La ideología de género amenaza la familia y la sociedad OPINAR

De antemano quiero aclarar que no soy homofóbico ni nada que se le parezca, tengo amigos y amigas que forman parte de ese movimiento en forma pasiva y activa.

Dicho lo anterior es oportuno mencionar que el artículo que antecedió a este estaba dirigido a la mujer en toda su dimensión, por esta razón es sumamente importante traer parte del contenido de aquel artículo para caracterizar que, el machismo es una corriente milenaria, que en otras culturas como la aborigen se impone la corriente matriarcal y que, en diversos momentos históricos algunos grupos humanos han practicado el incesto y la poligamia como una alternativa para preservar la continuación de la especie humana en unos casos y para preservar la pureza de la raza en otros como los emperadores romanos, los faraones egipcios y las monarquías post modernas.

Por el mismo motivo existen diversas maneras de observar el asunto porque una práctica que puede ser legal en nuestro país puede ser un crimen en otro, todo depende de la influencia histórica, cultural y social de cada país.

Por cierto, también es importante tener presente los últimos sucesos en los que estuvieron involucrados dos actores del séptimo arte, me refiero a los casos de Wuil Smith y Jhohny Deep aunque su naturaleza es diferente, uno fue acusado por violencia de género y otro fue sancionado por defender a su esposa mientras que ella asumió una posición indiferente ante el gesto que le hizo merecedor de la admiración la mayoría por un lado y sanciones por otro.

El caso de Jhonny Depp es patético pero se repite donde menos lo esperamos, en cada familia pudiera existir algún ejemplo del caso pero aquí lo que es digno de reflexión y análisis es el hecho de en que nuestro país y la mayoría de los países del mundo vienen avanzando en materia legislativa con relación a los derechos de la mujer, incluso creando instituciones y abriendo espacios de gobierno y poder para las mujeres, mientras que para los hombres cada día se reducen más las posibilidades de defensa de cualquier acusación en su contra porque vale más la palabra de la mujer, en la muchos de los casos, las mentiras pueden ser difundidas como verdades. Particularmente viví una experiencia hace algunos años cerca de mi casa, eran cerca de la medianoche de un 24 de diciembre, aquí se supone que era navidad y las familias se reúnen para compartir y celebrar el nacimiento del niño Jesús. El asunto es que yo venía para mí casa y en una calle un poco oscura encuentro a un hombre golpeando a una mujer, sin pensarlo dos veces me metí los separé y comencé a pelear con el hombre, cuando ya lo tenía casi inmovilizado, me di cuenta que la mujer me estaba atacando a mi, como pude me separé y me fui del lugar con el sabor amargo de hacerme metido en un problema que no era mío.

Del anécdota descrito se extraen varios factores: machismo, violencia de género y masoquismo, por eso me jure a mi mismo no volver a involucrarme en pleitos de marido y mujer.

Pero hay otras circunstancias en las que el machismo aparece como tendencia sexista, son prácticas que vulneran física y psicológicamente a las víctimas, me refiero a la operación colchón que desde los centros de estudios, trabajo, algunas sectas religiosas, gobierno y poder se presentan como algo cotidiano de lo que nadie habla pero que constituye un delito agravado por diversas circunstancias.

Todo lo antes mencionado es un pequeño ejercicio para poder profundizar en el tema central: La ideología de género amenaza la familia y la sociedad y no es un cuento de terror o una leyenda urbana, está ante nosotros.

Hace algunos años la homosexualidad, bisexualidad y demás expresiones de esta naturaleza eran clandestinas, muy pocos hombres y mujeres se atrevían a dar a conocer su inclinación sexual. Es precisamente durante las décadas de los 80 y 90 que comienza a hacerse visible hasta que comenzó en los países desarrollados la organización del movimiento gay que tiene su máxima expresión en el movimiento LGBT.

Este movimiento logro entrar en las altas esferas del poder económico y político, en los medios de comunicación y hasta en organismos multilaterales que para prestar apoyo financiero o ayuda a los países en desarrollo, les ponen como condición que en su Constitución y legislación se les otorgue rango Constitucional y legal al movimiento LGBT que han llegado al extremo de penetrar el sistema educativo en algunos países.

No es casual que comiquitas como Bob Esponja sea una parodia que promueve la ideología de género.

¿Como nos afecta a nosotros la ideología de género? Porque es una corriente que pretende instaurar desde el sistema educativo la formación de nuestros niños para que acepten este tipo de prácticas como algo natural, legal y cotidiano poniendo en riesgo las relaciones formales entre un hombre y una mujer para formar y procrear una familia.

¿Que pasaría si un país como el nuestro se impone la ideología de género como Ley? Estaría en riego la continuación de nuestra identidad como nación, vean el ejemplo de España: desde que tomo fuerza el movimiento LGBT, cayó la taza de natalidad de los españoles pero aumento la taza de natalidad de inmigrantes como los de origen árabe, ¿Que quiere decir esto? Que una o dos generaciones la población de España habrá perdido su identidad nacional porque habrían más habitantes de origen árabe.

Lo mismo ocurre en cualquier país del mundo sino no se adoptan las medidas equivalentes a las que tomo Rusia, ellos no niegan y no es ilegal que existan personas del movimiento LGBT porque hay artistas, deportistas y en todos los espacios se mueven pero la protección de la familia está por encima de cualquier cosa.

Precisamente en la protección de la familia está la clave para proteger la sociedad y el Estado nación porque es un asunto de soberanía Nacional.

En una parte de esta nota me referí a las acciones machistas que vulneran física y psicológicamente a las víctimas, ahora veamos cómo es el asunto con una persona del movimiento LGBT en funciones de gobierno y poder, pudieran ser igual o peor que los machistas porque sino son capaces de asumir que en su cuerpo tienen órganos sexuales de un género que ellos reniegan pudiera ser peor si se enamoran de un subalterno o que pudieran condicionar la prestación de los bienes y servicios bajo su responsabilidad a cambio de favores sexuales.

Para concluir, quiero reafirmar que está es mi posición particular sobre el tema de la protección de la familia, no podemos continuar con la moda de romantizar una costumbre que nos pudiera borrar de la faz de la tierra, como dije, tengo amigas y amigos del movimiento LGBT que respeto pero no comparto que se les otorgue una relevancia que no tienen porque todos al nacer somos macho o hembra, para conformar una familia y tener hijos se requiere de un hombre y una mujer, no hay otra opción.

Falta mucho por aprender y profundizar en nuestras relaciones familiares pero este es el camino.

Por la misma razón, la protección de la familia es un asunto de soberanía Nacional porque es la protección de nuestra sociedad y nuestro Estado nación. ¿Que hay mucho por hacer en esta materia? Es cierto, por ejemplo: mucho se habla y se hace para la protección de la mujer contra la violencia de género pero poco o nada se dice cuando la víctima es el hombre, vean en lo que quedó la historia del capitán Jack Sparrow.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 536 veces.



Edwin Martinez Espinoza

Secretario General PPT Cabimas, Zulia.

 edwinmartinezespinoza@gmail.com      @juanparao

Visite el perfil de Edwin Martinez Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: