¿Cuánto es el sueldo del "obrero" Presidente Nicolás Maduro, el de sus Ministros y Diputados de la AN?

Es la pregunta que se hacen los educadores y demás trabajadores del magisterio venezolano, así como los trabajadores de la salud y todos los trabajadores venezolanos públicos y privados, jubilados y pensionados.

Los venezolanos todos tenemos el derecho Constitucional a estar informados y saber cual es la remuneración mensual que como servidores públicos del más alto nivel en nuestro país, devengan como empleados que son pagados con los dineros del pueblo venezolano.

Exigimos al Ministerio del poder "popular" para la comunicación y la información y particularmente al ministro Freddy Ñañez, suministrar esa información porque es su deber como empleado público pagado con el dinero del pueblo, debe informar cuanto es el sueldo del presidente Nicolás Maduro, el de los vicepresidentes y ministros; publicar esa información como parte de sus competencias legales; publicar también los sueldos o dietas de la burocracia parlamentaria improductiva llamada diputados de ese castillo de cristal mejor conocido como Asamblea Nacional; publicar los fabulosos sueldos de los magistrados del poder judicial, igualmente los sueldos de los magistrados del poder "moral".

Es necesario conocer con certeza de esa fuente ministerial los sueldos integrales de ésa burocracia estatal de alta jerarquía, incluidos los bonos, primas, asignaciones regulares y especiales, viáticos, exoneraciones, gastos de representación, gastos de comidas y bebidas, vacaciones, utilidades y otros beneficios que como suponemos están libres de retenciones fiscales y de la aplicación del criminal instructivo ONAPRE.

No obstante, en nombre de la patria y la moral pública, en nombre de la verdad que siempre defendió el comandante supremo Hugo Chávez y en nombre de los trabajadores públicos y privados, de jubilados y pensionados, y en caso de que el ministro Ñañez prefiera seguir siendo esclavo del miedo, despreciando el papel de la verdad revolucionaria que le brinda la historia; desde esta humilde tribuna para el bien común, hacemos un llamado patriótico a los "patriotas cooperantes" comprometidos con las causas nobles del pueblo, que laboran en espacios institucionales del estado con acceso a esa información a ejercer la filtración como instrumento de inteligencia en función de los intereses colectivos del pueblo por la verdad, hagan pública esa información la cual será útil como insumo comparativo importante para abrir un debate público nacional sobre los sueldos y salarios de los trabajadores venezolanos y los de alto rango nacional.

Para que los diputados a partir del debate publico salgan a defender la justificación de sus sueldos o dietas que devengan y así determinar si este alto funcionariado institucional del país se merece o no sus actuales sueldos que el pueblo no conoce, especialmente en el caso de la burocracia parlamentaria que últimamente andan perdidos y sin tener el sentido del ridículo con su predictibilidad banal producto de la ociosidad perversa en su ideología de género, imponiendo con abuso del poder un nuevo modo de degradación lingüística contraria a la de una sociedad decente y responsable, que tristeza saber el estado degenerativo al que han llegado los Diputados de este maltratado país, con pocas excepciones unos "vagos privilegiados" con inmunidad viviendo de la teta del Estado que no hacen absolutamente nada por la defensa del verdadero sector productivo venezolano, los trabajadores.

Para el gobierno nacional el salario de los trabajadores venezolanos es un tema "subversivo", del cuál no se puede hablar ni reclamar porque vas preso, ya que la situación de precariedad socioeconómica del pueblo trabajador poco le importa como variable macroeconómica para determinar los indicadores del supuesto crecimiento económico del país, prefiriendo apelar a referentes estadísticos del gran capital neoliberal para así seguir engañando a la opinión pública nacional, cuando la verdad sobre el asunto económico es de extrema gravedad en nuestro país; prefiriendo asumir la irracional idea de no mejorar las condiciones de materialidad de la vida de los venezolanos.

El "obrero" presidente Nicolás Maduro, quien se resiste de manera injusta y desclasada para no cumplir con el mandato contenido en el 91 Constitucional, convirtiéndose en el peor ejemplo de violación a la Constitución Bolivariana, porque le ha importado un "comino" el acorralamiento del hambre en amplios sectores populares de niños, jóvenes y adultos que se encuentran en un avanzado estado de precariedad socioeconómica y hasta de pobreza extrema en un alto grado de vulnerabilidad, ante un gobierno insensible que prefiere en su arrogancia característica la superficialidad de tomar como referente lo que proyectan y dicen el Banco de inversión Credit Suisse, la agencia Bloomberg, la comisión económica para América Latina de la Cepal o simplemente el maquillaje mediático del fondo Monetario Internacional(FMI), quienes anunciaron el supuesto crecimiento de la economía venezolana en el "papel declarativo" pero que no percibimos, ni sentimos por ningún lado, porque además ésos organismos multilaterales de la economía nada hacen de gratis, por lo que ahora elogian y son los panas favoritos del gobierno en la complicidad conspirativa y traidora contra el pueblo venezolano.

Razonamos con impotencia patriótica ante los jugosos y abultados sueldos del "obrero" presidente de la República y su tren ministerial, así como los sueldos o dietas de los flamantes diputados "focas" de la señal de costumbre y quienes a nadie representan, hasta ahora dichos sueldos han sido un secreto bien guardado, un "coto cerrado", son datos encriptados a los que ningún ciudadano venezolano tiene acceso para saber y comprobar la exclusión y discriminación social dirigidas desde las Zonas de confort de la clase política gobernante mezquina y la de una burocracia parlamentaria improductiva y parasita.

Mejores ejemplos se han dado en otros países donde presidentes, magistrados y diputados que aún siendo de la derecha se rebajaron los sueldos, quizás como señal positiva de la ética y de la moral pública, en cambio aquí en Venezuela ni siquiera se conocen los sueldos de los "socialistas".

Los megasueldos que no podrían justificar las cúpulas de poder del Estado venezolano, es una inmoralidad que constituye una grotesca burla a la clase trabajadora venezolana, no puede seguir siendo un tabú porque necesariamente tiene que ser un tema de dominio público para saber con certeza si los ingresos de estos funcionarios de alto nivel se corresponde o no con lo que hacen y producen de acuerdo a los intereses de la patria y el pueblo, porque al igual que lo hace el gobierno, también sería válido que el pueblo basado en el principio Constitucional de la participación protagonica considerar si ésos sueldos representan un gasto burocrático innecesario e improductivo como peso muerto para el presupuesto de egresos del estado venezolano; de allí que este importante tema de interés nacional debe ser parte del debate en la actual coyuntura de crisis laboral.

Con el debido respeto y el reconocimiento público que nos merece en camarada diputado Oscar Figuera, quien indudablemente maneja la información de los sueldos o dietas al menos de la institución parlamentaria a la que pertenece, lo emplazamos en términos de la verdad, la ética y la autocrítica revolucionaria a que haga pública esa importante información notíciosa que el pueblo venezolano desconoce y desea saber como dato para iniciar un debate nacional sobre ese interesante tema de sueldos y salarios.

Consideramos que el peso Real de la crisis social y económica por la que atraviesa el país, también está mal distribuida habida cuenta que el pueblo trabajador es quien soporta toda la carga derivada de la presente situación, mientras que factores de la nueva y vieja burguesía apátrida junto a las transnacionales del capital imperial dominante aumentan exponencialmente sus groseras ganancias obteniendo un descomunal crecimiento económico desmedido con la acumulación de capital a cambio de la expoleacion salarial de los trabajadores, lo que desde todo punto de vista es inaceptable e inmoral.

Finalizamos citando a Pablo VI, quien refiriéndose a los trabajadores fabriles dijo: "en el proceso productivo, mientras a la materia se le ennoblese al ser humano se le degrada"; en el contexto actual el gobierno antiobrero y entreguista del presidente Nicolás Maduro, hace éso mismo degradando a la población trabajadora con la aplicación del mal parido instructivo ONAPRE y el desconocimiento del artículo 91 de la Constitución Bolivariana, reduciendo cada vez el nivel socioeconómico de los educadores que producen conocimiento y saberes a niños y jóvenes, y de los sanitarios que producen salud y bienestar orgánico a los pacientes, y en general degrada a todos los trabajadores venezolanos.-

VOLVER A CHÁVEZ, ES EL CAMINO
VIVA Chávez, CARAJO!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1784 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: