La Columna del Guerrillero

El cacao un producto qye produce riqueza a todos en el mundo menos a los venezolanos

El cacao y el café son pioneros en producir divisas para el país, durante la colonia y después fueron los productos agrícolas con mayor demanda en el exterior.

Los dueños de las grandes plantaciones de cacao, encontraron en los esclavos traídos de áfrica los mejores jornaleros de aquellos tiempos para cultivar esa preciosa y codiciada fruta, que con el pasar del tiempo se convirtió en fuente de riqueza de muchas de las familias de otras tierras que se instalaron en Venezuela.

El cacao mucho antes del petróleo era la primera fuente de la actividad comercial del país junto con el café.

Las familias que formaban parte del abolengo nacional se destacan por ser los dueños de las grandes haciendas de cacao, tanto es así que en los pueblos de la provincia venezolana los llamaban "LOS GRANDES CACAO" sinónimo de rico o adinerado,

Actividad productiva que siempre fue dominada por los terratenientes instalados en las regiones con mayor capacidad productora de este rubro, los cuales gozaban del privilegio de tener acceso al mayor número de esclavos, que le servían de peonada para ejecutar las tareas propias del cultivo y mantenimiento de las haciendas, además eran quienes cumplían las jornadas de recolectar las mazorcas, desgranadas, desbabado y secado del cacao, actividad que realizaban manualmente, con el disfrute de muy pobres recompensas.

Con el transcurrir de los años, las condiciones fueron variando, surgiendo de las peonadas los desprendimientos de familias campesinas que se quedaron cultivando el cacao en pequeñas porciones de terrenos.

Muchas de las llamadas montoneras fueron integradas por descendientes de esas familias campesinas, que comenzaron a oír voces discrepantes como la del general Ezequiel Zamora "Tierra y hombres libres"

.

Ya entrado en el siglo 20, muchas de las familias que se dedicaban al cultivo del cacao, fueron atraídos por la aparición del oro negro, que como dijo Pérez Alfonzo el padre de la OPEP "El petróleo es el estiércol del diablo"

Pues género riqueza al país, pero desoló al campo venezolano.,

La producción de cacao se vino abajo y como todas las cosas de nuestros gobiernos " solo se acuerdan de Santa Bárbara Cuando Truena"

Hasta ahora el único presidente de Venezuela que vio al cacao con sentido de grandeza y criterio estratégico fue el Comandante Chávez.

Chavez visualizó la crisis económica que se avecinaba y trató de crear alternativas productivas frente a la caída de la producción petrolera y sin pensarlo dos veces definió el rol que tendría el cacao como producto con un mercado cautivo que data desde los años de la colonia.

El Comandante quería aprovechar el poder de nuestras tierras con tradición y vocación productiva de cacao, para convertirlo en una poderosa fuente de ingreso de divisas.

Chavez detectó que de manera interesada las transnacionales exportadoras de cacao, habían desviado el interés de los venezolanos por el consumo del chocolate hecho en Venezuela, para no reducir su capacidad de exportación para sus empresas procesadoras de materia prima que tienen en el exterior, en las cuales se transforma el cacao venezolano, que luego traen de regreso envueltos en bellos estuches a precios incomparables para el venezolano común.

En conocimiento de estos particulares Chávez implementó un proyecto de grandes dimensiones, que comenzó por fortalecer la capacidad productora de los pequeños y medianos productores de cacao, organizandolos en consejos de campesinas y campesinos:; ejemplo uno de los más emblemáticos el Consejo Campesino Luchadores por la Paz de la Balsa en el Municipio Acevedo del Estado Miranda, pero además creó dos grandes centros de procesamiento de cacao en el oriente y barlovento para que dichos productores tuvieran asegurado el arrime de sus cosechas a precios justos.

Lamentablemente muchos cretinos que acompañaron a Chávez en su gabinete, sobre todo aquellos que solo planifican para privilegios de la burguesía, acabaron con los ambiciosos planes cacaoteros del comandante Chávez, los cuales si el gobierno del Presidente Maduro los hubiese asumido en toda su dimensión, estoy seguro que hoy estuvieran generando buenas cantidades de divisas al país, producto de la exportación de materia prima procesada en los mencionados centros de procesamiento.

Lastimosamente con la desaparición física del Comandante Chávez, Venezuela perdió el impulso productivo de cacao que ya estaba tomando cuerpo en el espíritu de los medianos y pequeños productores, quienes atraídos por el valor agregado que les generaba la entrega de sus cosechas a las plantas procesadoras, los animaba a incrementar sus esfuerzos para mejorar su producción,sumado a los eventos internacionales donde el cacao venezolano era reconocido como el mejor cacao del mundo por su fino aroma.

No hay duda que entre los programadores de la producción nacional falta imaginación y criterio de grandeza patria, por cuanto no se justifica que siendo Venezuela uno de los países con vocación productora de cacao con una calidad reconocida mundialmente, donde se encuentran los mayores consumidores de nuestro cacao , ningún ministro incluyendo a Castro Sueldo, haya tenido la ocurrencia de valorar estas ventajas que tiene el cacao frente a otros productos nacionales que no tienen mercado en el exterior.para proponer un plan de siembra de cacao a nivel horizontal donde tengan participación grandes, medianos y pequeños productores con un equilibrado y justo tratamiento distinto al criterio que ha imperado hasta ahora donde las ventajas propiciadas por el gobierno siempre han favorecido a los que menos necesitan, razón por la cual nuestro repunte de la producción nacional sigue siendo un mito de nunca acabar.

A veces pienso que la fulana escasez de divisas que tanto pregona el gobierno por la televisión es una falacia.

Otras veces me detengo a pensar en lo que dijo una vez el ministro de Agricultura de Caldera "AL GOBIERNO LE RESULTA MÁS BARATO TRAER CARAOTAS DE MÉXICO Y DE OTROS PAÍSES QUE PRODUCIRLA EN VENEZUELA "Esa frase basto y sobro para que a partir de allí, se instalará para siempre como práctica, la llamada "política de puerto" con su consabido cobro de comisiones por el otorgamiento de las licencias de importación. con las cuales muchos se hicieron ricos con la importación de cualquier tipo de rubro alimenticio,. que para remate se "producen como arroz" en Venezuela.

De allí hermanos venezolanos que el cacao es una riqueza desaprovechada , la cual no solo generaría divisas al país , sino bienestar social para los medianos y pequeños productores y generación de materia prima más barata para los emprendedores que quieren hacer del cacao un medio rentable y estable.

Este nuevo contingente de venezolanos que han surgido después de la pandemia, son los más interesados en el resurgimiento del consumo del chocolate y todos los productos derivados del cacao elaborados artesanalmente con componentes venezolanos por cuanto alli estará el fuerte su inversión y creatividad.

EL CHOCOLATE DEBERÍA DECLARARSE LA BEBIDA NACIONAL DEL PUEBLO VENEZOLANO. Para darle sentido y fortaleza a lo nuestro.

En función de ese concepto tengo que resaltar la perseverancia y dedicación de GUSTAVO GARCÍA un pequeño productor de la región de barlovento, que por más de diez años, ha intentando convertirse en exportador de cacao, hasta ahora ha invertido buena parte de lo que le produce su hacienda de cacao, en reunir la engorrosa documentación que lo acrediten para llevar adelante este sueño-

Este pequeño productor ejemplo de perseverancia al fin pudo estructurar la compleja maraña de recaudos que exigen los organismos del estado a todo aquel que quiera incursionar en este difícil camino de exportar productos venezolanos al exterior.Hoy cuenta con toda su documentacion en regla para exportar cacao a cualquier parte del mundo. En una reciente conversación que sostuvimos me dijo " Estoy presto para servir a mis hermanos productores para colocar su cacao en el exterior con mayores ventajas para ellos y sus familias y para producir divisas para mi país" "Ese es mi sueño y lo voy a cumplir con el favor de Dios".

Parece una contradicción entre los que quieren exportar para traer divisas al país y los que quieren enviar a otros países las pocas que entran al país por concepto de ventas de petróleo, comprando productos que perfectamente se pueden producir el país,.

Solo queda desear suerte a este pequeño David que se atrevió a desafiar al poderoso Goliat de las mil dificultades burocráticas.

Este pequeño productor se ubica entre los que sí creen que el cacao es una riqueza que se debe aprovechar para bienestar de los venezolanos.

Soy de los que piensan que el cacao no solo debe producir riqueza a los grandes comercializadores y procesadores del cacao venezolano, sino que también debe producir divisas para el Estado Venezolano y riquezas para los medianos y pequeños productores

Así como nuestro cacao "PRODUCE RIQUEZA A TODOS EN EL MUNDO, TAMBIÉN DEBE SER FUENTE DE RIQUEZA PARA LOS VENBEZOLANOS" por tener el privilegio de producir el mejor cacao del mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 517 veces.



Hernán Urbina

Guerrillero Ayer. Combatiente Siempre.

 orgmbr200@gmail.com

Visite el perfil de Hernán Urbina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: