Memorias de un escuálido en decadencia

Firmas

¡Qué dolor, qué dolor, qué pena! Salieron unos carajos envalentonados de una vaina que se llama Mover, -y no se movieron un carajo- a pedir el revocatorio del dictador, y el CNE les aceptó la vaina y dispuso el 26 de enero para recoger las firmas y se armó un peo, como siempre, pero ese 26 no fue nadie a firmar, aquella soledad daba toda la lástima del mundo es ancho y ajeno. Y un bolsa salió a decir que volvía la lista de Tascón, hay que ser bien malagradecido, sobre todo si el bolsa que lo dice es nuestro, es decir, opositor, porque todos nosotros sabemos que esa lista fue de aquel mamotreto que se llamó Sumate, que se hizo precisamente para joder con esa vaina. Metieron en esa lista de Sumate a todo el mundo, gente que no había firmado y le importaba un carajo aquello, y Tascón lo que hizo fue publicar la lista y lo jodímos por esa vaina. Pero si ni siquiera reconocemos esa vaina, es porque vamos a seguir siendo unos desgraciados toda la vida se pasó sin darnos cuenta.

Y el dictador llamó a un Consejo Federal de Gobierno y allí estaban los cuatro gobernadores nuestros, contentísimos porque estaban en Miraflores, mientras que con el interino no han llegado a ninguna parte, en todo caso a la sala de fiesta del edificio donde vive ese carajo. Ahí estaba preguntando Rosales dónde están los reales, para robárselos como se los robó en Monómeros. Y al principio se le veía una pena tan honda, porque había visto por ahí cerca al fiscal Tareck y se apartó como que la vaina no fuera con él. Ahí el dictador fue claro, las prioridades son la economía y los servicios públicos, nada de robar, y mientras decía eso veía a Rosales, a Morel Rodríguez, a Galíndez y al de Barinas, que todavía no sé cómo carajo se llama. Debe ser que los chavistas no roban, porque el dictador veía fijamente a los cuatro nuestros. Allí nadie habló de revocatorio porque todo el mundo estaba pendiente del monto que les van a dar para ver cómo carajo sacan a su estado adelante quien quiera que sea que me esté tocando las puertas del alma.

Y da vergüenza escuchar al interino decir que hay fraude en el revocatorio, y sobre todo porque él sabe que el mayor fraude que le han metido a este país desde el fusilamiento del General Piar, es precisamente su autoproclamación. Y el 23 de enero el compañero interino pasó todo el día con esa cara de susto que no la brincaba Ismael –Talanquera- García en sus mejores tiempos. Y todo porque el dictador, cuando daba su discurso, de repente dijo: "Guaidó, ladrón, te sale Tocorón". Aquello bastó para que el hombre desapareciera del lugar de los sucesos y cuenta mi compadre, uno de los 100 mmg que lo cuida, que el hombre le preguntó. "¿Dónde queda Tocorón? ". Fulleborn. Román. Rincón, Tocorón. Tocorón., Tocorón, diría nuestro poeta y compañero adeco, Andrés Eloy Blanco.

El papá de Margot llegó casi llorando. "No lo puedo creer. Estos carajos llamaron a firmar y ahora dicen que no firmemos. Y no hay nadie en los centros. Claro, Diosdado dijo que él quería saber quiénes eran los que firmaban, para conocer los que estaban en contra del dictador, y todo el mundo se fue pal carajo". Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió aquel coñazo tan fuerte, que sonaron varias alarmas y los vecinos a coro, gritaban: "Múdate, muérgano".

-Tú me quieres, dejar, yo no quiero sufrir. –me canta Margot.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1619 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: