De Todo un Poco

En este “asueto” (cuando el naZional me publicaba, pedí al recién electo Presidente Chávez, que decretara su abolición) de Carnaval, se me ocurre escribir de todo un poco.

Comienzo por agradecer a www.aporrea.org el que haya reiniciado la publicación de nuestros escritos, los de Defensores del bolívar, aunque aún esperamos por los de Eudes Vera.

A raíz de la contienda electoral pasada cuando decidimos salir con candidatura propia, con el propósito, no de ganarle a Chávez, sino de difundir unas 50 propuestas claras, que estimábamos hacen falta para lograr un verdadero camino revolucionario, este servidor expresó que Aporrea nos había “censurado” porque no publicaban nuestros escritos, principalmente esa propuestas. Entendí que lo que interesaba era reelegir al Presidente y nosotros estábamos planteando asuntos que éste no tocaba en su campaña.

Ahora, ya reelecto el Presidente, no hay razones para no publicar nuestros escritos, críticos, pero con propuestas de acción, o para el debate nacional.

Nos complace registrar la reciente decisión de disminuir la tasa del IVA y de eliminarlo a ciertos renglones básicos. Lo que proponemos es la eliminación inmediata del IVA; sin embargo la decisión tomada es un buen inicio hacia esa meta; no deberíamos esperar hasta el 2010 para su eliminación total.

Lo otro es la propuesta de REVALUAR nuestro “golpeado” bolívar, como lo calificó el Presidente Chávez en abril del 2004, la cual complementamos, este año, con la reducción de sueldos en una escala tipo Robin Hood; o sea los que ganan por encima de 17 salarios mínimos sufrirían una rebaja de sus sueldos, en dólares, lo cual se aumentaría, en la misma proporción a los que ganan por debajo de ese punto. Eso sería parte de la justa distribución de la riqueza. Aunado con la REVALUACIÓN, manteniendo, y haciendo más estricto, el control de cambios, vendría la repatriación de los más de 150 mil millones de dólares que se han ido del País desde el “viernes negro”; se reactivaría la capacidad ociosa de nuestra industria, ya que habría menores costos de producción al abaratarse los insumos importados y disminuir o anularse las exigencias de aumentos salariales (recuérdese que la REVALUACIÓN, de por sí implica un aumento de sueldo al aumentar el poder adquisitivo); Se incrementaría el empleo formal al requerirse mas puestos de trabajo por las necesidades de incrementar producción; O sea se produciría el rodaje del “círculo virtuoso” en lugar del “vicioso” al que nos lleva la devaluación.

En ese sentido, el gobierno ha anunciado la eliminación de 3 ceros a la moneda; esto no es REVALUACIÓN; es un “maquillaje” que simplifica las operaciones bancarias y produce un efecto psicológico en general; es como dividir 10000 entre 1000, lo que es igualito a dividir 10 entre 1; o sea sigue siendo 10 el resultado. Y corremos el riesgo que se incremente la especulación; por ejemplo, si algo nos lo venden ahorita en 57750 bolívares, ¿será que con la simplificación nos la venderán en 57,75 Bs., o no los redondearán a 58 ó a 60 bolívares? Es una ilusión decir que tenemos una REVALUACIÓN porque ahora el dólar costará 2,15 bolívares, que es menor al 4,30 del año 1983; no son los mismos bolívares ni son los mismos dólares; este se viene devaluando a nivel mundial; por ello, aunque hayamos mantenido la paridad oficial en 2150 bolívares por dólar, la realidad es que el bolívar se sigue devaluando al devaluarse el dólar y nosotros mantener la paridad.

Estimamos que lo más conveniente y así se propuso el año pasado cuando se planteó la eliminación de los 3 ceros, es que primero se REVALUARA y luego se eliminaran los 3 ceros. Esta medida sí es una verdadera acción REVOLUCIONARIA.

Otra materia que proponemos es el cese de los ENDEUDAMIENTOS; lamentablemente en ese sentido vamos hacia atrás; cada día el endeudamiento es mayor. Es que lo tenemos incluido en la CRBV; se deberían modificar esos artículos constitucionales que prácticamente nos obligan a endeudarnos. Ya hemos escrito al respecto en http://www.aporrea.org/actualidad/a30123.html.

Y así, por el estilo, hay otras propuestas, algunas en las que notamos que el gobierno está tomando acciones, lentas, pero que son buenos augurios (Renacionalización de EdeC, de CANTV; ¿Y SIDOR?; recuperar 60% en Asociaciones Estratégicas de la Faja); Y también otras en las que las acciones son contrarias al decir revolucionario; ejemplo de estas son: eliminación de la Orimulsión; compartir PDVSA en un 40% con transnacionales en el caso de las Empresas Mixtas que sustituyeron a los Convenios Operativos; y en los negocios del resto de la faja, diferentes a las Asociaciones ya existentes. Si tomamos más de 80% de la Electricidad y cerca del 100% de la Telefonía, ¿por qué no tomar el 100% del petróleo, al menos en las actividades primarias, que las conocemos a la saciedad?

Otro asunto que se me ocurre y que ya lo he expresado antes, es el rendir cuentas periódicamente: hay muchas obras que se están ejecutando en el País, ejemplo: Ferrocarril La Encrucijada – Puerto Cabello; Autopista José Antonio Páez; la Antonio José de Sucre; el Trolebús de Mérida; Los diferentes Metros; etc., etc. Debería utilizarse el programa Aló Presidente, para una vez al mes, al fin de cada trimestre, cada semestre y anualmente, detallar sobre cada una de las obras: Presupuesto asignado; cuanto se ha gastado; cronograma de ejecución; ¿va en tiempo? ¿Va desfasado? ¿Va adelantado? Razones de ello; accidentes ocurridos; acciones tomadas para prevenir su recurrencia; y en fin todos los componentes de una Gerencia de Proyectos.

Bueno, por ahora es lo que me ha venido a la mente en este día de Carnaval, que aprovecho para resolicitar se elimine esa celebración del calendario oficial venezolano; necesitamos es trabajo y mas trabajo; igual debería hacerse con la Semana y que Santa.

Hasta una próxima oportunidad, compatriotas.

osmarcastillo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3279 veces.



Osmar Castillo


Visite el perfil de Osmar Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Osmar Castillo

Osmar Castillo

Más artículos de este autor