Quítele 3 ceros al bolívar, pero por amor, ¡revalúelo primero!

El Presidente Chávez y su Ministro Cabezas afirman que el bolívar será una moneda fuerte y que se reducirá la inflación simplemente eliminándole tres ceros a partir del 4 de febrero del 2008. “Wishful thinking”, diría un gringo cínico. Porque para que eso realmente ocurra se necesitaría que se cumplieran concurrentemente las siguientes situaciones:

Primero, que el mercado negro desapareciera o se redujera a su mínima expresión. Como se sabe, nuestros comerciantes y empresarios en su mayoría fijan el precio de sus mercaderías en función de la cotización del dólar en el mercado paralelo y no en función del dólar oficial. La minimización de ese mercado sólo podría lograrse con la revaluación progresiva del bolívar, como lo hemos venido proponiendo los Defensores del bolívar. Nadie que no sea gafo iría a comprar dólares en ese mercado, si sabe que el dólar oficial va a valer menos el mes siguiente. Pero, si CADIVI no agiliza la entrega oportuna de los dólares solicitados y si persisten los factores que atentan contra nuestra moneda, luce improbable que ese mercado desaparezca o sea despreciable antes de la fecha citada.

Segundo, que disminuya la liquidez en forma sostenida en los próximos 12 meses. La emisión de bonos por PDVSA por 3.500 millones de dólares, y la nueva emisión de bonos de deuda por hasta 2.469 millones de dólares, ayudarán a restringir la liquidez a corto plazo y de esa manera reducir la presión sobre el bolívar, pero no hay garantía de que al cabo de unos pocos meses sea inevitable el aumento de la liquidez, so pena de paralizar la economía y acrecentar el malestar social. La única manera efectiva de reducir significativamente la liquidez y al mismo tiempo reactivar la industria nacional es a través de la revaluación, combinada con la aplicación de una nueva escala salarial, como mostraremos más adelante.

Tercero, que el nivel de las reservas internacionales supere significativamente el tope de los 36 mil millones de dólares que le ha impuesto el ejecutivo al Banco Central, al obligarlo a transferir al Fondo de Desarrollo Nacional (FONDEN) cualquier excedente por encima de la cifra anterior.

Como es improbable entonces que se cumplan las tres situaciones que hemos señalado anteriormente, resulta poco probable por tanto que se logre abatir la inflación con el simple expediente de quitarle tres ceros al bolívar. Y si para el 4 de febrero de 2008, la inflación no ha decaído apreciablemente y si el mercado paralelo persiste como una referencia importante para nuestros comerciantes y empresarios, entonces el efecto de maquillar el bolívar va a ser más bien contraproducente, es decir, va a devenir en una mayor especulación e inflación, a menos que el OMDECU y el SENIAT desplieguen miles de funcionarios a lo largo y ancho del país para impedir la especulación. Porque al tomar como referencia la cotización del dólar paralelo, nuestros comerciantes y empresarios no van a resistir la tentación de redondear por arriba el precio de sus mercaderías. De tal manera, que si un bien por ejemplo cuesta antes de la reconversión Bs. 1.950, es muy probable que al entrar en efecto el nuevo bolívar el precio de la misma mercancía sea fijado en 2 nuevos bolívares (NB) , en lugar de su valor correcto (1,95 NB).

La especulación por redondeo se podría contrarrestar efectivamente si previamente el gobierno se decide a aplicar nuestra propuesta de llevar el tipo de cambio a Bs. 500/dólar, en un plazo de 10 meses o un año, combinada con la implantación de una nueva escala salarial, tipo Hoodiana.

¿Cuánto revaluar?

El costo actual de la canasta básica, según el INE, es de Bs. 923.184, muy por encima del salario mínimo que actualmente es de Bs. 512.325.

¿Cómo bajar el costo en bolívares de la canasta básica, manteniendo el valor actual del salario mínimo en bolívares, de tal manera que este último iguale o sobrepase a la primera y de esa manera se logre el objetivo Hambre Cero, según lo definimos en un previo artículo?.

La única forma de llevar a cabo este objetivo es a través de la revalorización de la moneda. ¿Por qué? Para un país como Venezuela en el cual el 100% de los bienes y servicios contienen al menos un componente o insumo importado, los cuales se adquieren con divisas, la revaluación, acompañada de la vigilancia de precios por parte del Estado, da origen al fenómeno económico conocido como deflación, o caída general de precios. Fundamentados en esa ley económica, proponemos entonces revaluar el bolívar con la finalidad de bajar el costo de la canasta básica y hacerla comparable o menor al salario mínimo medido en bolívares.

Podemos demostrar que para una tasa de revaluación del 77%, es decir, bajando el tipo de cambio a Bs. 500/dólar, es posible obtener una tasa de deflación del 46%, y una canasta básica del orden de los Bs. 498.090, manteniendo el salario mínimo en Bs. 512.325. Es decir, si empezamos a revaluar ya, disminuyendo el valor del dólar en Bs. 165 cada mes, al cabo de 10 meses habríamos obtenido los siguientes resultados (siempre y cuando el Estado supervise eficazmente los precios):

Tipo de Cambio = Bs. 500/$

Canasta Básica = Bs. 498.090 ($ 996)

Salario Mínimo = Bs. 512.325 ($ 1.025)

Fig. 1


De esta forma, al llevar el costo de la canasta básica por debajo del salario mínimo se estará logrando el objetivo de Hambre Cero, como lo definimos en un artículo anterior. Al mismo tiempo se logrará que el salario mínimo en dólares se convierta en uno de los más altos, a escala mundial. (Fuentes: http://latino.msn.com/noticias/articles/articlepage.aspx?cp-documentid=1852756. http://www.finanzas.com/id.3680319/noticias/noticia.htm )

Fig. 2


 

¿Cómo disminuir apreciablemente la liquidez monetaria, sin recurrir a la emisión de bonos de la deuda?

Con la finalidad de lograr una distribución más equitativa de la riqueza, disminuir sustancialmente la liquidez monetaria y fijar un tope salarial para los altos funcionarios públicos, sugerimos combinar la revaluación con la implantación de una nueva escala salarial tipo Hoodiana. Proponemos una escala salarial Hoodiana, similar a la de las Figuras 3, 4 y 5.

Fig. 3


Fig. 4


Fig. 5


Las características más resaltantes de dicha escala son:

  1. Todos los sueldos en dólares ubicados por debajo de un cierto tope salarial (17 salarios mínimos actuales en la Figura 3) son aumentados en proporción inversa al monto de los salarios actuales (Quien menos gana actualmente, recibe un mayor aumento).
  2. Todos los sueldos en dólares ubicados por encima del anterior tope salarial serán reducidos en proporción directa a su monto actual (Quien más gana actualmente, mayor reducción tendrá).
  3. Todos los sueldos en bolívares serán reducidos en forma directamente proporcional al nivel actual, con excepción del salario mínimo, el cual se mantiene en Bs. 512.325.
  4. Se propone como sueldo tope para los funcionarios públicos la cifra de Bs. 2.025.471, que al tipo de cambio de Bs. 500/$ equivale a 4.051 dólares.

La Figura 6 muestra las diferencias en dólares entre la escala propuesta y la actual.

Fig. 6


¿Qué produce mayor reducción de la liquidez monetaria, emitir bonos de la deuda o aplicar la nueva escala salarial con revaluación?

Para el INE, la masa laboral ocupada ascendía a 11.285.098 trabajadores para Diciembre de 2006. (Referencia: http://www.ine.gov.ve/ ). Suponiendo que sólo el 50% de dicha población posee un empleo formal actualmente, hemos hecho una simulación para determinar grosso modo el sueldo promedio en Venezuela en la actualidad y en el supuesto de que se aplicara la nueva escala salarial que proponemos. Los resultados obtenidos son los siguientes:

Nº de personas ocupadas 11.285.098

Nº de personas con empleo formal 5.642.549

Sueldo Promedio según escala salarial actual 3.817.012

Sueldo Promedio según escala salarial propuesta 1.122.347

Total a pagarse en sueldos en un mes, escala actual, billones Bs. 21,54

Total a pagarse en sueldos en un mes, escala propuesta, billones Bs. 6,33

Diferencia (Disminución de la liquidez monetaria en un mes), billones Bs. 15,21

Disminución de la liquidez por la emisión de bonos por $6 MMM 12,9

Si comparamos la disminución en liquidez que produciría en tan solo un mes la adopción de la nueva escala de salarios con la que produciría la emisión de bonos, vemos que la primera opción conlleva una disminución de la liquidez monetaria superior a la segunda opción en más de 2 billones de bolívares, con la ventaja adicional de que no sería necesario incurrir en mayor endeudamiento del país.

Finalmente las Figuras 7 y 8 muestran respectivamente las escalas salariales propuesta y actual en nuevos bolívares y en dólares.

La recta en anaranjado muestra la escala salarial que se propone aplicar el gobierno, una vez que se efectúe la conversión monetaria:

Un Nuevo bolívar = 1 NBs. = 1.000 bolívares

Con lo cual el nuevo tipo de cambio sería:

1 dólar = 2,15 NBs.

La recta en verde representa la nueva escala salarial que proponemos, pero en la cual el tipo de cambio sería:

1 dólar = 0,5 NBs.

Fig. 7


Fig. 8


Por supuesto que en el esquema que se dispone a aplicar el gobierno a partir del 4 de febrero de 2008 (reducción de tres ceros al bolívar sin revaluación), no se obtiene disminución alguna de la liquidez.

En cambio, con el esquema que proponemos (revaluando primero a Bs. 500/$ y quitándole 3 ceros al bolívar después, aunado a la aplicación de la nueva escala salarial), se produciría en tan sólo un mes una reducción de la liquidez del orden de los Bs. 15,21 billones (o NBs. 15,21 millardos).

Tiene la palabra el gobierno nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 12541 veces.



Eudes Vera

Ingeniero Electricista, UDO, 1969. Jubilado UDO como Profesor Titular en 1994. Maestrías y Ph.D.en Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Pennsylvania (EEUU), Aston y Hatfield, Reino Unido.

 eudesvera3@gmail.com      @eudesve

Visite el perfil de Eudes Vera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a31463.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO