Reflexiones Ingenuas: "ONAPRE y la diálectica de las contradicciones. Un monstruo de mil cabezas"

"La libertad es siempre la libertad de

aquellos que piensan de otra manera"

Rosa Luxemburgo

Uno de los aspectos más importantes dentro de los cambios que se hicieron en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela durante el proceso constituyente de 1999 por parte de los ciudadanos y ciudadanas que participaron en él lo son la incorporación de los principios de participación y protagonismo de los ciudadanos. En este aspecto se establece claramente, además de enunciar algunas formas de participación en los asuntos que les compete, la necesidad de asumir y diseñar mecanismos destinados a garantizar el cumplimiento de los mismos.

Algunas formas de asumir el protagonismo y la participación de los ciudadanos lo son los Consejos de Trabajadores, los Consejos Comunales, las Comunas, Cooperativas, entre otros. Pero también enuncia algunas formas legítimas y legales que garantizan la participación en aquellos sectores en donde se organizan las comunidades para participar en los procesos productivos, culturales, educativos tales como las asambleas, apelaciones y otros que, enunciadas en la misma constitución permitan garantizar dicho protagonismo.

Este elemento constituye la piedra angular en los cambios entre una democracia representativa enunciada en las anteriores constituciones hasta el año 1999 que le da un viraje a un modelo de democracia gastada por una nueva democracia humana, social y revolucionaria.

Esto, dicho en forma sencilla parece que se les olvidó a los miembros de la ONAPRE y a algunos importantes militantes del partido de gobierno que hoy defienden a capa y espada (con vulgaridades incluidas) dichas galimatías.

Este hecho, al igual que la Creación de las Zonas de Exclusividad Económica que carece de un mecanismo legal a través del cual se norme la producción, garantice el uso ecológico de suelos, aires y aguas y el salario y derechos de los empleados en términos que lo garantice la Ley del Trabajo han generado bastante confusión en el seno de la base chavista la cual requiere información y posibles revisiones sobre dichas situaciones.

En primer lugar, en relación a la decisión de la Onapre de eliminar del salario de los trabajadores universitarios vacaciones, aumentos, reconocimiento de las tablas aprobadas para la clasificación laboral y pago por horas trabajadas violando flagrantemente el principio de progresividad de la ley, principio que establece como garantía evitar que el Estado, a través de cualquiera de sus órganos disminuya parte de los derechos humanos de los ciudadanos y garantice las medidas necesarias para hacer efectivo el ejercicio de esos derechos constituye una aberración jurídica, pero además crea las condiciones para que se produzcan, justamente, actos de confrontación en las calles, actos violentos en las universidades organizados y planificados por la oposición, no sólo a través de las federaciones manejadas por ella, sino también con la participación de "guarimberos" entrenados para tales fines. Los enfrentamientos violentos entre los encapuchados y los cuerpos policiales en las puertas de las universidades del país pareciera que van a resucitar comandados esta vez por los rectores, profesores y militantes de la IV república.

Pero también sienta un precedente, en el caso que tal adefesio prospere, al convertir al gobierno del Presidente Maduro, en un gobierno al servicio de grupos de oligarcas anquilosados en el seno de instituciones oficiales, dispuestos a desmantelar la visión participativa y protagónica del gobierno nacional consagrada en la Constitución y las leyes.

Pareciera que los fantasmas del pasado, de aquellos gobiernos al servicio de la oligarquía han salido de sus antros, han resucitado para dar al traste con los derechos de los venezolanos e involucionar hacia épocas ya superadas históricamente.

Si lo que quieren los "iluminados" miembros de la ONAPRE es generar mecanismos de control de la inversión del Estado a las universidades o sanear la administración de las mismas en relación a los gastos por salarios la manera más expedita es diseñar, a través de mesas de trabajos, para reglamentar los gastos de los cogobiernos y controlar la malversación, despilfarro, usura por parte de sus funcionarios.

Por el momento, la falta de una respuesta por parte del TSJ en reconocer o no la fatídica decisión de la ONAPRE genera expectativas pero también enrarece el clima institucional del país y da lugar a una diatriba entre los medios de comunicación, funcionarios retrógradas del gobierno, trabajadores de las Universidades, sindicatos dando una imagen deplorable que nos indica que hay un enfrentamientos entre grupos internos del gobierno nacional y la sensación que el Presidente Maduro no tenga autoridad para decidir sobre el tema.

Una situación similar se presenta con la creación de las Zonas de Exclusividad Económica. El limbo legal que caracteriza a esta propuesta amenaza con deteriorar la vida de los ciudadanos y ciudadanas. ¿Se seguirán rigiendo las condiciones de los trabajadores de dichas zonas por el Ministerio del Trabajo? ¿La Estabilidad de los trabajadores será respetada? ¿Quién fijará el salario mínimo?

Hasta ahora no ha habido respuestas con relación al salario que ganan los trabajadores a destajos de las empresas privadas. Se les cancela un sueldo a convenir por parte de los patronos, se despiden sin garantizarle una liquidación justa. Muchas veces no les cancelan sus salarios ya que no hay validez legal en las relaciones trabajador-patrono.

Ésta y otras galimatías jurídicas y legales han debilitado el basamento de participación y protagonismo social consagrado en la CRBV sin que hasta ahora nadie haya hecho nada para impedirlo. Situación que pareciera viene incrementándose paulatinamente sin que nadie le ponga el cascabel al gato.

Este triste regalo que está dándose al Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías a los 66 años de su nacimiento nos indica que se ha torcido el rumbo de sus sueños y con él el sueño de los venezolanos que luchamos y seguiremos luchando por hacer una patria libre y soberana, una patria revolucionaria y socialista.

Entonemos la canción de nuestro siempre recordado Alí Primera "No basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la paz"

Hacen falta muchas cosas para hacer realidad una revolución en Venezuela. Muchos de sus enemigos están adentro del gobierno vestidos de rojo rojito, ocupando importantes cargos, lucrándose con la corrupción mientras los trabajadores de base, el pata en el suelo luchando para que se respeten sus derechos, sus sueños libertarios…

El pueblo lo dice…la lucha sigue y sigue

Hasta la victoria siempre, venceremos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 964 veces.



Carlos M. Rodríguez C.

Estudió en la UCV. Docente jubilado

 carrodcas@gmail.com

Visite el perfil de Carlos M. Rodríguez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: