Saberes republicanos

El valenciano Nuñez

En el nacimiento de Enrique Bernardo Núñez

Sabías que. Enrique Bernardo Núñez nació en Valencia el 20 de mayo de 1895 el mismo año que el presidente Joaquín Crespo inaugura el Arco de la Federación en el cerro de El Calvario en Caracas. Además, tres días después de su nacimiento las dos divisiones del Caracas BBC, los Rojos y los Azules, protagonizan en un campo abierto frente a la estación de tren de Quebrada Honda el primer juego oficial de béisbol en Venezuela.

Bajo el gobierno de Isaías Medina Angarita el Concejo Municipal de Caracas, resuelve por primera vez y a través de una Ordenanza estatuir la figura del Cronista de la Ciudad, y es así como el 15 de enero de 1945 por unanimidad de la Cámara edilicia lo designa su Cronista Oficial. Es evidente que tal distinción era el máximo reconocimiento a un venezolano quien desde muy joven había hecho del periodismo y la crónica su pasión.

Con apenas quince años de edad, Núñez, saca al aire en su ciudad natal un periódico llamado “Resonancias del Pasado” iniciando así su entrega a la escritura, la crónica, el ensayo y la narrativa. Recién cumplido los 23 años publica su primera novela titulada “Sol interior”.

De allí en adelante producirá en ese mismo género Después de Ayacucho, Don Pablos en América, La Galera de Tiberio, pero será “Cubagua” la novela que lo catapultó en el continente y más allá. De la misma manera diría: “Desearía escribir una nueva versión de Cubagua, de igual modo que a veces nos viene el deseo de hacer una nueva versión de la vida”.

Si en su tránsito por la narrativa fue profuso como periodista Núñez tuvo una destacada labor y como testigo de su accionar se encuentran las columnas que por mucho tiempo mantuvo en los periódicos El Nacional y El Universal. También en El Imparcial y El Nuevo Diario supieron de sus columnas y crónicas amenas. En 1943 publica el libro “El hombre de la levita gris” referido a la Biografía de Cipriano Castro (El Cabito) a quien había tenido la oportunidad de conocerlo personalmente.
En su obra dedicada al Cabito, el Valenciano Enrique Bernardo Núñez nos narra en una parte de la misma:

“En Caracas el pobre presidente no sabe qué hacer, rodeado de enemigos, desconfiando de todo. Dicta proclamas. Habla de la paz necesaria; del Partido Liberal. Declara a sus generales de «Próceres de la Federación». Da órdenes que nadie se cuida de cumplir. Los generales cavilan. ¿Qué será lo más conveniente? Se trata en primer término de «la causa liberal». Cada cual espera sacar provecho de la situación. Se han librado combates y no hay dinero. ¡No hay dinero! El hombre avanza y su banda se regocija con la proximidad del botín”. Este es otro saber republicano.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 325 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor