Maduro y los canjeables

A estas horas debe ser del dominio publico y viral la noticia sobre la puesta en libertad de los sobrinos de la1ra combatiente Cilia Flores (CILITA) para Maduro.

Al respecto, el gobierno emitió un comunicado donde explica:

"La República Bolivariana de Venezuela informa a nuestro pueblo y a la Comunidad Internacional que como producto de distintas conversaciones realizadas desde el pasado 5 de marzo con representantes del Gobierno de los EU, se ha logrado la liberación de dos jóvenes venezolanos injustamente apresados en ese país"

Demás esta decir, como venezolanos que compartimos la alegría que siente la familia Flores por la puesta en libertad de 2 de sus miembros.

A todas estas, surge la pregunta del porque la exclusión o en su defecto quién impidió la inclusión de Alex Sabb de la lista para el canje de prisioneros (7 norteamericanos por dos venezolanos: Franquía Flores y Efrain Campo ambos sobrinos de Cilia Flores (CILITA)

Contradictoria decisión de quienes seleccionaron los canjeables después de la intensa campaña mediática; marchas, declaraciones y manifestaciones exigiendo la libertad del llamado diplomático.

El secuestro de Alex Sabb alerto Maduro, es una grave violación a los tratados internacionales habida cuenta que Alex Sabb es un diplomático en ejercicio y al servicio del gobierno venezolano.

A Alex le debemos -digo yo - el sacrificio de su libertad por hacernos llegar la caja CLAP para no decir por matarnos el hambre. Pero como siempre hay un pero no faltara un Rafael Ramírez IDEM Toby Valderrama con su Antonio Aponte a Cuestas y una Mary Pili Hernández insinuando que Maduro quiere mucho a Alex pero mas a su CILITA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 730 veces.



Hermes Escalona Acuña

Miembro del Periódico alternativo DIGALO AHI

 digaloahiprensa@gail.com

Visite el perfil de Hermes Escalona Acuña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hermes Escalona Acuña

Hermes Escalona Acuña

Más artículos de este autor