Comité Embaucador junto a la solidaridad automática

Para que haya un embaucador se requieren de cientos o miles de crédulos creyendo creerle.

La politización extrema del secuestro y asesinato del profesor y militante revolucionario Carlos Lanz, ha llevado a un desarrollo vertiginoso y agresivo de la mediocridad.

La solidaridad automática no busca méritos ni solicita antecedentes ni pide calificaciones. Le basta con la identificación mecánica y pasiva, cuya única constancia es la inclusión en una nómina político partidista de la ultraizquierda intelectual.

Entre las muchas consecuencias perversas y corruptas que esto va adquiriendo, podría mencionarse la inexistencia de la culpabilidad de estos sectores, donde muchos de ellos quisieron buscar causa común con el compañero Revolucionario fallecido David Nieves cubriéndose de su figura política de renombre para desprestigiar al Fiscal Tarek Saab. Embaucando a personalidades , intelectuales , artista y revolucionario.

Se acepta de antemano que ninguno de los propios puede ser señalado. Es una especie de absolución universal previa a todas las conductas posibles. Ni siquiera la Iglesia, en sus momentos de mayor exaltación de la bondad y del perdón, ha llegado a excluir la responsabilidad por anticipado.

Uno de los atributos más importantes del ser humano es el de ser responsable por sus actos. La solidaridad automática destruye este principio fundamental y universal de la ética y del comportamiento.

La idea de que los propios son siempre inocentes y sólo son culpables los del otro bando, es una de las más primitivas y triviales intuiciones del ser humano. Ninguna sociedad civilizada puede alimentarse de tales contravalores. Desde un punto de vista intelectual, esto revela una carencia de la facultad de abstracción, y desde la perspectiva ética no es otra cosa que la incapacidad total para distinguir entre el bien y el mal.

No se miden estos componentes en las referencias actuales del desarrollo social ni en indicaciones de que en «Venezuela ha experimentado un crecimiento en el primer trimestre del año 2022 por encima de dos dígitos. Es una noticia alentadora porque los indicadores económicos expresaron lo dicho por Nicolás Maduro.

Pero es mucho más importante para una sociedad saber cuáles son los valores que defienden los conspiradores económicos, su identidad colectiva y su posición en el tiempo y en el espacio, que las simples anotaciones de datos estadísticos que pretenden reflejar las tendencias o la velocidad del progreso del País.

Es particularmente notoria la confianza optimista que algunos sectores económicos como FEDECÁMARAS ofrecen a los suyos por anticipado. De esta manera se sustituyen las instituciones del Estado y se anula o se deroga, por un solo impulso, todo el sistema constitucional.

La armadura ideológica de la nación y la estructura moral de la sociedad se vienen abajo porque una colectividad política decide que los suyos tienen derecho a todas las opciones de la conducta y que bajo ninguna circunstancia pueden ser señalados como responsables ni sentenciados como culpables.

Un efecto político de esta contracultura es que las cuestiones sustanciales que una sociedad tiene derecho a discutir y a debatir como parte de su esencia democrática, se desvían hacia otras áreas, como en parte el Comité por la Liberación de Carlos Lanz, pretende politizar . Cuando se pretende establecer una responsabilidad, de inmediato se anuncia que lo que se busca es destruir la justicia entera y no castigar a los responsables.

Esta sociedad tiene que salir adelante de esta emboscada política, de este chantaje permanente, según el cual se entiende como una agresión sistema democrático en su totalidad, cualquier señalamiento que se haga sobre una parte de la estructura o de un individuo aislado debe asumir su responsabilidad como individual

Salir de esta emboscada es tan importante como pagar la deuda o combatir la inflación.

Un salto hacia una ética individual y colectiva, es un punto crucial en el desarrollo espiritual y político de la nación.

"Dime cómo das énfasis a tus frases y sabré de tu poder de convencimiento". Cuando se descubre un engaño o estafa queda el consuelo: aprendimos la lección. Pero la confianza, nunca se recupera. Asi termino el comite de liberacion del Profesor Carlos Lanz .

Para concluir este comite, habria que crear otros comité por sus puesto con otros autores, quienes estarian dispuesto a formarlo.

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 548 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: