Cáscara Amarga 659

Hablar de venganzas y de perdones

Hablar de venganzas y de perdones. Y, asegún Jorge Luis Borges, que decía: "Yo no hablo de venganzas ni de perdones, el olvido es la mejor venganza, el olvido es el mejor perdón. Asina se situaba el poeta. El poeta de Edipo y la esfinge. El poeta de Edipo y el enigma, en que somos Edipo y de un eterno modo, la larga y triple bestia somos, todo lo que hemos sido y todo lo que seremos. El intransigente tiempo inexorable espacial del aquí y el ahora, del hoy es siempre todavía, y el doctor Einstein no lo sabía, en que estaba encubado la tesis de la teoría del campo unificado, y, Albert Einstein no se diera ni cuenta que su misma teoría del campo unificado se estaba mostrando y demostrando con el eclipse de Sol total de 1919, la mismísima tesis de Teilhard de Chardin, de entre materia y energía, de entre el campo electromagnético y campo gravitatorio, ha de estar enclocado el centro universal unificado reflexivo de unicidad instantánea, en el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso de la borrosidad blaspascaliana, de la línea curva lemniscata de Bernoulli, de la línea curva parabólica cúbica de Picasso de entre la venganza y el perdón, casos correlativos límite contradictorios caliginosos, tanto como si fuera de la tesis de la filosofía de las cuatro "E" de Maleo 2001, del entendimiento y la estética ética espiritual, tanto como si fuera y hablárase de venganzas y de perdones.

Con digresión y sin digresión, hablar de venganzas y perdones, es asomar la teoría borrosa blaspascaliana, en que en el contradictorio perdón maleoiano profundo, ha de estar el ojo avizor radiante penetrante de don Francisco, y, con el contradictorio perdón maleoiano profundo, ir a las mesas misas musas, y, a buen seguro que, ahí, en el cricrí de las margaritas de don Federico, se han de solventar todas las problemáticas existes, producto de la mano criminal humana de los asedios bloqueos cercos sanciones políticas económicas sociales, de las guerras miserables de todos los imperios que han existido en el natura universo mundo espacio temporal y la persona humana, díptico del libertador Simón bolívar, en que de entre natura y persona, ha de estar el interés instantáneo impulsivo, que no es otra cosa que la suerte del radiante ojo avizor de don Francisco de entre las gracias y las desgracias del ojo del culo, que escribiera el poeta español cuando el reinado de Claudio Cesar, cuando este invitaba a sus comensales abundantes a comilonas concupiscentes que no de otra mejor suerte que del convite cívico mílite del golpe feroz cesarvallejoiano de entre nalgas, y, porque y para llegar a cagarse en pleno sarao de la abundante comilona en que había que echarse un borrascoso peo en plena cena del decreto del envenenado regino emperador en que el mandatario lo escuchara, y, aquello era del gozo del rey por lo saludable para todos, asina fuera bien jediondo a porquería como decía el diputado campestre cojedeño, Premio Noble de Literatura Campesina, el diputado Pineda de San Carlos de Cojedes. Pero bueno, como tiénese dicho, al través y en de por medio por la calle de en medio ha de estar el contradictorio medio maleoiano profundo Maleo 2001, el contradictorio perdón maleoiano abismal como si habláramos de entre venganzas y perdones.

Con divagancia y sin divagancia, hablar de venganzas y perdones, es asomar la teoría borrosa blaspascaliana, de la sustitución de los entes definidos por sus definiciones, en el convite cuartel cívico mílite del golpe feroz cesarvallejoiano hacia niveles superiores conceptuales esenciales intelectuales de entre la tesis y la síntesis de Hegel y Marx, en que existe el contradictorio perdón maleoiano profundo de Maleo 2001, y, que ha de estar en el ojo avizor radiante penetrante de don Francisco y el cricrí de las margaritas de don Federico, que los políticos y las políticas de ancestros centros postcentros no han capturado, y, de haberlo agarrado por el gañote, el mundo natura universo espacio temporal fuera otra cosa, fuera otra vaina, y, lo de Rusia y Ucrania, no existiera, y, mientras exista el imperialismo capitalista neoliberal de la guerra de las armas y que no de las letras, lo de la paz extremista aristotélica exclusiva del quítate tú, pa ponerme yo, del o estás conmigo o estás con mi enemigo, hemos de estar bien jodios, y, que no de la guerra y la paz en que ha de estar el ojo avizor radiante de don Francisco, y, han de existir las mesas misas musas consentidas comprometidas consuetudinarias de entre las nalgas, de entre las gracias y las desgracia del ojo del culo, que no se ven y no ven los perros de la guerra. Mientras los perros de la guerra del imperio existan, habrá el sostenido desequilibrio entre la guerra y la paz, entre natura y persona, díptico del Libertador Simón Bolívar, que hoy 28 de octubre de 2022, han de estarse cumpliendo ciento noventaicuatro años de haber sido legado al Gran Mariscal de Ayacucho, en que el Libertador le dijera: Tome usted como base de sus operaciones la naturaleza de las cosas y el interés instantáneo, y, que sea el impulso irresistible inspirativo, de entre, y, siempre ha de ser contradictorio acertado profundo. El Libertador, sí veía el ojo avizor de don Francisco, porque el Libertador tenía un soberano callo libertario en el culo, y, él, y el ojo avizor de don Francisco y el cricrí de las margaritas de don Federico han de ser necesarios para alcanzar la contradictoria paz maleoiana profunda Maleo 2001, es como asomar la teoría borrosa blaspascaliana, de la sustitución de los entes definidos por sus definiciones, en el convite cuartel cívico mílite del golpe feroz cesarvallejoiano hacia niveles superiores conceptuales esenciales intelectuales de entre los dípticos natura y persona del Libertador Simón Bolívar y la tesis y la síntesis de Hegel y Marx, tanto como si fuera de hablar de entre venganzas y perdones.

Si hablar de entre venganzas y perdones, es hablar de Jorge Luis Borges, es hablar de borrosidad difusa caliginosa. Entonces sea dicho que, hablar de entre venganzas y perdones, es hablar de la tesis teórica inédita novedosa avanzada TINACO de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético de la forma significativa conmovedora del ser y no ser de Maleo 2001 en el contradictorio medio maleoiano profundo en la perogrullada primera vez de Perogrullo. Ergo vergo sea dicho que, hablar de entre venganzas y perdones, es hablar de la filosofía de las cuatro "E" de Maleo 2001, de la filosofía del entendimiento. Sí, del entendimiento en las mesas científicas einsteinianas, las misas religiosas sanpabloianas teilhardianas, las musas de Machado, de don Francisco, de don Federico, de Jorge Luis Borges. Ergo vergo sea dicho que de entre natura y persona ha de estar la contradictoria paz maleoiana profunda de Maleo 2001, tanto como de entre la guerra y la paz, tanto como hablar de entre venganzas y perdones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 540 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: