Sigamos luchando y disfrutando del tiempo que se nos otorga

La vida, a veces, se disfraza de sorpresas

Martes, 06 de septiembre de 2022.- La vida, a veces, se disfraza de sorpresas.

Yo le quitaría, el a veces y le colocaría, casi siempre.

Las cosas, el diario vivir, el día a día, la rutina, madrina de lo inesperado, solo espera que nos acostumbremos a ella para clavarnos el mordisco de lo que menos imaginábamos, de lo que menos esperamos.

En plena yugular, no tengan la menor duda.

Fácil nos amañamos a los eventos que nos favorecen, a los que cumplen con nuestras expectativas, con nuestros sueños más profundos, con nuestros deseos, los que no le hemos contado a nadie, ni siquiera a nuestros allegados más íntimos.

Navegamos a placer en aguas conocidas, a pesar de que ocasionalmente se tornen tormentosas, cuando nos conducen al puerto deseado, soñado, aspirado, y que por más que haya dudas, pensamos, no, no, no, no pensamos, estamos convencidos, que nos los merecemos.

Y ahí está la vida, esperándonos a la vuelta de la esquina, con un manojo de eventos inesperados, que pueden cambiar y cambian todo en menos de un segundo.

Disfrutemos nuestros caminos específicos, con o sin sueños revelados, con o sin tormentas manejables.

Preparémonos para los cambios sorpresivos que esa loca, llamada vida, puede traernos en cualquier momento y sigamos luchando y disfrutando del tiempo que se nos otorga.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1181 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: