad Adenauer.

La política está en todas partes, y constituye un juego complejo que afecta a todo el mundo. Y sigo sin entender las razones del agudizamiento del colapso económico de Venezuela. ¿Será por la falta de autonomía del Banco Central de Venezuela, la hiperinflación, o de la errada política, serán las verdaderas causas de la continuación de la severa crisis del país, en este primer semestre del 2023?

La economía de Venezuela después de las 12 del medio día en sus cuatro punto cardinales, desnuda a un país en estado de coma, debido a la soledad en sus calles, la escasa compra en los comercios, donde el poder adquisitivo, de la población se ha ido a tierra debido a los bajos salarios, son varias semanas de pánico en este primer semestre debido al acelerado desplome de la economía.

Es una tragedia inédita la que se está viviendo, que no solo reta a los políticos del gobierno, y de la oposición, donde una crisis política sin precedentes, lapida sin discriminación alguna, las condiciones de vida de unos 25 millones de venezolanos que sobreviven a duras penas, e impulsa una ola de emigración jamás vista en la historia reciente de la otrora rica nación petrolera llamada Venezuela, me lo dicen analistas, y expertos en la materia nacionales e internacionales consultados.

Sin en Venezuela no se resuelve el problema político, difícilmente se va a resolver el problema económico. Esta son las verdaderas razones por las cuales este país, rico en reservas petroleras, que tuvo una economía pujante, se encuentra entrampado en una aguda crisis socioeconómica.

La crisis venezolana me dicen los expertos consultados es de "diagnostico reservado" en el tratamiento, desde la óptica económica, y tiene su origen en la actual crisis de los partidos políticos opositores, agravada con la aparición de los llamados "alacranes", y de otros alacranes rojos afectos a la revolución. Crisis que tiende agravarse de prosperar la nulidad de las primarias introducida por un esquirol opositor ante el TSJ. Lo cual alejaría del país: "In sæcula sæculorum" por un largo tiempo a las tres patas fundamentales para recuperar la industria petrolera, y el resto de la economía industrial productiva como son la: "inversión, tecnología, y recursos humanos". Llevando al país hacia la cubanización eterna.

Esos polvos de la descomposición política, trajeron estos ‘alacranes’ politiqueros que tenemos hoy, algunos con un extremado cinismo, se pretenden elegir como una suerte de outsiders, lo triste es que existen venezolanos que oyen a estas lacras que vienen de la politiquería de albañal.

No existe un calificativo para etiquetar esta contracción de varios años tan alta que continua en este casi finalizado semestre de 2023.

Venezuela está sumergida en una profunda crisis institucional. El modelo económico, iniciado en 1999 hasta el 2013, impulsó un modelo de corte económico equivocado similar al cubano en este país petrolero, con unos férreos controles políticos, sociales, y económicos por parte del Estado. Estas fueron unas de las razones más importantes que propiciaron este colapso socioeconómico. Como político simpatizante del gobierno, siempre me opuse a este modelo, y siempre hacia llamados a la rectificación sobre ese camino equivocado.

Nunca se me escuchó, ya que ese modelo, que en el país se aplica fracasó, tanto en Cuba, como en la extinta Unión Soviética.

Los postulados totalitarios estalinistas, en los países donde los aplicaron resultaron de manera equivocada, como en toda la Europa Oriental del siglo XX.

El sistema político de Nicolás Maduro cabalga, el agotamiento de este modelo. Pero se ha hecho todo lo contrario a lo que establece la hermenéutica económica para intentar contener el continuo estallido de esta crisis.

En mi opinión creo que el presidente Nicolás Maduro en su ruta hacia las elecciones del 2024 debe contener el control excesivo del Estado sobre la economía. El control de cambio de la moneda, desapareció en diciembre de 2019, y se permitió la libre convertibilidad de la moneda en Venezuela.

Fueron años de errores muy criticados por mi persona, para que eso ocurriera. El control de cambio, lejos de frenar la fuga de capitales, lo que hizo fue multiplicarla.

Venezuela pasó de importar 10.000 millones de dólares hace 20 años, a hacer lo propio con unos 130.000 millones de dólares aproximadamente desde entonces.

En la actualidad, se tiene un crecimiento del tipo de cambio, sin posibilidad alguna de lograr estabilizarse.

Durante la época de los controles de precios se produjeron escasez, y desabastecimiento de los productos básicos, esas fiscalizaciones resultaron ineficientes.

Las expropiaciones, y cierres de empresas, sin límites por parte del Estado trajeron desequilibrios que asfixiaron a la empresa privada venezolana. Centenares de industrias existentes al comienzo del gobierno bolivariano desaparecieron en medio de los controles de precios, tipo de cambios, comercialización, producción, importación, y exportación.

Otro de los motivos del colapso de la productividad fueron las expropiaciones, y las nacionalizaciones de decenas de empresas de los sectores primarios de los: alimentos y petróleo. Esto provocó que el riesgo país aumentase. Hoy Venezuela tiene el riesgo país más alto del mundo, y sin una fuerte inversión extranjera, por este mismo motivo de prosperar; la impugnación de las elecciones primarias presidenciales opositoras, el caos económico se acrecentará, debido a que el problema del país continuará principalmente siendo político.

Todas las empresas expropiadas en las áreas petroleras, metalúrgicas, eléctricas, de producción, y distribución de alimentos fracasaron.

Hay que restablecer la autonomía constitucional del Banco Central de Venezuela para que este organismo opere correctamente, y no atendiendo las directrices económicas del poder ejecutivo.

El BCV, sigue financiando al ejecutivo con dinero sin respaldo. Esto genera hiperinflación, políticas inadecuadas, y planes inexistentes de liberalismo, y economía de mercado capitalista.

Otras de las causas del naufragio económico de Venezuela es la designación de personal militar sin formación en cargos medulares. Esto propició que ninguno de los objetivos del llamado Plan de la Patria 2013-2019, columna vertebral del gobierno del presidente Nicolás Maduro prospere.

El desplome de la producción petrolera, y del PIB ha registrado una contracción de un 70 por ciento del producto interno bruto, en los últimos años. La economía se muestra hoy muy contraída.

El país ha perdido un 70% del tamaño de su economía, incluso en el sector petrolero, que representaba un 90 % del PIB anual. La producción petrolera venezolana pasó de 3,5 millones de barriles, en 1999, a unos 800.000 bpd en la actualidad.

Las tramas de corrupción dilapidaron la bonanza petrolera que equivalían al PIB total de los países de la región latinoamericana.

El desmontaje del control institucional sobre PDVSA fue mortal. La guillotina en los cargos gerenciales, profesionales y técnicos, con una purga semejante a la de Stalin, fue mortal para el país.

Una hiperinflación inédita es la cara más visible de la crisis económica de esta Venezuela del año 2023.

En este primer semestre, la especulación en los precios de bienes, productos, y servicios en el país ha subido en un promedio mensual superior al 50%. Esto ha destruido los salarios.

La hiperinflación acaba con las estructuras de costos, inventarios, y los sistemas de precios de las empresas.

La dolarización de facto en Venezuela ha aparecido en el último año, como un "salvavidas" del venezolano, lejos de ser un proyecto del presidente Maduro.

El fenómeno hiperinflacionario en Venezuela se ha convertido en el más largo de su tipo en la historia económica. La ausencia de una vacuna efectiva contra la hiperinflación se debe mas que todo a: "un mal manejo de políticas anti híper inflacionarias desde las alturas del poder. Al no existir una mejoría económica debido al despelote institucional.

¿Las sanciones son los culpables? El gobierno culpa de la crisis económica a las sanciones económicas impuestas por la administración de Donald Trump, y que, ha continuado Joe Biden. Algunas de esas sanciones han permeado hacia la población, como la prohibición a compañías petroleras de enviar diesel a Venezuela, a cambio de crudo.

La escasez de ese tipo de combustible perjudicó en sus inicios, la distribución de alimentos, y medicinas en el país, pero más perjudica los puntos de controles militares y policiales en las carreteras del país. Las sanciones son una consecuencia de la crisis política, opinan los expertos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2159 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: