Cáscara Amarga 584

Metafórico quiasmo einsteiniano y heisenbergiano

El metafórico quiasmo einsteiniano y el metafórico quiasmo heisenbergiano, del chamo Albert Einstein y del chamo Werner Heisenberg. Estos genios albergaron estas dos de las mas y más grandes metáforas de la física mecánica cuántica relativista moderna. El metafórico quiasmo einsteiniano de la teoría especial de la relatividad y de la teoría general de la relatividad del chamo Einstein, y, el metafórico quiasmo heisenbergiano de la teoría proposicional de la incertidumbre del chamo Heisenberg. El metafórico quiasmo einsteiniano del chamo Einstein, tachada acusada denuncia, del, de él, del chamo Einstein, que dijera que: Las leyes de la matemática en la medida en se refieren a la realidad no son ciertas y en la medida en que son ciertas no se refieren a la realidad. El metafórico quiasmo heisenbergiano del chamo Heisenberg, tachada acusada denuncia, del, de él, del chamo Heisenberg, que dijera que: No todas las proposiciones científicas son verdaderas y no todas las proposiciones científicas son falsas. Agora ahora hogaño, como lo decía el poeta Antoni Machado, en que el hoy es siempre todavía y el doctor Einstein no lo sabía. Del doctor Einstein, la denuncia tachada acusada einsteiniana y del doctor Heisenberg, la denuncia tachada acusada heisenbergiana, han de ser similaricadencias tautológicas repetitivas paradigmáticas platónicas, del somos y no somos, de otro chamo, del chamo Heráclito de Éfeso, el de la catedral catacresis y el del templo oxímoron cleuasmo quiasmo río heraclitoiano, del, de él, de Heráclito, el de la grande excrecencia tamboril escatológica, margullido en el tambor de las solidarias heces vecinales contra la hiperhidrosis, cantaba con las moscas familiares cantarinas, y era lo que Heráclito decía: Un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces. Agora ahora hogaño, como decía Rosa María, y, repetíalo el diputado sancarleño José Pineda. A mas y a más, aun y aún, y, teniendo en cuenta que a todos los quiasmos, generalmente, los identifica la conjunción incluyente copulativa inclusiva védica heraclitoiana budista, "Y", del ser y no ser, del eternalismo y del nihilismo, del somos y no somos, del descendemos y no descendemos, del ascendemos y no ascendemos, que une dos propuestas, dos elementos, dos casos, dos aspectos, similaricadentes tautológicos repetitivos paradigmáticos platónicos, y, que aparecen primero en un orden y simultáneo en el orden contrario, y, helo ahí, el camino medio budaiano ecléctico sincrético de Buda, la tensiva armonía simultanea contradictoria heraclitoiana de Heráclito, la sombría penumbra whitmaniana de Whitman en el yin y yang de Laozi, la verdad socrática profunda de Sócrates, el medio aristotélico abismal de Aristóteles, el húmedo radical cervantino quijotesco del Quijote, la síntesis y la unidad de contrarios de Hegel y Marx, la perogrullada primera vez de Perogrullo, el ojo gracioso de don Francisco, el cri cri de las margaritas de don Federico, el medio maleoiano profundo de Maleo 2001, la conjunción "Y" del ser y no ser de lo concreto y lo abstracto de Luis Alberto Machado, la resolutiva optimalidad pretendida, la mejor resultante deseada y el mejor resultado esperado de Cirigliano y Villaverde, correlativas fronterizas pendulares y difuminaciones continuas espectrales difusas, trecho estrecho arrecho techo del dicho y del hecho, de todos los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001 de la forma del ser y no ser, de la literatura védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria del lienzo pictórico blanquinegro del yin y yang, de la grafía grata gratificante del cóncavo convexo contradictorio concupiscente 69 cojedeño de Maleo 2001. Y, como tiénese dicho, el metafórico quiasmo río einsteiniano y el metafórico quiasmo río heisenbergiano son contenidos que contiene el continente de continentes, el quiasmo río heraclitoiano.

Con divagancia y sin divagancia, el metafórico quiasmo einsteiniano y el metafórico quiasmo heisenbergiano, las leyes de la matemática en la medida en se refieren a la realidad no son ciertas y en la medida en que son ciertas no se refieren a la realidad. Y, no todas las proposiciones científicas son verdaderas y no todas las proposiciones científicas son falsas. Son metafóricos quiasmos lógicos científicos que consolidan la teoría holística unificada de Albert, y, Albert Einstein, y, éste no lo supo jamás de los jamase, que lo suyo estaba en la difuminación continua espectral en el medio maleoiano profundo Maleo 2001, entre materia y energía, entre el campo electromagnético y el campo gravitacional. Y, el derrumbe del principio de incertidumbre de Heisenberg, y, éste no lo supo jamás de los jamases, lo del de su derrumbe, que lo suyo lo del derrumbe estaba en sus propias manos, que derrumbara con la vara de sus propias manos, y, así lo hizo, lo derrumbó, a su propio principio, en la difuminación continua espectral, en la perogrullada primera vez de Perogrullo en que la posición del objeto y la velocidad del objeto, ahí, en el medio maleoiano profundo, son una misma cosa , son una misma vaina, son una mismas coñería. Y se sigue que con el metafórico quiasmo einsteiniano y el metafórico quiasmo heisenbergiano, el doctor Einstein se consolidaría y el doctor Heisenberg se escoñetaría.

Con divagancia y sin divagancia, el metafórico quiasmo einsteiniano y el metafórico quiasmo heisenbergiano, en que las leyes de la matemática en la medida en se refieren a la realidad no son ciertas y en la medida en que son ciertas no se refieren a la realidad. Y, en que no todas las proposiciones científicas son verdaderas y no todas las proposiciones científicas son falsas. Han tenido, tiene y tendrá, en este universo curvo pandeado expansivo einsteiniano de luz curvada sus gráficas en las principales curvas geométricas, en la lemniscata de Bernoulli y en la parábola cúbica de Picasso. Y, en el punto crucial decisivo y el punto inflexivo topológico borroso, se han de observar el metafórico quiasmo einsteiniano y el metafórico quiasmo heisenbergiano. Y, en el punto crucial decisivo y en el punto inflexivo topológico borroso de ambas curvas, ha de estar la perogrullada primera vez de Perogrullo, ha de estar el medio maleoiano profundo Maleo 2001, que es en donde está la sombría penumbra whitmaniana, de la que surgirán iguales elementos contrarios, el ser y el no ser, en donde han de estar las dos grandes metáforas de la física mecánica cuántica relativista moderna, de la consolidación de la teoría del campo unificado einsteiniano y del derrumbe del principio de incertidumbre heisenbergiano, en el metafórico quiasmo einsteiniano y en el metafórico quiasmo heisenbergiano.

Si el quiasmo einsteiniano y el quiasmo heisenbergiano, del chamo Albert Einstein y del chamo Werner Heisenberg, son dos de las grandes metáforas de la física mecánica cuántica relativista moderna. Entonces sea dicho que el quiasmo einsteiniano y el quiasmo heisenbergiano son metafóricos quiasmo de la teoría especial y general de la relatividad de Einstein y de la teoría proposicional de la incertidumbre de Heisenberg. Ergo vergo sea dicho que con el quiasmo einsteiniano y con el quiasmo heisenbergiano, se consolida la teoría del campo unificado de Albert Einstein y se derrumba el principio de incertidumbre de Werner Heisenberg. Ergo vergo sea dicho que el metafórico quiasmo einsteiniano y el metafórico quiasmo heisenbergiano, tienen en el punto crucial decisivo, en el punto inflexivo topológico borroso de la lemniscata de Bernoulli y de la parábola cúbica de Picasso, tienen, gozan y disfrutan de lo lindo del equilibrio dinámico dialéctico difuso Maleo 2001, porque y la materia y la energía se hacen iguales, porque y son una misma cosa, porque y son una misma vaina. Porque y son el campo electromagnético y el campo gravitacional, porque y se hacen iguales, porque y son una mis cosa, son una misma vaina. Porque y ahí, en el punto crucial decisivo en la perogrullada primera vez de Perogrullo, en el medio maleoiano profundo 2001, porque y consolídase la teoría del campo unificado del doctor Einstein, porque y ahí, en la teoría holística unificada, consolídase el hoy es siempre todavía del poeta Antonio Machado y el doctor Einstein no lo sabía, porque y por culpa de Aristóteles, que negárale el tercio incluso por mas y más de tres mil años, y, porque y endespués surgiera el principio del tercio excluso y el tercio incluso de Maleo 2001. Porque y en el punto crucial decisivo, en el punto inflexivo topológico de la lemniscata de Bernoulli y de la parábola cúbica de Picasso, porque y tienen gozan y disfrutan de lo lindo del equilibrio dinámico dialéctico difuso Maleo 2001, la posición de una partícula y la velocidad de esa partícula, y, porque, posición y velocidad particulares, porque y son una misma vaina son una misma cosa, ahí en el punto crucial decisivo en la perogrullada primera vez de Perogrullo, en el medio maleoiano profundo 2001, derrúmbase el principio de incertidumbre del doctor Heisenberg, en el hoy es siempre todavía y el doctor Heisenberg no lo sabía, por culpa de Aristóteles. Ergo vergo sea dicho que con la teoría de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001 en el medio maleoiano profundo de equilibrio dinámico dialéctico difuso, queda demostrada y consolidación la teoría del campo unificado de Albert Einstein. Queda derrumbado el principio de incertidumbre de Werner Heisenberg en el metafórico quiasmo einsteiniano y en el metafórico quiasmo heisenbergiano, contenidos que contiene el continente de continentes, el quiasmo río heraclitoiano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 349 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: