¿Ganaría Maduro unas elecciones presidenciales?

Cada día que pasa el panorama electoral se aclara. El gobierno lleva meses preparando el terreno y por mucho que desagrade ver el despliegue del Partido en distintas regiones, este despliegue es un indicador de que las estructuras del PSUV están más que aceitadas para la contienda que se avecina.

Ni siquiera la Tragedia de Las Tejerias, ni otros desastres que la naturaleza ha causado en Aragua y otras entidades del país han desviado de su rumbo al Partido Socialista Unido de Venezuela.

En su esencia un partido político tiene como objetivo participar en contiendas electorales y su fin último es triunfar. Aunque tampoco es mentira que en el pasado muchos partidos de la izquierda venezolana simplemente se conformaron con existir como meros "reductos" que satisfacían los egos de sus jerarcas quienes nunca estuvieron dispuestos a ceder sus pequeñas parcelas o cuotas de poder en nombre de un proyecto más incluyente, carecían de vocación de poder.

Hasta que apareció Chávez en el panorama político y muchas cosas comenzaron a cambiar, entre ellas la correlación de fuerzas entre izquierda y derecha. Fue entonces cuando comenzamos a ver a muchos de esos que se proclamaban de la izquierda plegándose a la derecha y en algunos casos terminaron aliados de la ultraderecha. Alguien recuerda hoy a Andrés Velásquez, Pablo Medina, etc.

Pero no vamos a disertar sobre fantasmas políticos, al menos no de esos que en los 70, 80 y 90 que utilizaban las tribunas de la izquierda y basto que un proyecto con visos de "revolución" llegara al gobierno para que se aliaran con quienes adversaron ideológicamente hasta entonces para oponérsele.

Chávez que sabía de estrategia militar más que de otra cosa, y de la que siempre se valió en las circunstancias políticas difíciles, aprendió de política en una carrera vertiginosa contra el tiempo y demostró ser un sagaz aprendiz. Quien puede negar el papel de Luis Miquelena en el triunfo electoral de Chávez (1998), así como las numerosas alianzas que debió hacer con factores que adversaron sus ideas y los cambios y transformaciones que estas suponían. Pero Hugo Chávez fue desarrollando una visión de conjunto, más que los arboles fue capaz de ver el bosque siempre. ¿Dónde están hoy muchos de los que acompañaron a Chávez en distintos momentos de su gobierno?

Pero volvamos al PSUV y a la arrolladora campaña que ha desplegado y que no puede tener otro resultado que el triunfo en las elecciones presidenciales por venir.

No hay en el país ningún otro partido político que contabilice hoy las cifras que tiene el PSUV. No me refiero a encuestas que indudablemente pueden ser manipuladas y estar favoreciendo a quien las paga, nadie debe olvidar que quien paga los músicos escoge la melodía.

El PSUV cuenta hoy con una estructura partidista que genera envidia en muchos y en otros desencanto. Pero además aún se sostiene, en buena medida, en el "legado de Chávez", aunque no son pocos los que quisieran borrar los ojos de Chávez, no de las propagandas sino de las mentes de los venezolanos, convencidos de que lo mejor es "despolarizar" a nuestra sociedad y volver a los tiempos aquellos en los que no existía un chavismo que nos comenzó a dividir.

Pero volviendo al tema de la campaña el Partido ganador ya está cantado. No porque el CNE este vendido, ni porque Maduro sea más "arrecho" que Chávez, ni "porque el régimen hará lo que sea por perpetuarse". No, estimados lectores, el PSUV ganara porque es el Partido que atendiendo a la lógica del poder sigue haciendo lo que debe hacer cualquier partido para ganar elecciones. Tener una maquinaria organizada y estructurada, aunque muchos de los que hoy la integran en la base nunca hayan comulgado con Chávez y sus ideales.

Quienes históricamente han adversado al chavismo siguen como en el pasado mordiéndose la cola, los que desde el chavismo han comenzado a adversar al gobierno están lejos de estructurar propuestas orgánicas creíbles a los electores que le ofrezcan alternativas a lo que hoy se vive.

PD: El PSUV de estos tiempos solo tendría comparación con el partido Acción Democrática (AD) de los 60, 70 y 80; con la diferencia que no tienen una contraparte como COPEI, con la cual alternarse en el poder y por ende "auto renovarse" como en la cuarta república.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1381 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: