Contar para creer (4)

El legado de Don Luis Zambrano a la intemperie (Entre PDVSA La Estancia y vicepresidencia arrasaron con su casa)

(Casa de  Don Luis Zambrano) (Foto remitida por Néstor Abad Sanchez)

Dedicado a la Ministra de Ciencia y Tecnología, asidua visitante de Bailadores (Estado Mérida)

"…es una figura importante (...) en el desarrollo de técnicas al alcance del pueblo dentro de la filosofía de la tecnología de la necesidad"

Arq. Fruto Vivas

Crónicas de la rebeldía y del saber popular.

Don Luís Zambrano con su acertada sapiencia siempre prevenía a los jóvenes que frecuentemente lo visitaban en su taller: "No permitan que se le cierre la noche al mediodía" Y es una paradoja reconocer que, por la desidia y presunta corrupción entre PDEVESA La Estancia y la vicepresidencia de la República, mientras la Alcaldía de Rivas Dávila hacia mutis, dejaron que a Don Luís se le cerrará la noche sin que siquiera despuntara el alba, que su casa se encuentre en el piso ante la indolencia de todos. Su casa que debió convertirse en un museo - escuela - taller, donde se formasen los creadores del siglo XXI y para que se reconociera su hacer asertivo. Dado que, Don Luís Zambrano fue uno de los primeros revolucionarios de este país, en cuanto a la independencia tecnológica como propulsor de la innovación, del "aprender haciendo" y del despatentar sus inventos, como solía referirse a ellos, significando que, al ser del dominio del pueblo, su propiedad era ya colectiva. Hoy se cae a pedazos al desprotegerla cuando le quitaron el techo.

Quien esto escribe ni es un hablador de pendejadas ni un improvisado en el tema, -antes que me descalifiquen- soy un ciudadano de a pie que lucha por mantener viva la memoria del pueblo que lo vio nacer, por reivindicar la figura de sus prohombres y preservar su legado. En tal sentido, en entrevista "Por la desidia estamos dejando que a Don Luis se le cierre la noche al amanecer" realizada por la Licda. Irene Molina y publicada el 17/2/2008 en las páginas 12 y 13 de información del Diario Los Andes, le señalaba: "No puede ser posible que en un país con tanto dinero, cuando nos alabamos de tener un Ministerio de Ciencia y Tecnología, un premio nacional de Inventiva Popular que lleva el nombre de Don Luis Zambrano donde se gastan miles de millones de bolívares, a nadie le importe que quien lleva y honra con su nombre ese premio, su casa se está cayendo a pedazos" Ya en marzo del 2007, por el fondo editorial del IMUCU habíamos reeditado el libro Don Luis Zambrano: Tecnólogo Popular, escrito por el Dr. Eduardo Planchart Licea a finales de la década de los ochenta. Y el 29 de febrero de 2008 realizamos la toma cultural de su casa natal, presentando el libro a la comunidad y sendos conciertos de la orquesta sinfónica de Bailadores y la banda Don Argimiro Rosales. Además, se proyectó el documental "Don Luis Zambrano" de Andrés Agusti, grabado en vida de Don Luis en 1984 (23 min en 16 mm), después de perder su mano. Después el libro fue presentado en la Academia de Mérida. Siempre he creído que la crítica debe ir acompañada de acciones proactivas. Se exige con el ejemplo y la verdad por delante sin temer ni ofender.

Motivado por estos logros, el 19 de febrero del 2010 publiqué gracias al equipo de Aporrea, el siguiente llamado: Desde Bailadores Mérida: El Legado de Don Luís Zambrano como pionero de la tecnología popular en Venezuela (ver https://www.aporrea.org/actualidad/n151425.html), era mi primer artículo en la página y hasta hoy tiene 49.462 interacciones, allí además de dar a conocer su obra, señalaba que: "…su vida debemos verla como un ejemplo del saber puesto al servicio de los demás y su legado lo debemos rescatar, difundir y promover con orgullo por ser el Pionero de la Tecnología Popular en Venezuela" (ver también: https://transculturizacion.jimdofree.com/formaci%C3%B3n/don-luis-zambrano/)

El 2012 fue estelar para Don Luis Zambrano y todo apuntaba que su obra y legado por fin tenían su futuro adelantado y seguro: El programa de becas de Fundayacucho, que benefició a 100 mil venezolanos llevó el nombre de "Don Luis Zambrano: inventor del pueblo para el pueblo", como un homenaje a este inventor y tecnólogo popular bailadorense. Además, la Fundación realizó la tercera reedición del libro sobre su vida y legado, fueron 50.000 ejemplares puestos en las manos de los becados, se llevó a cabo en su sede en Caracas un conversatorio con la presencia del Arq. Fruto Vivas, el Dr. Eduardo Planchart Licea y este servidor. A la par que aparecía en los medios oficiales el documental "Don Luis Zambrano: Inventor del pueblo para el pueblo", que al día de hoy tiene 20.975 visualizaciones, donde participan: el Arq. Fruto Vivas, el Dr. Eduardo Planchart Licea, su hija Ligia Zambrano, el físico Misael Rosales y este servidor. (ver: https://www.youtube.com/watch?v=Drlib76h3c0)

A inicio de noviembre del 2012 el IMUCU realizó en Bailadores El Encuentro Nacional de Coros UPTM 2012, en su honor y a mitad de mes con el apoyo de Fundayacuho el Instituto Postal Telegráfico de Venezuela lo distinguieron dedicándole una colección de estampillas y postales en estuche de lujo, así Don Luis Zambrano se convertía en ciudadano del mundo, su figura podía llegar a 192 países. Todo esto con el objetivo de hacer de nuevo vigente su pensamiento y su legado de vida.

En el 2013, por su parte el IMUCU logró la puesta en escena de la obra de teatro: "Luis Zambrano, El Agricultor de Luces", escrita y dirigida por el dramaturgo tovareño Pedro Maldonado Rojas, actividad en conjunto con la escuela más cercana a su casa natal, se repartió su biografía a todos los alumnos y representantes, era necesario sensibilizar a la población y posesionar la memoria de Don Luis Zambrano, al menos ese era nuestro trabajo, mientras se diligenciaba ante las instancias competentes la adquisición y puesta en valor de su casa. ¡Después sucedió lo mismo que en toda Venezuela, su casa paterna destruida forma parte del cementerio de obras inconclusas a pesar de las grandes erogaciones con que fueron dotadas! La corrupción, la voracidad por los dineros públicos, la burocracia, la indolencia y silencio cómplice entre los organismos públicos son el peor cáncer que azota nuestro país, sin una salida aparente. De manera resumida trataré de echar el cuento.

Lo primero que me llamó la atención en todo este tinglado fue que la Alcaldía de Rivas Dávila tenía conversada la opción a compra de la casa por 150.000 bolívares de los viejos y de repente apareció PDVESA La Estancia comprándola por 250.000, a pesar que vino un funcionario y de manera personal se lo hice saber, recuerdo que su respuesta fue tajante: -"Ya nosotros la vamos a comprar". Eso me preocupó, pero en consulta con un amigo me recomendó que lo importante era lograr el objetivo de ver la casa reconstruida y mejor que PDVESA lo hiciera. Vino el proyecto de "Restauración y puesta en valor de la Casa Don Luis Zambrano" (conservo en digital una copia), consultas van y consultas vienen, el proponente fue el gobierno socialista de Mérida a través del Instituto de Proyectos Especiales I.P.E., con dos objetivos claros: 1) "Restaurar la Casa Don Luis Zambrano" y 2) "Adecuar la casa a su nuevo uso propuesto" con "acceso principal, jardín frontal, corredores, sala de medios audiovisuales, sala de exposición principal, área de usos múltiples, área administrativa, patio de servicio, deposito, sanitarios de caballeros y damas, cuarto de aseo, plaza, jardín posterior, fuente, gradería y terraza" Todo prometía ser el Edén de Don Luis.

En septiembre del 2015 o quizás un poco después, me invitan a una reunión en la sede del I.P.E., recuerdo que estaba cerca de la entrada al Paseo de la Feria en Mérida, estaban presentes los proyectistas, funcionarios de la gobernación y la arquitecta representante de la vicepresidencia de la República quien era el ente financista. Todo lo planteado era maravilloso, pero me parecía insólito que en la primera etapa del proyecto se contemplaba rehabilitar las paredes, construir un área anexa donde estaban previstos los servicios, pero el techo quedaba a la intemperie, había como comprar la madera y el carruzo. En la segunda etapa era donde estaba presupuestado comprar el mando. Por más que insistí que era una zona lluviosa y se corría un gran riesgo, nadie más hizo fuerza en ese sentido. La respuesta fue que las dos primeras etapas contaban con los recursos aprobados por sus respectivos puntos de cuenta. Así se empezó la obra.

Después al ver que la obra se paralizaba es que me entero de todos los pormenores, resulta que cada valuación pasaba por 17 manos, del ingeniero residente al I.P.E. Mérida y de allí a peregrinar por Cabimas, Valera, Caracas, Mérida y Caracas, una cosa increíble que me dejaba claro que era el cuento de nunca acabar, eso tranco en serrucho. Por otra parte, me entero que la obra presuntamente fue adjudicada a x favorito de PDEVESA - Vicepresidencia, quien la subcontrato a una empresa de Caracas y esta a su vez busco otra en Mérida para la ejecución; en resumen 3 empresas comprometidas con la misma obra, eso elevaba el diezmo, nadie invierte para perder y menos con el alto gobierno.

Nada que aprobaban las valuaciones y ya empezaba a llover con el techo a cielo abierto, al no poderse cerrar la primera etapa no había continuidad con la segunda y a eso se une que cambian las autoridades de la empresa que desde la vicepresidencia aportaba los recursos y a quienes, según confesión de partes, ya supuestamente le habían dado el 30% de comisión, los nuevos directivos por su parte exigían más tajada, esto ahuyento al intermediario, se negaba a pagar dos veces sin ni siquiera cerrar la primera parte. Esa es la triste historia de la casa de Don Luis Zambrano que se vino al piso en manos de PDEVESA La Estancia y la vicepresidencia.

Aunado a esto una de las nietas aquí en Bailadores exigía que primero le arreglaran el techo de su casa, otro nieto exigía que le compraran un terreno anexo a la casa y sin terminarla que ellos querían ser los administradores. Ni en eso tuvo suerte Don Luis Zambrano, desde su muerte su legado estuvo signado por la tragedia que pareciera ser como en la antigua Grecia. A la semana de su muerte todos sus inventos desaparecieron, volatizaron hasta su chatarra, tumbaron su trapiche y ahora su casa irremediablemente terminará en el suelo a no ser que usted respetable Ministra en una de sus visitas a Bailadores se digne en visitarla, tome cartas en el asunto y reivindique el legado de uno de los venezolanos más transcendentes del siglo 20 venezolano

(*)Ex director de Cultura de Bailadores

La Abadía, mayo 29, 2022

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4112 veces.



Néstor Abad Sanchez


Visite el perfil de Néstor Abad Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: