Cuento o razón

¿Por qué las frases no son ahora tan creativas?

La noche con su pincel pintó de negro oscuro el lienzo del firmamento. Era como una viuda que se le acaba de morir el esposo. Los luceros fueron tragados por la penumbra y la luna, al parecer, andaba dando serenatas por otros lugares recónditos. Era la propia noche cuando Florentino se enfrentó con el diablo o cuando a Juan Hilario le salió el Silbón, por andar buscando parranda, con la diferencia que la lluvia no se había asomado en aquel escenario.

El periodista Juancho Marcano contemplaba a aquel panorama desde su hamaca y hasta le parecía tenebroso. "No vaya a hacer cosa, que se desprenda un palo de agua y acarree las consecuencias que trae cuando las quebradas ni los puentes tienen el mantenimiento que se les debe dar, independientemente que sean tiempos de lluvia o no", pensó el periodista, quien luego se dedicó a leer los textos de las redes sociales en su celular y también las noticias y sobre todo en Facebook, Twitter y en grupos de wasap, donde hay de todo, bien sean cosas verdaderas o falsas, o chabacanerías y así por el estilo, pues se quiere hacer humor pero más que todo con la vulgaridad y lo grotesco, lo cual no es lo más acertado en una plataforma donde tienen cabida los menores de edad y sobre las niñas, que son las presas más buscadas por las personas degeneradas, que ahorita abundan como mala hierba que crece en cualquier terreno.

El reportero en aquella noche vestida de luto, observando esto, recordaba cuando entraba a los baños de la Universidad y todas las paredes estaban llenas de frases, bien seas políticas, poéticas y otros temas, y de verdad que había gente que tenía creatividad para inspirarse y sobre todo cuando estaba haciendo sus necesidades, pues en los espacios donde estaba la poceta, ahí era que se miraba aquello de "sonría que están televisando"; o "aquí se caga el más valiente" o "Cristo viene y viene arrecho", y a veces contestaban los grafitis, como aquel que una vez escribieron y que decía: "La masturbación mata al estudiante" y alguien muy creativo le respondió: "Pero el estudiante no teme a la muerte".

"Eran otros tiempos, no estas chabacanerías de ahora", se dijo el periodista y empezó a leer informaciones de las páginas de los periódicos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 397 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: