Asumamamos de verdad la profundización de la revolución

 

Ojalá que los camaleones no sigan deambulando por
las trincheras donde construimos la revolución con e
pueblo nuevo, distinto a mi propio pasado donde se
anidan todos los vicios y que solo permanezcan 
los vestigios de las altas reservas morales.

 En los actuales momentos en el marco de un proceso donde unos pujan por conservar y lograr volver a tener los privilegios adquiridos a costa de la miseria y opresión de un pueblo, los otros, la mayoría luchan cada día, incansablemente, por una parte para taponear los avances de una conspiración que se mimetizada y bufona , por otra parte, para lograr conseguir los espacios de participación que aun les son negados, igualmente seguir dándole sentido a la vida y a la organización.

 En verdad este momento histórico sin precedentes ha estado signado por grandes confrontaciones en el plano de la direccionalidad política y estratégica, no precisamente con el enemigo declarado, si no mas aun con los reformistas, con los que quedaron bien camuflados en las instituciones que heredamos y con aquellos que hemos dejado dirigir desde la nueva institucionalidad; desde la nueva institucionalidad, porque en la calle están y seguirán derrotados

En esta etapa del proceso revolucionario, la confrontación se presenta bajo otras formas, el enemigo se mimetiza, se hace amigablemente visible, se deja ordenar y te ordena, te asesora y sugiere, te obedece y  te dilata, asegura su plan y te evalúa la capacidad de combate, tu fortaleza , decisión, alianzas y vigila tus piezas claves: neutralizan tus verdaderos aliados y como maneja los ritmos de la vieja institucionalidad, te pone a bailar con ellos.

El proceso revolucionario hoy demanda ciertamente ser rodrigueano, Zamorano y Bolivariano:

Rodrigueano para inventar y pasar por encima de las normas constituidas para mantener las viejas estructuras de poder.

Zamorano para que en medio de la guerra que libramos; guerra que nos lleva al plano de lo convencional sistemático, seamos capaces de arrastrar al enemigo a lo asimétrico, a lo no convencional.

Bolivariano para tener la virtud de la humildad, ser visionario, saber comprender a tiempo que sin el concurso de la gente , su sabiduría cotidiana; todo lo que intentemos hacer será puesto en el sitial de la duda de los aciertos y desaciertos, en la legitimidad y el contexto en que se produzcan.

Hoy es un tiempo de todos., de todos los revolucionarios, los que se hicieron y los que se hacen, pero básicamente es tiempo de de combatir, que nadie se equivoque, d e combatir desde adentro y desde afuera; por eso necesario es tenerlo claro, necesario es cualificar al enemigo, identificar y caracterizar sus posiciones, pero mas aun es necesario conocer y valorar el potencial de los aliados y por su puesto el compromiso incondicional del y las camaradas.

Los espacios conquistados en este proceso, tanto en el terreno organizativo, como en lo institucional, no lo tomemos como saldo partidista o tendencial, es básicamente el producto de los esfuerzos de muchos, partidos, individualidades y organizaciones. Hagamos lo que revolucionariamente tenemos que hacer, reconozcamos que nuestra fuerza esta en la masa y su organización, que el poder si se alcanza es efímero si no se ejerce con sabiduría de pueblo y estrategia de guerrero con tropas verdaderas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2335 veces.



Bartolo Hernandez


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: