Cáscara Amarga 579

Lo hermoso y lo horroroso

Lo hermoso y lo horroroso, tanto como lo apacible y lo desapacible, tanto como la poesía de Gustavo Adolfo Bécquer y la poesía de José Cadalso, tanto como la música de Beethoven y la música de Bach, y, por la calle de en medio en la poesía ha de estar Pablo Neruda, y, por la calle de en medio en la música ha de estar Chopin, por tan solo y sólo nombra a Neruda y a Chopin, que, por la calle de en medio de la poesía hay bastante, y, por la calle de en medio de la música hay bastante, como bastante medios maleoianos profundos hay entre todos los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001, en las en que han de nadar, mas y más, de 8 millones plurales palabras pareadas paradójicas que margullen en la catedral catacresis y en el templo oxímoron cleuasmo quiasmo río heraclitoiano. Y, cuantos Neruda no hay en la poesía, y, al través y en de por medio por la calle de en medio, como el medio maleoiano abismal. Y, cuantos Chopin no hay en la música, y, al través y en de por medio por la calle de en medio, como el medio maleoiano abisal. A mas y a más, pero y empero, este cura ignaro raro cleuasmo asno, lo ha confesado y testimoniado, en diferentes oportunidades, que lo que lo mueve a escribir es por la curiosidad y por el discernimiento que siento en algunas cosas, y, que con el enfoque en la teoría de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001, con su medio maleoiano profundo de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético, y, que con el enfoque en la filosofía de las 4E de Maleo 2001, del entendimiento y la estética ética espiritual, salen a la luz, muchas Cáscaras Amargas, tanto como, lo hermoso y lo horroroso, tanto como lo apacible y lo desapacible, tanto el ser y el noser, tanto como natura y persona, como el amor y el odio, tanto como la guerra y la paz, la vida y la muerte, la soledad y la sociedad, la mortalidad y la inmortalidad, lo justo y lo injusto, lo humano y lo divino, la ciencia y la fe, la certidumbre y la incertidumbre, la esperanza y la desesperanza, la convicción y la duda, el exceso y el defecto, tanto como el tercio excluso y el tercio incluso, tanto como el confeso testimonial pretérito y el advertido devenir porvenir, lo consciente y lo inconsciente, la tesis y la antítesis, lo concreto y lo abstracto. Y, siempre y siempre, entre los aspectos armónicos límbico antagónicos ambiguos Maleo 2001, han de tener un medio maleoiano profundo, asina como tiénese a Chopin entre Beethoven y Bach, asina como tiénese a Neruda entre Bécquer y Cadalso, asina ha de tenerse a la estética maleoiana profunda, como su medio maleoiano profundo, entre lo apacible y lo desapacible, entre lo hermoso y lo horroroso.

Con digresión y sin digresión, lo hermoso y lo horroroso, y, entre, los casos correlativos límite contradictorios caliginosos, la estética maleoiana profunda. Agora ahora hogaño, en lo hermoso y lo horroroso, ha de verse a Sherezada y al rey Schariar. Sherezada ha estado entre el anochecer y la aurora en Las mil y unas noches, como si fuera entre la rabia y la ternura, entre al amor y el odio, entre la guerra y la paz. Sherezada, ha estado entre uno de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de los mas y mas de 8 millones que hay en la ciudad desnuda borrosa Maleo 2001. Sherezada, ha estado entre lo hermoso y lo horroroso. Sherezada ha estado entre el anochecer y la aurora, entre lo hermoso y lo horroroso, en que ha de haber un justo medio maleoiano profundo, es decir, la estética maleoiana profunda, esto es, la estética sherezadaiana profunda, o sea, al través y en de por medio por la calle de en medio, y, de verdad, verdad, denso, denso, en el trecho estrecho arrecho, por la calle de en medio, el amor lindo sherezadaiano eterno como si fuera entre la rabia y la ternura, entre al amor y el odio, entre la guerra y la paz, entre la tristeza y lo atrabiliario, entre el consciente y el inconsciente, en que quiébrale, Sherezada, el espinazo al rey rabioso Schariar, en que Sherezada, en lo subliminal y lo subliminar, y, en la lucha de siglos de la mujer de poseer su sitial honorífico paritario paradójico participativo con el hombre. Sherezada, libera a todas las mujeres del mundo, entre lo hermoso y lo horroroso, y, obliga a todas las constituciones del planeta Tierra, a generar las leyes a la protección de la mujer y liberar a la mujer de la violencia de todo género. Hay que ubicarse en el justo mejor medio esperado, adoptar la justa mejor postura de tener los hijos deseados en el tálamo cuadrúpedo divino y no divino, adornado dormitorio y asina, como no, adoptar la justa mejor postura en las mesas misas musas de nalgas con consentimiento comprometido consuetudinario, dar a cual iracundo rey tres hijos y curar su profunda ira, y, se ha de ver en la astuta joven burladora amorosa esquiva sabia Sherezada, entre el anochecer y la aurora de Las mil y una noches entre lo hermoso y lo horroroso.

Con divagancia y sin divagancia, lo hermoso y lo horroroso, lo apacible y lo desapacible, y, entre estos casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001, la estética maleoiana profunda, la astuta joven burladora amorosa esquiva sabia entre los aspectos armónicos límbico antagónicos ambiguos Maleo 2001. Casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001, en que la astuta joven burladora amorosa esquiva sabia Sherezada, ha de estar entre lo hermoso y lo horroroso. El divino poeta Pablo Neruda abismal, entre Gustavo Adolfo Bécquer y José Cadalso. Y, el apaga fuegos Chopin abisal, entre Beethoven y Bach. En la verdad socrática profunda del teorema directo y del teorema indirecto de Pitágoras y Sócrates, en la optimalidad ortogonal pitagórica, ha de estar Sherezada, Neruda y Chopin. En la síntesis de Heráclito, Buda, Hegel y Marx, ha de estar Sherezada, Neruda y Chopin. En la resolutiva optimalidad pretendida, en la mejor resultante deseada, en el mejor resultado esperado de Cirigliano y Villaverde, ha de estar Sherezada, Neruda y Chopin. En la conjunción copulativa inclusiva del ser y no ser, de lo concreto y lo abstracto de Luis Albert Machado, ha de estar Sherezada, Neruda y Chopin. En el medio maleoiano profundo del trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho, del tercio excluso y del tercio incluso de Maleo 2001, ha de estar Sherezada, Neruda y Chopin. En el medio aristotélico profundo del exceso y del defecto de Aristóteles, ha de estar Sherezada, Neruda y Chopin. Sherezada, Neruda y Chopin, entre lo apacible y lo desapacible. Sherezada, Neruda y Chopin, entre hermoso y lo horroroso.

Si lo hermoso y lo horroroso, lo apacible y lo desapacible son casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001. Entonces sea dicho que lo hermoso y lo horroroso, lo apacible y lo desapacible han de tener a la estética maleoiana profunda como medio maleoiano profundo. Ergo vergo sea dicho que la astuta joven burladora amorosa esquiva sabia Sherezada, ha de estar entre lo hermoso y lo horroroso. Ergo vergo sea dicho que el divino poeta Pablo Neruda abismal, ha de estar entre Gustavo Adolfo Bécquer y José Cadalso. Ergo vergo sea dicho que el apaga fuegos Chopin abisal, ha de estar entre Beethoven y Bach. Ergo vergo sea dicho que Neruda y Chopin, han de estar entre lo apacible y lo desapacible, que la astuta joven burladora amorosa esquiva sabia Sherezada ha de estar entre lo hermoso y lo horrible.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 281 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: