¡Adiós al Gran Fruto Vivas...!

Partió al Universo….José fructuoso Vivas , Andino, nacido en las montañas de La Grita, con Fruto nos unió la lucha ambientalista de defensa del valle del Momboy de la población trujillana de la Puerta, la solidaridad con el pueblo de Boconó en 1980 en las torrenciales lluvias y crecientes en toda la cuenca del rio Boconó, nos volvimos a encontrar en Caracas en los inicios del año 2000, donde fuimos convocados por el Ingeniero Gustavo Márquez Marín quien ejercía el Ministerio de Producción y Comercio y presidente de la fundación Expo2000Hannover.

Venezuela participaba en la expo feria universal a celebrarse en Alemania, a Fruto Vivas le fue encomendado el diseño de Pabellón con que la nación participaría en la exposición universal , su propuesta creadora fue un Tepuy coronado con la orquídea como techo retráctil, que denomino la flor de Venezuela, cubierta que se abría y cerraba de acuerdo a las condiciones ambientales y climatológicas, edificio de estructura metálica de 18 metros de altura y ventanales de vidrio, tres niveles con acceso en rampas de forma helicoidal de una sola entrada y salida, que facilitaría a los visitantes un fluido continuo al andar y observar los contenidos museográficos en cada uno de los tres niveles, salas que acogerían las muestras de nuestros recursos naturales y las exposiciones de las creaciones culturales de la identidad venezolana.

La construcción del Pabellón La flor de Venezuela y el éxito de haber logrado el segundo lugar como el pabellón más visitado en la Expo2000Hannover , junto a la programación cultural, comercial fue gracias a la participación de muchos venezolanos, e instituciones públicas y privadas, por primera vez un Pabellón que había participado en un expo universal era trasladado integro para el disfrute de todos los venezolanos, solicitud que efectuó el Ing. Gustavo Márquez Marín y todos los trabajadores que integraban la fundación Expo2000Hannover al Presidente de la Republica Hugo Chávez, quien aprobó su traslado hasta la ciudad de Barquisimeto, donde hoy es el nuevo icono de la ciudad musical y crepuscular.

El haber trabajado con Fruto era una clase permanente de Humanidad, de aquel niño que aprendió de las manos de su madre a elaborar las casitas y ovejas para el pesebre…Dios lo debe tener muy ocupado, diseñando los sueños de Paz de los pueblos. Gracias Fruto por compartir la Vida y la Amistad



Esta nota ha sido leída aproximadamente 649 veces.



Alirio Rangel Díaz

Ingeniero Agrícola. Agricultor

 aliriorangel1959@gmail.com

Visite el perfil de Alirio Rangel Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: