Crítica ácida

Democracia más antigua falso concepto de opositores colombianos

La violación masiva de derechos humanos a sus ciudadanos, el clasismo, racismo y notorio odio a los más pobres, fue política ejecutiva colombiana hasta el 2022, gobiernos más representantivos de los U S A que de los ciudadanos colombianos, a sus ejecutores del pasado no les gustan las inteligentes reformas sociales del Presidente GUSTAVO PETRO, beneficiando sectores de menores recursos. La oligarquía y sus lacayos no ayudan a los desasistidos siempre maltratados, torturados, asesinados u obligados a huir de Colombia para no perecer bajo el pitiyankysmo demócrata representativo.

Los colombianos que dirigen la derecha pregonan ahora que no es Venezuela la más antigua democracia ininterrumpida de nuestro surcontinente, mienten sin rubor en sus medios de desinformación, colombianos que en el poder aceptaron para su nación ser miembro observador de la OTAN por disposición gringa. La Colombia de masacres, falsos positivos y guerra civil desde hace tres cuartos de siglo, observa a la derecha en 2023 en oposición, alborotando cuarteles en procura descarada de revirarle al Presidente socialista PETRO.

Ni siquiera se esperan lapsos por temor a medidas que describan sus pésimos gobiernos anteriores, tan temerosos están que ni siquiera aguantan a PETRO quien puede ejercer por un período, ya que el Jefe del Estado no goza del derecho a la reelección y entregará en el 2026. Las provocaciones policiales y castrenses en calles de Bogotá y otras ciudades, desafian la autoridad ejecutiva del Presidente, manifestaciones de efectivos en situación de retiro organizadas para amedrentar.

En Venezuela donde si somos fehacientemente la democracia surcontinental con mayor número de años ininterrumpidos, vivimos parecidas experiencias desestabilizadoras ejecutadas por pitiyankys, aún en la era Chávez la toma de Altamira por oficiales desafectos y a la postre tristes asesinos en fuga, fue un chasco. Derechistas colombianos que vendieron su patria a EE UU, en funciones similares a quienes no los avergüenza su pleitesía histórica al imperio norteño, se desesperan presionando al colectivo neogranadino y citando con mentiras a Venezuela.

Colombia es punta de lanza progringa en estos lares, Colombia en la OTAN europea solo sabe recibir órdenes imperiales, antes que PETRO decida algo que disguste a EEUU, Colombia ha aguantado la intensificación de visitas de funcionarios gringos, inspeccionando sus 9 bases militares, en ellas no valen las leyes colombianas sino las estadounidenses. Los ricos dominan medios de comunicación, saborean sus "tintos" celebrando su desprecio al colectivo popular y se jactan de hacerlo, transmitiéndolo en vivo por radio y televisión.

Terrible oligarquía en el conocido usufructo rapaz del poder pitiyanky, en este 2023 arden en cólera y tienen la esperanza de sacar a PETRO mediante golpe parlamentario o militar. Anhelan lo aplicado contra Dilma Roussef en Brasil, o al maestro rural Pedro Castillo, Presidente electo en Perú, preso por triquiñuelas demócrata representativas sin justificaciones jurídicas valederas.

En Perú adulantes pitiyankys ofenden al pueblo elector incaico y a la gente de menores recursos, mayoría evidente originaria indoamericana. La derecha rendida al salvajismo capitalista justifica homicidios, incendios, bombas, o actitudes mercenarias y corsarias, para afirmar mediante sus medios que, eso ocurre cuando se eligen Presidentes socialistas, demonizan a Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Las gigantescas diferencias entre los organismos de seguridad del estado venezolano socialista bolivariano, en comparación con lo heredado en Colombia, esa secuela de presidentes indignos alineados con la derecha adulante a La Casa Blanca, hay que darla a conocer y explicar como nos perjudica. El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz de Colombia INDEPAZ denunció el asesinato de cuatro menores de edad indígenas del pueblo Murui, víctimas del reclutamiento forzado, cabe acotar que en Venezuela eliminamos la recluta forzada desde tiempos del Presidente Hugo Chávez.

INDEPAZ dio cuenta que, los hechos fueron en el municipio Solano, departamento de Caquetá región amazónica, la masacre número 36 en el transcurso de 2023. En la Venezuela socialista bolivariana se acabaron las masacres de aquella democracia representativa, expulsada en 1999. En lo de matar indígenas vino a mi memoria el asesinato de guajiros que viajaban tras celebrar un fin de semana, estaban ebrios y el camión que los transportaba transitó cerca de donde visitaba La Guajira el entonces Presidente Carlos Andrés Pérez.

La seguridad del mandatario acribilló el camión donde iban los guajiros: hombres, mujeres, ancianos y menores de edad, perecieron, el incidente quedó como si los muertos no fuesen seres humanos. Hoy el presidente PETRO expresó su indignación por el múltiple homicidio de indígenas y convocó reunión de seguridad para tomar medidas sobre el tema, catalogando el asesinato de 4 menores indígenas en Putumayo, crimen atroz, bofetada a la paz y al Derecho Internacional Humanitario.

En Venezuela el Fiscal General, Tareck William Saab, ha venido anunciando destituciones de policías y militares, encarcelando a quienes abusan del poder en cualquier parte de nuestra nación. Por contraste la dirigencia de la derecha colombiana insulta a PETRO, con actitud aviesa asumida por militares y policías en retiro; pretenden presionar para salir del Jefe del Estado. Acuden al expediente chauvinista de robarle a Venezuela la denominación según la cual somos ciertamente la democracia ininterrumpida más antigua de América del Sur, en Colombia y con ayuda gringa forman matriz de opinión sobre el socialismo bolivariano, tildándonos de no democráticos porque no vendemos la independencia y castigamos sin excepción política a quienes violen los derechos de nuestros habitantes.

Patrias hermanas presididas por Maduro y Petro, Venezuela y Colombia somos esperanza que también han reclamado quienes votaron por Andrés Manuel López Obrador en México, Luis Inacio Lula Da Silva en Brasil, Xiomara Castro en Honduras y los casos de Zelaya o el del Obispo paraguayo Lugo siendo presidente. Seguirán las señales de repudio a la grigolandia siglo XXI, más perdida que nunca y en prolegómenos del fin del capitalismo salvaje yankyzado, el cual recibe lecciones políticas por cualquier lado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1066 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: