LA COLUMNácida

ENTRÁNDOLE DE FRENTE A LA CORRUPCIÓN

Cuando aparezca esta columna, ya debería haber asistido a un encuentro con el Ministerio Público, el ex viceministro y ex presidente de Bandes, Edgard Hernández Behrens, quien fuese citado a comparecer por los Fiscales Nº 58 (con competencia nacional) y Nº 62 (del Distrito Capital, Caracas), para conversar sobre el caso de la empresa Microstar. Aquel, referido a una fulana importación de computadoras que nunca llegaron al país, y para el cual la citada empresa recibió una importante suma de dólares por parte de Cadivi, la que al parecer fue distraída para emprender “otros negocios”. Todavía hoy no se conocen los argumentos que haya esgrimido Hernández Behrens en su defensa en este sonado caso, denunciado por Adina Bastidas el año pasado, y quien para el momento era miembro del Directorio del ente administrador de divisas. Lo cierto es que los principales implicados en este guiso, que alcanzó algo más de 27 millones de dólares (alrededor de 58 millardos de bolívares, a cambio oficial), por la parte “privada” del negocio, están a buen recaudo, detenidos. Desde el Ministerio Público vienen anunciando desde hace varias semanas que también van a imputar a Hernández Behrens, quien hasta hace pocos días ha contado con importantes padrinos políticos, verbigracia su cuñado, el gobernador del Estado Táchira, Capitán Ronald Blanco La Cruz. El caso ya entró en su segundo año, entre la denuncias de Adina Bastidas y del ex Fiscal Benigno Rojas (ambos destituidos), y las últimas actuaciones ocurridas, entre las que podemos destacar el anuncio -por parte de la empresa- de estar dispuesta a “devolver” el dinero, como para atenuar el delito cometido, tipificado apenas como “distracción de recursos”. Voceros de Microstar han dicho que están dispuestos a devolver ese dinero completico. ¿ Estará el Ejecutivo dispuesto a recibir ese monto sin calcularle intereses devengados durante todo el tiempo que lo tuvieron en sus manos ? ¿ Estará dispuesto el gobierno hasta “perdonar” (como viene ocurriendo con otros casos de corrupción) a los protagonistas de esta “distracción” ? Creo que no. Creo que Chávez se cansó de dar oportunidades (y hasta más de una vez), a individuos que con su comportamiento no hacen otra cosa que tratar de demoler a dentelladas a esta Revolución.

EL MATIZADO CASO DE LAS COMPUTADORAS

Este es un caso que debería aprovechar tanto el Presidente, como el Ministerio Público y los órganos jurisdiccionales del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y la Justicia, para castigar actuaciones que van en contra de la esencia y el buen nombre de nuestra Revolución. Si tanto se habla y se habla de la lucha contra la corrupción, deberían comenzar a sentar precedentes con un caso como éste, que al parecer no tiene nada de enredado. Tiene muy claro que los dineros se “distrajeron” al parecer para “tirar una parada” extrema en el sector bancario, ya que parece que les gusta jugar “duro”, y fue así como le quitaron Banpro a los Azpúrua y se hicieron del novel Banco Bolívar, el que por lo visto y hasta ahora, ha dejado muy mal parado el apellido de nuestro Libertador. Deja mucho que desear que tanto Adina Bastidas, quien es la primera que denuncia el caso públicamente, y el desplazado fiscal Benigno Rojas, quien dijo que Cadivi había actuado como cómplice en la entrega de los 27 de millones de dólares que finalmente se “distrajeron”, hayan sido quitados de sus cargos. Y que, por el contrario, hubiese sido promovida a la Presidencia de ese organismo administrador de divisas a la Señora Robles, imagino que por recomendación de Hernández Behrens, cuando él fue -a su vez- promovido a la Presidencia de Bandes, siendo que ella, junto a la otra directora de Cadivi (M. Angulo) y a Hernández, avalaron el trámite y lo llevaron a cabo, en favor de Microstar, a pesar de que Adina Bastidas se negara a firmar esa negociación. La señora Robles ya no está allí (menos mal!), porque el mismo Merentes comenzó a hacer correctivos luego de que se encendiera el alerta, y nombró a otra persona como Presidente de Cadivi. Y menos mal que en el último día de discusión de la Ley del Fonden se le quitó de las manos a Bandes el control de ese millardario Fondo (donde Hernández B. era Presidente), y se le pasó al Banco del Tesoro, controlado directamente por Nelson Merentes (MinFinanzas para la época). No creo que a estas alturas del juego haya mucha tela que cortar. Lo que parece suceder es que -como pasa a veces- existen funcionarios protegidos por otros, que no saben que ya el Presidente Chávez dejó de protegerlos, porque lo tienen hasta la coronilla con la distracción, la malversación de fondos y el robo de dinero. El Presidente es un estudioso de la Economía desde antes de ser candidato y me consta. Tiene, afortunadamente, buenos asesores, y la vela hinchada de los altos precios petroleros (que el mismo ayudó a inflar mundialmente), empuja con buen viento su barco. Pero está hondamente preocupado con las distracciones de dinero que su gobierno ha empeñado en la construcción de una nueva plataforma económica de producción, porque sabe que lo que más puede contrarrestar a la inflación es la producción de bienes y servicios, endógenamente. Por eso se molesta (por no decir arrecha) soberanamente cuando se entera de que a pesar de las cantidades millardarias que se han otorgado para la creación de camaroneras en Falcón y Delta Amacuro, o Centrales Azucareros en Barinas o en Cojedes, o tantas otras empresas grandes y medianas, éstas no entran en funcionamiento a tiempo porque se extraviaron conductas, planes y dineros. Y así la inflación no se puede domeñar.

LA INFLACIÓN DE CABEZA(S)

De todas formas, y aunque gocemos del mayor índice de inflación de toda Latinoamérica, es recomendable leer la obra del economista norteamericano Edmund Phelps, a quien acaban de darle el Premio Nobel de Economía 2006, en la que demuestra cómo tienden a crecer los índices de inflación cuando en un país se trata de implantar un modelo de desarrollo que ataque el desempleo. Y en Venezuela ese disminuir de las tasas de desempleo se ha venido dando con éxito. Y suena casi lógico: Si se tiene en un país a mucha más gente trabajando y devengando dinero como salario, de la que se tenía antes, por ejemplo en 1999, cuando comienza la administración Chávez, la lógica nos dice que en la medida que tendamos hacia el pleno empleo, tendremos más pagos por concepto de sueldos y salarios, y por ende, más dinero en la calle. En el caso nuestro, concreto, el modelo no se estrangula como sucede con casi todos los modelos econométricos que estudiamos en la Universidad, en los que la poca capacidad adquisitiva de los consumidores (asalariados) no permitía acceder con fuerza en los mercados de productos (bienes y servicios). Aquí, por el contrario, la capacidad adquisitiva ha venido in crescendo desde que comenzó el experimento revolucionario. El mismo crecimiento que ha mostrado el país, el gasto público como motor principal de la economía y los aumentos salariales, han contribuido a consolidar la capacidad adquisitiva de la gente. Y eso, en un país como el nuestro -donde la especulación es un fenómeno cuasi-incontrolable-, dispara los índices de precios (o sea empuja la inflación hacia arriba). Por el contrario el aumento de la producción de bienes y servicios no ha crecido con la misma fuerza que el aumento sostenido de la capacidad de consumir.

LO QUE SE HARÁ Y LO QUE NO (TODAVÍA)

los anuncios del gobierno en cuanto a aumentar los cupos de divisas en Cadivi, disminuyen la “liquidez”. Es decir, disminuye la cantidad de ese dinero que “anda” circulando dentro del circuito económico interno, y, a la vez, reduce la presión del dólar ilegal o negro; Los subsidios a importantes rubros agrícolas, así como la eliminación del IVA (así, en forma selectiva a algunos productos básicos alimenticios) y del Impuesto sobre la Renta, darán la batalla a favor de la producción agropecuaria y la independencia alimentaria. La guerra contra la especulación hará su labor importante no solamente en lo que corresponde a rubros de la canasta básica, sino también debe extenderse a la fiscalización de productos importados a dólar oficial que pretendan comercializarse (y así ocurre) como si hubiesen sido importados a punta de dólar negro. La anunciada -y ya lista en algunos casos- emisión de títulos en divisas, comprables en bolívares, también será un instrumento para el combate de la inflación, por la vía de disminuir liquidez monetaria; Y la obligatoriedad de que los bancos tengan que aumentar las carteras de crédito (en préstamos blandos) a sectores productivos como el micro-crédito empresarial, al agropecuario, a la pequeña y mediana industria, al turismo y otros rubros secundarios como el hipotecario y préstamos personales y para automóviles, ayudará de igual forma a lo que venimos sosteniendo en cuanto a aumentar a como dé lugar la producción de bienes. La otra medida importante, ya tomada, fue la creación del mecanismo que evita la monetización (en bolívares) de todas las divisas que obtiene PDVSA. Las divisas que necesite para operar en el exterior se calcularán y se mantendrán en el Banco del Tesoro, para esos efectos, y se re-utilizarán sin entrar en el circuito económico interno. Peeero...

EL MAQUILLAJE QUE AFECTA LA PSIQUE

En lo que sí no creo como medidas a corto o mediano plazo para contrarrestar la inflación (y por lo tanto no ayudarán para lo que deseamos en el largo plazo), es en lo de reducir drásticamente el IVA ni en lo de “quitarle” los tres ceros a la moneda. Esas medidas crean una ilusión que no sólo “salta a la vista”, sino que instala la percepción de que todo es “más barato”, porque en términos prácticos, la lectura de los precios va a ser “más pequeña”. Recuerdo que cuando Caldera propuso el término “millardo”, el cual por cierto dijo que él había inventado (lo cual no es cierto puesto que es una palabra utilizada en Italia desde años inmemoriales con la misma acepción), escribí que la utilización de ese término aumentaría los montos de la corrupción pero reduciría los sentimientos de culpa de los corruptos... Porque en la práctica no es lo mismo, ni tiene la misma sonoridad, decir “mil millones de bolívares” que decir “un millardo”. Acá va a suceder algo parecido: El maquillaje va actuar sobre todo hacia adentro, y va a influir pesadamente hacia fuera. Internamente nos hará sentir que compramos más barato y hasta podríamos re-encontrarnos con el “dame dos”, lo que aumentará la disposición al consumo y por tanto la demanda. Y hacia fuera, la percepción de una moneda mucho más fuerte, nos hará difícilmente competitivos. Es por eso que aunque volvamos a comprar Coca-Cola “a medio” y de eso lleguemos a vanagloriarnos, creo que estas dos medidas deben ser estudiadas con más cuidado. No olvidar que si alguna ciencia no es exacta, esa es precisamente la Economía. Por último, lo que no han dicho y debería estudiarse seriamente, es cómo establecer los mecanismos para que las diferencias entre tasas activas y pasivas por parte de la banca no sean tan abismales. Eso de 9 a 10 puntos de diferencia entre una y otra, y -por cierto- la pasiva tan baja, no inducen al ahorro, elemento para el cual no educamos, ni facilitamos la inclinación, pero igualmente es un factor que si es bien canalizado se traduce en anti-inflacionario. Hay que “meterle el diente” a esta banca nacional, que no ha dejado la maña de esquilmarnos a más no poder, no solamente a través de lo que nos cobran por lo que nos prestan, sino por los cobros desmedidos y abusivos por concepto de servicios. Ahí tienen otro filón, para combatir la inflación. De nada...

DIOS: ¿EL DINERO ES PARA COMPRARTE O PARA VENDERTE?

Desde hace más de 2 años, venimos aprovechando esta ventana para denunciar algunos casos de manejos poco “cristianos” de los dineros públicos. Hace como año y medio ventilamos aquí una donación de un millardo de bolívares, promovida desde la propia gobernación del Táchira, a favor de una secta cristiana evangélica a la que pertenece el propio jefe del Ejecutivo de ese estado fronterizo. Funcionarios de Banfoandes, puestos por el propio gobernador y su cuñado, Hernández Behrens (involucrado en el caso citado en la nota anterior), dieron una rueda de prensa en aquel momento, tratando de justificar la “donación”, y diciendo además, que eso no perjudicaba a los ahorristas de ese banco (¡Siendo Banfoandes un Banco del Estado! Es decir, “de todos los venezolanos”...). Ahora, hace cuestión de dos semanas, me han asegurado que tuvo que movilizarse violentamente la gente que está al frente del Ministerio de Finanzas, porque desde ese mismo banco iba a fluir una nueva “donación” (partida en pedazos, para disimular), esta vez de siete (7) millardos de bolívares para la misma secta evangélica. La Comisión del Ministerio de Finanzas se trasladó hasta San Cristóbal, encabezados por el nuevo Viceministro Rafael Izea (quien cuenta con todo el respaldo del Presidente Chávez) y tomó las medidas correctivas necesarias para intervenir a Banfoandes, en vista de lo que estaba ocurriendo. Fue así que desincorporaron de la Presidencia de una tal “Fundación Cultural Banfoandes”, a la propia hermana del gobernador. Esa instancia, según informes recibidos, ya venía manejando más de 20 millardos de bolívares anuales. En el último trimestre del 2005, esa Fundación repartió más de 7 millardos en donaciones hechas a organizaciones evangélicas (por cierto casi todas recién creadas) en todo el país. Igualmente los de MinFinanzas le exigieron la renuncia a la Presidenta del Banco, Milagros Rodríguez, puesta allí por Edgard Hernández Behrens y por el propio gobernador Blanco la Cruz. Esta señora, unas semanas antes, y en contraposición a lo que ha venido sosteniendo el Presidente Chávez, hizo una Asamblea de Accionistas, que por sólo algunos detalles de más, le sirvió para aumentarse el sueldo. Por allá por el Táchira, “todo el mundo” por decirlo de algún modo, está hasta las orejas (por no decir hasta los cojones, lo cual dejaría a buena parte de la población fuera del paquete), de este equipo de gobierno que no se dedicó a gobernar sino a imponer a troche y moche, las ideas de esta secta cristiana evangélica (por cierto con una notoria y desmedida avidez por el dinero), y tiene a ese territorio “en el suelo”. Le sacaban dinero a la Banca del Estado (millardos), y también (miles de bolívares) a los pobres campesinos, a quienes el Presidente Chávez tiene dentro de la lista de acreedores con mayor prioridad a la hora de saldar la deuda social del país. A esos pobres los cargan a monte, cobrándoles los tales “diezmos”. Es decir, diezmándoles sus precarias economías, porque de lo contrario “se van a condenar en el infierno” si no pagan.. Los frutos del desgobierno de Ronald Blanco La Cruz pudieron observarse en la elecciones del pasado 3-D. En el Táchira se obtuvieron los peores resultados, de todos los resultados, de todo el territorio nacional. Si a ese personaje le montan un Referendo, lo sacan más rápido de lo que espabila un mico, como dicen...

Y EL PROBLEMA MEDIÁTICO / ALERTA A JESSE Y A WILLIAM

Igualmente me enteré de que algunas concesiones de radioemisoras que van a “quitar” en el Táchira, le van a ser otorgadas por vía de gracia -evangélica también-, a un pastor evangélico brasileño quien cuenta con todo el apoyo del gobernador del Estado y se desplaza “como Pedro por su casa” por todo el Táchira, con salvoconducto oficial. Ya montó una televisora evangélica con dineros del gobierno regional, y ahora pretenden dejarle manejar seis radioemisoras más, todas evangélicas. Casi la mitad de las concesiones de radioemisoras que Conatel ha otorgado en ese Estado fronterizo son evangélicas. ¿Lo sabrá Jesse Chacón? ¿Lo sabrá William Lara? Esto es algo a lo que debería ponérsele coto urgentemente. Acabar con esa plaga, que -en el fondo, y en la superficie también- se mueve en sentido contrario a la Revolución. No se justifica que pase eso, justamente con el Plan Colombia al lado (y ya bastante adentro) de nuestro país, Plan que por cierto pasará a comandar dentro de poco William Brownfield, quien deja la embajada en Venezuela.

UNOS QUE ESTÁN ESPERANDO Y NADA TODAVÍA

La gente que trabajó en VIASA, que en poco o nada tuvo la culpa de la debacle que significó privatizar esa empresa-bandera del país, durante el desgobierno de Pérez, aún está esperando por sus reivindicaciones laborales. Creo que así como nuestro gobierno ha indemnizado a ciudadanos por desmanes cometidos por otros gobiernos, y ha venido honrando pasivos laborales en otros sectores de la administración pública, debería pagarle a esta gente que puso en alto el nombre de Venezuela durante años, transportando a propios y extraños. Además de que en este caso en particular, está comprometida la palabra del Jefe de Estado en pagar eso...

manuelrugeles@gmail.com / manuelrugeles@walla.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4459 veces.



Manuel Rugeles A.


Visite el perfil de Manuel Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: